Diario actualizado de economía y finanzas - International Journal of Economics & Finance
2 de abril de 2020, 12:49:28
Empresas

EVOLUCIÓN DE LOS MERCADOS ANTE EL COVID-19


El enfoque ISR será clave para identificar las empresas más fuertes en el nuevo escenario económico

  • El origen es una crisis sanitaria no resuelta y el mundo está en lockdown; la economía se encuentra en un impase y los mercados permanecen abiertos

By Redacción

Hace exactamente un mes, Corea del Sur elevaba la alarma sanitaria por el Coronavirus al máximo. También por aquel entonces la OMS hablaba de ‘emergencia sanitaria’ y no de ‘pandemia’ al referirse a la gripe provocada por el virus Covid-19, mientras que la Agencia Internacional de Energía (IEA) publicaba que el impacto del coronavirus supondría una disminución de la demanda de petróleo equivalente a 99.000 barriles al día y lo achacaba fundamentalmente al parón de la economía en China.


Por su lado, diferentes analistas citaban comparaciones de anteriores gripes para poner en perspectiva un potencial impacto negativo de la epidemia y calmar así a los inversores. El FMI, en sus primeras estimaciones, citaba en unas décimas el impacto del Covid-19 sobre el PIB mundial (de nuevo siendo China el principal detractor) y el S&P 500 mostraba una resiliencia absoluta cotizando 1.000 puntos por encima de los niveles actuales. Lo que vino después en términos bursátiles fueron caídas generalizadas de las principales bolsas de alrededor el 35%.

Y, hoy en día, sin ir más lejos, este pasado fin de semana, algunos analistas citaban posibles caídas de la demanda del petróleo alrededor del 20%, contracciones del PIB en EEUU del 5% para el trimestre en curso y del 14% para el segundo trimestre. También este fin de semana se publicaba en Alemania que la locomotora europea sufriría una desaceleración del 5% para el conjunto del 2020. La tasa de desempleo en EEUU podría subir hasta acercarse al 9% para finales de este año y los BPA del S&P 500 descenderían en torno al 14%.

Según los analistas de Caja de Ingenieros, a pesar de los paquetes de estímulo anunciados tanto monetarios como fiscales por parte de organismos internacionales, Bancos Centrales y gobiernos, la situación del crédito se ha deteriorado significativamente, al planear en el horizonte no sólo una recesión global sino también un escenario económico de depresión. En este punto, hay quien empieza a hablar de economía de guerra, en tiempos de paz, reactivar un plan Roosvelt como el iniciado tras los ataques a Pearl Harbour hace aproximadamente 80 años, dónde sector público y privado iniciaron una de las joint ventures más exitosas de la historia -War Production Board-.

Pero la situación actual se antoja bastante diferente, básicamente por el hecho de que esto es fundamentalmente una crisis sanitaria no resuelta y el mundo está en lockdown. Además, la economía se encuentra en un impase y los mercados permanecen abiertos, porque la liquidez es un atributo irrenunciable para los mercados organizados.

En esta ocasión para las bolsas, la combinación de factores sí altera el producto. Todo ha ido muy rápido, quizás hemos pasado de un extremo a otro, el tiempo lo dirá, pero lo cierto es que hoy más que nunca es necesario confiar en la calidad de las carteras de los fondos de gestión activa. Y es que cuando la volatilidad se dispara y las caídas son uniformes, es cuando surgen las oportunidades de inversión a medio y largo plazo.

Para ello, según Caja de Ingenieros, es determinante el enfoque ISR, que permite identificar aquellas empresas más fuertes en el nuevo escenario que se avecina y que sin duda tendrán un mejor comportamiento relativo una vez los mercados se calmen.

EL MUNDO FINANCIERO.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elmundofinanciero.com