Diario actualizado de economía y finanzas - International Journal of Economics & Finance
2 de abril de 2020, 12:49:52
Análisis y Opinión

ESPAÑA SEGUIRÍA CUMPLIENDO CON LAS NORMAS PRESUPUESTARIAS AUNQUE SUPERE EL 3% DEL DÉFICIT


Scope Ratings: “El coronavirus golpearía con fuerza las calificaciones crediticias de China, Japón, Italia y Turquía”

· Por Giacomo Barisone y Alvise Lennkh del equipo de Scope’s Public Finance


La contención estricta, la acción económica exhaustiva y la gran inyección de liquidez son cruciales para mitigar la crisis de Covid-19, según Giacomo Barisone y Alvise Lennkh del equipo de Finanzas Públicas de Scope Ratings. En este sentido, los gobiernos de Europa se han dado cuenta de la gravedad de la situación y, por ello, están promulgando dos tipos de políticas: i) medidas de contención para responder y mitigar la crisis de salud pública y ii) políticas para reducir el impacto económico de la crisis.


“Las medidas de contención estrictas son negativas para el crecimiento a corto plazo, pero suponiendo que logren ralentizar el contagio (como ya lo han hecho en China o Taiwán), serían adecuadas para apoyar el objetivo de "aplanar gradualmente la curva" de infección. Es decir, estas medidas de contingencia asegurarían una tasa de transmisión más lenta y, por lo tanto, reducen la presión sobre la capacidad hospitalaria y los fallecimientos.”, afirman desde Scope.

Pese a ello, y suponiendo que las medidas de contención reduzcan la transmisión del coronavirus en los próximos meses en el hemisferio norte, los expertos de Scope Ratings creen que es fundamental que los gobiernos se centren en aliviar el impacto de la crisis en las empresas y los hogares.

Liquidez para autónomos y PYME

En este contexto, y bajo su punto de vista, lo que se necesita es que los gobiernos y la Comisión Europea tomen medidas, sobre todo las que garanticen la liquidez y den apoyo a los colectivos con mayor riesgo de sufrir las consecuencias de la pandemia, como los autónomos o pequeñas empresas.

Eso se debe, según comentan, es poco probable que los bancos concedan préstamos a compañías que ahora son más vulnerables por la pérdida de ingresos. “Una sólida contención y medidas de apoyo económico y de liquidez podrían propiciar una recuperación muy gradual, que se espera que comience a mitad de 2020. Sin embargo, los riesgos de contagio del virus y/o una nueva ola en el otoño o el invierno podrían tener un impacto en este mismo periodo”, puntualizan.

BCE: más flexibilidad y margen de maniobra para la compra de activos

En cuanto a las medidas tomadas por parte del BCE, que incluye el nuevo paquete de emergencia, los expertos de Scope Ratings observan que, a priori, son las adecuadas.

“El BCE ha presentado un buen paquete de medidas de emergencia para contrarrestar la conmoción, que incluye liquidez a un precio atractivo para el sistema bancario y la compra adicional de activos para aliviar el nerviosismo del mercado. Así, el Programa de Compras de Emergencia en Caso de Pandemia (PEPP) de 750.000 millones de euros de nuevas compras de valores de los sectores público y privado que se extiende hasta por lo menos el final de 2020, implica la compra acumulativa de nuevos activos por casi 1 billón de euros cuando se combina con el paquete anunciado la semana pasada”.

Asimismo, Barisone y Lennkh, señalan que el BCE se está dando un mayor margen de maniobra al realizar las compras de valores con una mayor flexibilidad en cuanto al tiempo y a las distintas clases de activos y jurisdicciones. Estas incluyen una exención que permite la compra de valores griegos. Además, la Supervisión Bancaria del BCE ha acordado que proporcionará capital temporal y alivio operativo a los bancos de la zona del euro, lo que debería mitigar las consecuencias procíclicas e imprevistas.

“Esta decisión del BCE también permite considerar la posibilidad de modificar los límites de los emisores del sector público y de facto activar las transacciones monetarias directas sin condicionalidad, facilitado por la distribución anticipada de las compras para determinados países. La medida también pone de relieve el compromiso de las autoridades por evitar que el impacto del Covid-19 agrave la crisis financiera existente, que podría, si no se controla, empeorar la situación económica global causada por la pandemia”, destacan.

Los esfuerzos no son suficientes para evitar un menor crecimiento

Sin embargo y aun teniendo en cuenta los esfuerzos de los organismos por apoyar las economías de la Euro Zona, desde Scope Ratings prevén una fuerte revisión a la baja del crecimiento en el primer semestre de 2020.

“Antes del estallido de la crisis de COVID-19, esperábamos un crecimiento moderado de la zona euro de poco más del 1% para 2020. Ahora, dependiendo de la duración de los cierres, el impacto económico será severo. De media, en línea con las recientes actualizaciones del BCE, asumimos por ahora una disminución de 1.5 a 2.0pp en el crecimiento por cada mes que un país esté en bloqueo, lo que para la Eurozona implicaría un crecimiento negativo para 2020”, explican los expertos.

Todavía es pronto para saber si las respuestas de contención, tanto fiscal como monetaria, han sido suficientes. Mientras tanto, desde Scope Ratings señalan que la clave para superar esta crisis es frenar el contagio del virus hasta que finalmente se disponga de una vacuna (esperemos que para 2021). Cuanto antes funcionen las medidas de contención, antes podrán relajarse las medidas, haciendo que las empresas y los hogares vuelvan a la normalidad. En este contexto, las respuestas políticas a nivel nacional y europeas se están acelerando y van en la dirección correcta”, matizan.

El rating de los países apalancados se pone a prueba

Además, todos los focos están puestos en si los países incumplirán la norma del 3% del déficit de la Comisión Europea. Para evitar más presión fiscal, el organismo ha contemplado, en El Pacto de Estabilidad y Crecimiento, desviaciones sobre esta norma en circunstancias excepcionales. Por tanto, la Comisión Europea será indulgente, al menos durante 2020. “Incluso si las cifras de déficit de los países para 2020 superan el 3%, como puede ser el caso de Italia (BBB+/Estable), Francia (AA/Estable) y España (A-/Estable) entre otros, los Estados miembros seguirían cumpliendo las normas presupuestarias, ya que es probable que éstas se adapten o se suspendan para 2020”.

Ahora habrá que evaluar si las medidas fiscales temporales y urgentes, promulgadas por los gobiernos para contrarrestar la emergencia de salud pública, tendrán implicaciones que persistan también a medio plazo.

“Dadas las circunstancias, la perspectiva de que en 2020 se produzcan déficits fiscales puntuales más cercanos o superiores al 3% del PIB no es, en sí misma, una razón para rebajar la calificación crediticia de un país. La magnitud y la posible duración del shock simultaneo a la baja demanda y oferta, a causa de la crisis, justifican un importante esfuerzo fiscal para mitigar el impacto económico”, añaden desde Scope.

La pandemia es un factor externo que, en última instancia, afectará a la mayoría de los países del mundo, aunque en distintos grados, según la eficacia de las medidas de contención, la capacidad hospitalaria, las respuestas políticas y las estructuras económicas, junto a la flexibilidad fiscal.

“Como se ha señalado anteriormente, COVID-19 está aumentando los riesgos, especialmente para los países que ya experimentan un bajo crecimiento y/o los que tienen endeudamientos elevados, vulnerabilidades externas y/o fragilidades del sistema financiero. Entre los países cuyas calificaciones soberanas podrían verse más afectadas se encuentran China (A+/Negativo), Japón (A+/Estable), Italia (BBB+/Estable) y Turquía (BB-/Negativo)”, puntualizan Barisone y Lennkh.

EL MUNDO FINANCIERO.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elmundofinanciero.com