Diario actualizado de economía y finanzas - International Journal of Economics & Finance
18 de noviembre de 2019, 1:04:36
Economía

PREOCUPACIÓN DE LA INDUSTRIA AUTOMOVILÍSTICA


El impacto del Brexit sobre la automoción

  • Por Miguel Ángel Ruiz, Analista colaborador de ActivTrades

By Redacción

Muchos de los fabricantes de automóviles comienzan a advertir sobre los posibles daños que el Brexit podría provocar en la industria y que representa el 6,5% del Producto Interior Bruto europeo. Una de las mayores preocupaciones para el sector podría residir en los aranceles de aduanas y otras barreras que se interpondrían en las transacciones entre el Reino Unido y el mercado único de la UE.En este sentido, tanto fabricantes como proveedores europeos de automóviles ya han empezado a advertir sobre los posibles daños que el Brexit podría provocar a la competitividad de su industria, sin obviar que emplea a unos 12,2 millones de trabajadores en todo el continente. No olvidemos, que el resultado favorable del referéndum celebrado el 23 de junio de 2016 en Reino Unido para abandonar la UE ya hizo saltar muchas de las alarmas ante la preocupación por el posible impacto en las condiciones económicas, en la volatilidad de la moneda y sobre todo, en la confianza de los consumidores, un factor que repercutirá directamente en la demanda de la industria automovilística.


La industria automotriz es muy compleja; una sola pieza de cada vehículo puede estar formada por más de 30 componentes y verse sometida a un proceso de más de cien pasos hasta convertirse en un producto terminado. Durante este proceso se puede atravesar perfectamente hasta un total de 15 países, cruzando múltiples fronteras. Los números hablan por sí mismos. En la actualidad, la UE es el mayor socio comercial del Reino Unido. El pasado año, más de la mitad de todos los turismos y el 90% de todos los vehículos comerciales construidos en Reino Unido fueron comprados por clientes de la zona euro. Hoy por hoy, las industrias automotrices de la Unión Europea y Reino Unido están estrechamente integradas desde el punto de vista económico, reglamentario y técnico. Cualquier cambio en esta estructura de integración tendrá sin duda un impacto negativo en los fabricantes de automóviles con operaciones en la UE o el Reino Unido, así como en la economía europea en general.

Es importante analizar por tanto como está influyendo todo este ruido de mercado en el análisis técnico de compañías de la talla de Rolls Royce, Volkswagen y Daimler; sin duda mercantiles imprescindibles dentro del sector automovilístico de la zona euro.

La británica Rolls Royce presenta un posible cambio de tendencia a la baja tras acariciar zonas próximas a las 1.100 libras, nivel no testeado desde el 2014. Los precios han marcado una clara sintonía de máximos y mínimos decrecientes desde la citada resistencia, a lo que hay que añadir el quiebre de la media móvil de 200 periodos, actuando como soporte de carácter dinámico. En el punto actual, las cotizaciones de la británica vuelven a coquetear con el gran soportazo de las 722 libras que ha sido testeado ya en varias ocasiones desde el verano sin poderlo destruir; su quiebre podría provocar un nuevo abismo de caídas sobre la acción.

El aspecto técnico de Volkswagen sin embargo, parece un volcán pendiente de erupción ya que arrastra un gran lateral bajista tras las caídas previas y abruptas, consecuencia de los escándalos de las emisiones contaminantes en sus vehículos. Sin embargo, en el cierre semanal se aprecia una posible salida del encefalograma plano que presenta puesto que está atacando e intentando quebrar la parte alta del lateral, ubicada en los 163.14 euros. La consolidación de los precios por encima de dicha banda podría catapultar a la alemana al siguiente nivel de relevancia de los 184,63 euros.

Daimler presenta también un perfecto canal bajista, síntoma del efecto contagio del sector auto en la zona euro pero ofrece una interesante figura de ondas que podría dar al mercado un posible aliento en cuanto a revulsivo alcista se refiere. Los precios, tras la caída iniciada en enero de 2018, efectuaron una corrección lógica hacia la zona de los 59.68/70 euros, nivel donde se encuentra el 50% de retroceso correctivo Fibonacci. A partir de dicho nivel, comenzó una nueva extensión de caídas, ampliando Fibonacci, hacia el 127.2%, pauta de ondas que podría estrechar el recorrido bajista y por tanto, posible cambio de rumbo en la acción. Tras esta estructura, el mercado podría valorar posible punto de inflexión en el nivel de los 49.22 euros, a cuya superación (en sintonía con un buen acuerdo del Brexit) podría provocar entrada de inversores en la mercantil y con ella el correspondiente impulso alcista.

EL MUNDO FINANCIERO.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elmundofinanciero.com