www.elmundofinanciero.com

NUEVAS CLASES POLÍTICAS

¿Virus?

¿Virus?

· Por Violeta Yangüela (v.yanguela@codetel.net.do)

En 1997 el presidente Abdalá Bucarán, electo en 1996, es sustituido por el Congreso Nacional de Ecuador por incapacidad mental con una votación de 44 votos a favor y 34 en contra. En su campaña electoral, en la que se declaraba como el campeón en la eliminación de la pobreza y se refería a sí mismo como “El Loco”, se presentó ante los ecuatorianos como el cantante rocanrolero promocionando su CD (Un loco que ama) bailando y vertiéndose una botella de agua sobre su cabeza. Al llegar al Palacio Presidencial invitó a un almuerzo en la casa de gobierno a la ecuatoriana Lorena Bobbit que se hiciera famosa por haberle cortado el pene a su marido.





En el 2000 llegó Hipólito Mejía a la presidencia en la República Dominicana. Desde su campaña electoral se presentó como el hombre parecido al pueblo con un lenguaje del pueblo y se definió como un hombre del campo con el objetivo de terminar con la pobreza, la corrupción y el robo. Su estilo desenfadado, su lenguaje vulgar e insultante y su conducta le ganaron el calificativo de político atípico. Como Bucarán, en la campaña electoral para un segundo mandato, se vertió y se untó en su cabeza y en sus manos una botella no de agua, sino de ron.

En Argentina la “atipicidad” de las cualidades de Néstor Kirchner eran refrescantes. Su conducta informal, su desdeño por el protocolo se convirtió en el “estilo K”. Esas cualidades se señalan como típicas por su origen de la región de la Patagonia. El señor Kirchner podía dejar plantado a cualquiera, cancelar a último minuto una reunión de jefes de Estados y decía “como puedo pensar en reuniones que requieren un protocolo cuando debo ocupar cada minuto al pueblo de la Argentina”.

El bolivariano comandante Chávez en su campaña de 1999 para la Asamblea Nacional Constituyente utilizó un fotomontaje en que aparecía con el torso desnudo, musculoso y armado hasta los dientes del personaje cinematográfico Rambo, fusil en mano pero con el rostro de Chávez. El slogan decía; “Guerra a los corruptos”. Por supuesto la boina roja no podía faltar.

El español José Luis Rodríguez Zapatero además de ser el Bambi que se convierte en rey de la selva, dejaba plantado a cualquiera por motivos de cansancio y decía creer que “la igualdad de los sexos es mucho más efectiva contra el terrorismo que la fuerza militar”.

En la actualidad surge en Italia Beppe Grillo, actor, cómico, cine y televisión y su Movimiento Cinco Estrellas. El Vaffanculo (vete a tomar por el culo) se convierte en su grito de guerra para incentivar un Parlamento limpio.

En España surge Pablo Iglesias con la imagen desaliñada, arremangado, con coleta y su Podemos que lo explica diciendo que “es una escoba para barrer la sociedad”. Por supuesto los de la casta, que son los viejos políticos que han llevado al país a la ruina, serán los primeros en ser barridos.

En Guatemala han elegido al comediante Jimmy Morales a la presidencia con el lema de campaña “Ni corrupto ni ladrón”. Se define como “una clase nueva de político que respeta acuerdos y no compra voluntades. Parecería ser un virus.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.