www.elmundofinanciero.com
Diario actualizado de economía y finanzas    20 de febrero de 2018

Exterior

MEGAPROYECTO GEOPOLÍTICO

· Por Fernando Moragón, experto en Geopolítica y Presidente del Observatorio Hispano Ruso de Eurasia OHRE

Fernando Moragón es experto en Geopolítica y Presidente del Observatorio Hispano Ruso de Eurasia OHRE.
Fernando Moragón es experto en Geopolítica y Presidente del Observatorio Hispano Ruso de Eurasia OHRE.
La Nueva Ruta de la Seda es una apuesta de China para construir un gran mercado continental euroasiático común que desplazará el centro hegemónico del mundo del Atlántico a Asia. El proyecto chino de la Nueva Ruta de las Seda, conocido también como One Belt, One Road -OBOR por sus siglas en inglés-, tiene su origen el 7 de septiembre de 2013 cuando el Presidente Xi Jinping pronunció un discurso en la Universidad Nazarbayev en Astaná, Kazajstán, en el que dio a conocer por primera vez al mundo de manera oficial las intenciones de China de crear una Nueva Ruta de la Seda. A partir de entonces, la implicación china no ha hecho más que crecer hasta convertirse actualmente en el eje vertebrador de la política económica y exterior del país. Para China es un proyecto vital, estratégico, tanto desde el punto de vista económico como geopolítico, de tal manera que su implementación llevará décadas y marcará completamente el futuro de este país. Tal es su importancia que en el XIX Congreso de Partido Comunista Chino, celebrado en octubre del año pasado, el OBOR entró a formar a parte de los estatutos del Partido Comunista Chino.

CONFERENCIA INTERNACIONAL

Algunos de los delegados, entre los que sobresalen Geshe Jangchup Gyaltsen, Geshe Lobsang Namgyal, el venerable Gameng Kuten, Lithang Gen Gyatso, Geshe Sopa y Gen Choedrak.
Algunos de los delegados, entre los que sobresalen Geshe Jangchup Gyaltsen, Geshe Lobsang Namgyal, el venerable Gameng Kuten, Lithang Gen Gyatso, Geshe Sopa y Gen Choedrak.

· Por Shashi Kei

KATMANDÚ -Entre el 4 y el 6 de enero pasado tuvo lugar la Conferencia Budista Internacional de seguidores de Dorje Shugden, que viene padeciendo, desde hace veintidós años, la prohibición y persecución de su culto por parte del llamado “gobierno tibetano en exilio” (GTE) , ilegal y que no cuenta con reconocimiento de ningún país del mundo, y que mantiene su sede en Dharamsala establecida bajo la dirección del Dalai Lama. El Dalai Lama trata de destruir ésta práctica religiosa, lo que ha provocado irreparables daños tanto a la reputación del budismo tibetano como a la unidad de la comunidad tibetana y, lo más desafortunado de todo, al propio significado de los votos monásticos y la relación gurú-discípulo que se encuentra en el corazón del budismo tibetano.
0,140625