www.elmundofinanciero.com

UN PARAÍSO IRRESISTIBLE

Hoteles en Lanzarote: cómo hacer la mejor elección calidad-precio

Hoteles en Lanzarote: cómo hacer la mejor elección calidad-precio

· Pese a que algunas ofertas pueden resultar ser muy llamativas de primeras, siempre hay que leerse la letra pequeña y esto mismo se puede aplicar al alojamiento durante unas vacaciones

A la isla de Lanzarote le pasa como al resto de las Islas Canarias. Sencillamente, se puede decir que es querida por todos y que atrae a los turistas por sus encantos, entre los que no pueden faltar el contar con una climatología más que envidiable los 365 días del año. Quienes van a Lanzarote se encuentran con preciosas playas donde poder descansar pero, al tiempo, también pueden fascinarse con su conformación volcánica. Así, no es de extrañar el encontrarse cráteres o playas de arena negra.

Como es lógico, uno de los principales puntos a tener en cuenta por todo aquel que la vaya a visitar es dónde alojarse. He aquí los mejores consejos para encontrar hoteles en Lanzarote únicos que combinan a la perfección alta calidad con un precio asequible.

  1. Planificar con tiempo. Ocurre lo mismo con los pasajes de tren, avión o similares... Si se prepara con tiempo la próxima escapada o las vacaciones siempre se pueden encontrar mejores ofertas. Además, ahora Internet es el mejor aliado posible porque a través de la Red se pueden acceder a promociones únicas.

  2. Emplear comparadores. Una vez que se sepan las fechas en las que se va a realizar el viaje, lo mejor que se puede hacer es elegir un comparador online (que suelen ser gratuitos) y ver qué opciones hay. Algunos de ellos cuentan con filtros de lo más interesantes para poder seleccionar no sólo las noches que se van a pasar allí y el número de huéspedes. También se puede indicar si se desea que tengan parking, zonas de spa, comidas incluidas... En definitiva, todas las preferencias que pueda tener el viajero. Así, de un simple vistazo y empleando sólo unos minutos se podrá hacer la mejor elección.

  3. Crearse alertas de ofertas. Se puede comprobar que tan sólo por variar un poco las fechas los precios pueden ser bien distintos. Y también hay estudios que han reflejado que es aconsejable navegar en modo incógnito y en determinadas franjas horarias del día para que los sistemas no capten ese interés concreto y acaben por subir el precio antes de realizar la compra. Las alertas son muy útiles porque hay muchas webs que lanzan así descuentos y precios únicos y cuando se cuenta con algo de flexibilidad y tiempo se pueden encontrar verdaderas gangas.

  4. Opiniones de otros viajeros. Pese a que algunas ofertas pueden resultar ser muy llamativas de primeras, siempre hay que leerse la letra pequeña y esto mismo se puede aplicar al alojamiento durante unas vacaciones. Gracias a Internet se puede saber si lo que se ofrece es interesante o no. Lo único que hay que hacer es leer las opiniones de otros clientes. Si en la web del hotel en cuestión no cuentan con este apartado, no hay que desesperar. Seguro que empleando un buscador, como Google, se pueden encontrar informaciones valiosas en foros o similares.

  5. Servicios incluidos. Hay que echar las cuentas antes de descartar determinados servicios tales como la pensión completa o, al menos, el desayuno. Por un lado, porque resulta muy cómodo tener esto ya resuelto y, por otro, porque puede acabar siendo mucho más caro tener que comer siempre fuera. Algunos hoteles cuentan con un servicio de restauración excelente, pensando para todo tipo de público y necesidades.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.