Diario actualizado de economía y finanzas - International Journal of Economics & Finance
5 de julio de 2020, 21:29:46
Economía

¿CAMBIOS O LINEA CONTINUISTA?


¿Cómo esta el mercado de la construcción en España para 2020?

· El nuevo año acaba de empezar. Quedan doce meses por delante para dar forma a un 2020 que promete traer muchas novedades en muchos sectores. Uno de los más observados en los últimos meses ha sido el de la construcción, sobre todo a consecuencia de los cambios en los precios de la vivienda en todo el país

By Redacción

¿Cómo va a ser el mercado de la construcción en territorio español a lo largo de este nuevo año? Esa es una de las cuestiones que tanto especialistas como particulares, o incluso profesionales del sector intentan resolver en base a los datos registrados en la recta final de 2019. La situación parece que va a traer consigo pocos cambios, de hecho, parece que va a seguir una tendencia de lo más continuista.


Los trabajadores del ladrillo van a seguir necesitando su equipo para trabajar, para ello existen webs con muchas comparativas de herramientas como esta, y la adquisición de inmuebles tiene todas las papeletas de aumentar ligeramente con respecto al año anterior. Tras una época de predominio del alquiler, la compra poco a poco va ganando puestos debido al aumento de los precios de los arrendamientos.

No obstante, la demanda se mantiene en un nivel bastante aceptable y fácil de predecir, hasta el punto de que no se esperan grandes sorpresas de cara a 2020. Sí que se puede encontrar ciertas anomalías en las ciudades donde se generan más puestos de trabajo. De hecho, el reflejo de eso ya está empezando a verse en lugares como Málaga, Alicante, Vizcaya, Madrid o Almería, donde la demanda está aumentando por encima del resto de territorios.

Ahora bien, ¿cuál es la perspectiva general del mercado de la construcción para este año que se avecina? Vamos a profundizar en ello.

Construcción en 2020: ¿un gran cambio o una línea continuista?

En España no se esperan grandes sorpresas de cara a este recién estrenado año. Como ya hemos mencionado, la demanda del mercado de la vivienda va a permanecer estable durante los próximos meses, salvo excepciones puntuales en las zonas donde aumente la generación de empleo. El mayor número de puestos traerá consigo a personas de diferentes territorios y, por lo tanto, una mayor necesidad de contar con inmuebles disponibles para la vivienda.

Adentrándonos ahora en el sector de la edificación residencial, es decir, conjuntos de bloques, urbanizaciones y similares, las líneas que se prevén durante los próximos doce meses auguran un ritmo que encaja con lo predicho hasta el momento por especialistas.

Lo que espera es que el crecimiento prosiga durante este y durante dos años más, con un incremento aproximado del 6% durante estos meses. Unas cifras que se mueven dentro de lo esperado y vaticinado hace ya más de un año, fruto del crecimiento de la población y los movimientos de migración que están teniendo lugar en toda la geografía del país.

Otro punto bastante interesante es el de la edificación civil, ya que de este se espera que no haya grandes cambios. Es más, no se espera apenas nada debido a la situación política actual. A la espera de que se forme un gobierno y de que comiencen a planificarse obras civiles en el país, las únicas cifras de las que se habla rondan un 2% aproximadamente de aumento.

Una tendencia de aumento demasiado baja para lo que podría ser y que, por lo tanto, no augura grandes movimientos en lo que respecta a la ingeniería civil. No parece que veamos mucho cambio en carreteras, puentes y todo lo que abarca este sector tan importante para la estructura y las comunicaciones internas de nuestro territorio.

El último tramo a abordar, el de la edificación no residencial, es uno que permanece optimista, aunque no tanto como gustaría en general. El incremento previsto es del 4% para este año, aunque es posible que haya algún cambio con el transcurso de los meses. A pesar de que hay malas previsiones en lo que respecta a lo económico, no parece que los inversores se vayan a detener con el suelo español.

Los edificios de oficinas y el sector logístico son los que más van a notar dicho incremento, por lo que formarán parte de esa tendencia creciente en lo que respecta a este sector que forma parte de la construcción. Uno de los que más se beneficiará durante todo 2020 y el que, seguramente, aporte más rentabilidad a quienes apuesten por él.

En definitiva, como decíamos al comienzo, el panorama del ladrillo en 2020 para España se mantiene siguiendo unas líneas bastante estables y acordes a lo esperado desde hace tiempo. No habrá grandes cambios, o al menos no se les espera, siendo la edificación no residencial la que mejor salga de este año, junto con la de viviendas.

EL MUNDO FINANCIERO.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elmundofinanciero.com