Diario actualizado de economía y finanzas - International Journal of Economics & Finance
5 de julio de 2020, 22:35:43
Economía

EL VALOR DE LOS TÍTULOS CAYÓ UN 25% EN TÉRMINOS INTERANUALES


Crecen las incertidumbres en torno a Bankia

· Unión Europea y Banco Central Europeo quieren que se reprivatice, pero los socios del PSOE en el Gobierno quieren que se convierta en un "gran banco estatal" sin funciones determinadas

By Redacción

El cambio de dirección política que está viviendo España en los últimos días supone un cambio de perspectivas también para una de las entidades de mayor raigambre y peso entre cuentacorrentistas y pensionistas: Bankia, el banco nacionalizado tras la crisis financiera y presidido por José Ignacio Goirigolzarri. Esta entidad el ejercicio de 2020 con 1,92 euros por título, que representa un caída del 30 % en términos interanuales. Su valor en Bolsa está cifrado actualmente en unos 5.800 millones, aunque muchos expertos consultados entienden que la única manera de reprivatizar Bankia es “despiezándola” en los diversos bloques de su cartera de negocio: crédito hipotecario, tarjetas y la cartera de morosidad, que pende aún de un hilo con un abultado número de créditos morosos.


Bankia es hoy banco con sede en Valencia y Madrid, fundado el 3 de diciembre de 2010, en pleno proceso de reestructuración del sistema financiero en España. Su matriz es BFA Tenedora de Acciones, creada en 2015, tras la transformación del Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y que surgía de aquel intento de 2010 de la fusión de los negocios bancarios de siete cajas de ahorros, Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja, pero participado principalmente, en un inicio, por las dos primeras.5 Esta operación dio lugar a una entidad que gestionaría conjuntamente unos 340.000 millones de euros de activos y que recibió un crédito del FROB por 4.465 millones. Hoy gestiona poco más de 200.000 millones de euros en activos, unos 140.000 menos.

Bankia se ha desplomado en negocio de pymes y empresas, y tenemos que recordar que hacia el 31 de diciembre de 2017, Bankia S.A. operaba a través de una red de 2.423 oficinas y una red de 6.086 cajeros que ha ido cayendo en picado, siendo subsidiaria de BFA Tenedora de Acciones, S.A.U. A 31 de diciembre de 2018, los activos de Bankia eran supuestamente de 205.223 millones de euros, siendo la quinta entidad financiera española por volumen de activos. Esa misma fecha, contaba con 2.298 oficinas -200 menos que un año anterior- y 15.924 empleados a tiempo completo.​ En 2018, tenía 8,2 millones de clientes.

Tenemos que recordar que el 20 de julio de 2011 salió a bolsa el 55% de Bankia, manteniéndose el 45% restante en manos de BFA, a un precio de 3,75 euros por acción, por el cual captó 3.092 millones de euros. La salida a bolsa de la entidad estuvo reforzada por una gran campaña publicitaria en los medios de comunicación en la que Bankia animaba a sus propios clientes minoristas a comprar acciones desde 1.000€. Hoy esas inversiones captadas valen aproximadamente, a precio por el que se negocian las acciones a día de hoy, un tercio menos, más de 1.000 millones de euros menos.

Pero la situación interna de Bankia no es resuelta y a Goirigolzarri se le acumulan los problemas. Bankia ha podido asistir en los últimos tiempos como los bajistas con nombre y apellidos, es decir, todos aquellos que tienen una posición igual o superior al 0,50% del capital como marca la ley, se han retirado como se puede constatar de la base de datos pública de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Ni rastro de sus 'cortos' de cabecera como han sido en los últimos tiempos los fondos de alto riesgo o hedge fund como AQR Capital Management y Marshall Wace; por no hablar de Citadel Europe, tal y como ha venido contando periódicamente Valencia Plaza. Un mal síntoma del camino que ha tomado Bankia.

Los primeros días de 2020 Bankia ha negociado cada título al precio de 1,917, de manera que implicó una caída del 0,78% con respecto a los 1,932 de la jornada previa. Si comparamos la cifra con fechas anteriores ha sumado sumó dos jornadas consecutivas en caída. En el transcurso de la última semana Bankia ha marcado una subida del 1,56% aunque en términos interanuales mantiene aún una bajada del 24,35%. Bankia sigue sin recuperar la cota psicológica de los 2 euros cinco meses y medio después.

Si atendemos a lo que ha ocurrido con el tejido bancario y financiero español desde finales de 2008 hasta nuestros días, podemos hacer una síntesis confirmando la desaparición del tejido nacional de las Cajas de Ahorros y la desaparición de importantes e históricas entidades como Banesto o Banco Popular. A ésto se suma la retirada de negocios internacionales como los de Barclays y casi la totalidad del negocio que tiene en España Citi, que ya vendió en su momento el negocio de tarjetas al Banco Popular y está prácticamente desaparecida del negocio en España.

En este escenario, se abren serias dudas actualmente acerca de la viabilidad de Bankia ni como entidad privatizada ni tampoco como entidad nacionalizada que no puede estar en esta condición por más tiempo. Cabe recordar que el Banco de España retiene intenciones del pasado por parte de un grupo de China de hacerse con Bankia, al pretender disponer de ficha bancaria en España y considerar que la única manera era adquiriendo Bankia a un precio negociado, algo a lo que el ejecutivo del momento renunció.

¿Cuál es entonces el futuro de Bankia? De momento, languidecer y perder “esqueleto” de negocio y devaluar su valor, un valor muy relativo cuando ya se ha llegado a la conclusión de que en España ni siquiera es de utilidad la capilaridad territorial que pueda disponer, en un país donde se ha perdido el 50% del tejido comercial bancario desde 2008 y hay la mitad de oficinas desplegadas a pie de calle.

Los servicios de Bankia también se han visto reducidos, con una precarización de la atención al público, pyme y empresa que ha llevado a la entidad además a recortar los horarios de atención de manera drástica.

Juicios a Bankia

Bankia tiene aún pendientes sus juicios. En 2020 verá por fin la luz la sentencia del caso Bankia, es decir, después de casi nueve años desde que se produjo el acontecimiento que dio lugar a todo el proceso: la salida a bolsa de la entidad.

Desde entonces han pasado cinco años de instrucción, diez meses de juicio oral y, por el momento, otros tres de espera para el veredicto final del tribunal, presidido por la magistrada Ángela Murillo.

Los más de treinta acusados, 31 personas físicas y tres jurídica), algunos de los cuales ya en prisión por la condena del caso de las tarjetas black, esperan con interés la opinión de los jueces, que presenciaron 74 sesiones y la comparecencia de 57 testigos y una veintena de peritos. Lo hacen especialmente los encausados para los que la Fiscalía Anticorrupción pide mayor pena: Rodrigo Rato (expresidente), José Luis Olivas (exvicepresidente), José Manuel Fernández Norniella (exconsejero) e Ildefonso Sánchez Barcoj (ex director financiero).

En relación con el caso Bankia, 2020 será testigo también de la instrucción del procedimiento judicial que analiza si se falsearon las cuentas de 2009 y 2010 de Banco de Valencia para ocultar un déficit de provisiones. Olivas se sentará también en este banquillo.

En este barrizal, solo cabe esperar cuál va a ser la primera medida que tomará el Gobierno en torno a la entidad y saber si se trata de una medida verdaderamente estimulante o más bien la puntilla: el socio de Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, ya ha ido adelantando que sus planes pasaban por hacer de Bankia “el gran banco público que le hace falta a España”. Hace falta de el presidente del Gobierno aclare para qué quiere ese banco público y cómo va a sortear la vigilancia del Banco Central Europeo para una intervención “contra natura” en el sistema bancario europeo.

EL MUNDO FINANCIERO.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elmundofinanciero.com