Diario actualizado de economía y finanzas - International Journal of Economics & Finance
12 de diciembre de 2019, 12:18:55
Análisis y Opinión

LA VERDAD POR DELANTE


Trampas saduceas III

· Por Enrique Calvet

By Enrique Calvet

Esta semana no podemos menos de destacar el enorme “despiste intencionado” que se esconde tras la idea, machaconamente repetida, a la goebbelsiana manera, de que lo acaeciente en la Cataluña hispana, el sedicioso golpe de Estado racistoide, es un problema de “convivencia entre catalanes”…(sic). Con la verdad por delante, denunciamos desde este punto que este concepto, esta trampa, es tan distante de la realidad y gravedad del problema, que impide su correcta resolución y favorece su agravamiento. Es un timo de efectos letales.


Demos por supuesto que quién tal cosa afirma restringe el concepto de “catalanes” a los habitantes de la Comunidad Autónoma de Cataluña, en España, ya que muchos catalanes de otra nacionalidad (francesa, americana, etc…) o residencia (Madrid o cualquier otra región española, etc…) no tienen el menor problema de convivencia. Es decir que la convivencia tendría dificultades… ¡entre españoles!

Esta es una primera clave esencial; el problema no es un problema catalán, en absoluto, es un problema de España, de todos los españoles, en primerísimo lugar. Lo que sucede en esa región está afectando las libertades (vb. movilidad), la prosperidad (vb. menor crecimiento) y la igualdad (merma de derechos civiles) de todos los españoles. Y sólo lo resolverán todos los españoles. Mucho más grave aún, la sedición, y su impunidad, afecta gravemente la solidez y la esencia de los valores democráticos de los españoles, está corroyendo a la democracia española en su raíz.

Por eso sostener por parte del Gobierno que es un problema entre catalanes, no sólo es erróneo sino que supone una dejación de funciones, una irresponsabilidad de cara a los españoles y un blanqueamiento del problema con grave concesión a los golpistas al indicar que la región catalana sería un ente “apartable” de España. Una barbaridad que lleva a la barbarie... ¿Imaginan Ustedes a un Gobierno italiano sosteniendo que el problema de la mafia es un problema de convivencia entre sicilianos?

Los españoles tenemos la obligación, esperemos que con un Gobierno patriótico y demócrata, primero de restablecer nuestra democracia en todo el territorio, y segundo de restituir los derechos civiles y las libertades de nuestros compatriotas sometidos a totalitarismos de todo tipo en determinadas regiones.

Pero no podemos ya quedarnos ahí. Desgraciadamente el problema está deviniendo en un problema europeo. No sólo porque todo empobrecimiento de España, o debilitación, afecta negativamente a la seguridad de una frágil UE, sino porque la inoculación de valores disolventes como el racismo, el supremacismo, el nacionalismo violento e insolidario, y otras lindezas anti-democráticas a través de una región de un Estado de los “importantes” es un factor de erosión y de fragilización de una U.E. en momento delicado.

Por lo tanto tenemos aun mayor responsabilidad los españoles para resolver nítidamente un gravísimo drama hispano-europeo.

Por lo que mejor nos olvidamos totalmente de la pretensión del Doctor Sánchez de dejar “resolver” el tema entre Partidos sediciosos catalanes y un PSC proto-separatista, que es lo que obscenamente pretende con su peregrina idea de convivencia intra catalana.

Somos tontos, pero del montón.

EL MUNDO FINANCIERO.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elmundofinanciero.com