Diario actualizado de economía y finanzas - International Journal of Economics & Finance
26 de septiembre de 2020, 3:35:19
Empresas

MUCHAS EMPRESAS, ABOCADAS A LA QUIEBRA


Los concursos de acreedores, una herramienta que se suma a los ERTE para evitar el cierre de empresas

· ¿Se puede solicitar un ERTE y un concurso de acreedores?

By Redacción

Los ERTE se han posicionado como la herramienta más efectiva para contener las duras consecuencias económicas que va a generar la pandemia del coronavirus. Sin embargo, no es la única alternativa a la que pueden acudir las empresas para mantener la viabilidad del negocio. En los próximos meses se espera una avalancha de concursos de acreedores porque la caída de la facturación por el cierre obligado de los negocios no va a poder subsanarse durante el periodo de desescalada.




Durante el periodo de alarma, los procesos de concursos se han limitado por normativa. Así, unos días después de decretarse el confinamiento generalizado, el Gobierno publicó un decreto ley que establece que mientras esté en vigor el estado de alarma, las empresas que se declaren insolventes no podrán solicitar la declaración de concurso.

De este modo, hasta que transcurran dos meses a contar desde la finalización del estado de alarma, los jueces no admitirán a trámite las solicitudes de concurso necesario. Las medidas del Gobierno están encaminadas a reducir todo cuanto sea posible la caída económica y garantizar la supervivencia de las empresas. En el caso de los ERTE, estos se mantendrán durante todo el estado de alarma, de ahí el intenso debate político sobre prorrogar esta figura.

¿Se puede solicitar un ERTE y un concurso de acreedores?

Los ERTE y los concursos de acreedores son figuras jurídicas independientes. Una empresa puede encontrarse en situación de concurso de acreedores y no presentar un ERTE o viceversa. No obstante, la crisis del coronavirus ha cambiado esta situación y es muy probable que muchas empresas se vean en la necesidad en los próximos meses de entrar en concurso de acreedores, aunque en estos momentos estén disfrutando de un ERTE.

En nuestro ordenamiento jurídico no existe ninguna ley que impida solicitar el concurso de acreedores cuando se ha tramitado un ERTE. La legislación indica que la figura del concurso se puede solicitar cuando el deudor se encuentra en situación de insolvencia, actual o inminente, y por este motivo no se va a poder hacer frente a obligaciones de pago.

De este modo, es muy probable que en los próximos meses, empresas que estén acogidas a ERTE se vean en la necesidad de presentar la solicitud de concurso de acreedores. En ese caso, la figura jurídica que gestiona esta situación es la ley Concursal.

La opción de acudir al concurso es una fórmula interesante para evitar la liquidación de la empresa. En el proceso se ponen sobre la mesa todas las opciones para hacer frente a esas obligaciones de pago con proveedores pero también para continuar con el pago de los salarios. Si el concurso de acreedores finaliza con el despido de los trabajadores, una parte de su indemnización está cubierta a través del Fondo de Garantía Salarial.

¿Es posible presentar un ERTE en fase de concurso?

En una situación no anómala, algo que no incluye a la actual derivada de la Covid 19, el concurso de acreedores no es incompatible con los ERTE o los ERE. Pero esta situación es ahora un tanto diferente y está regulada bajo el Real Decreto Ley 11/2020 que señala que las empresas que soliciten el concurso de acreedores podrán acogerse a un ERTE cuando hayan sido afectadas por la situación derivada de la pandemia sanitaria y se cumplan requisitos previstos en el Real Decreto 8/2020.

Esta medida está limitada solo a las empresas concursadas que resulten viables y que presenten un compromiso de mantenimiento de empleo durante el plazo de seis meses desde la fecha de reanudación de la actividad.

En la escenario actual, con el estado de alarma aún vigente y la desescalada todavía en fases muy iniciales, no se puede hablar de crecimiento en el número de concursos, algo que sí se prevé que ocurra de manera importante en los meses de julio y agosto.

El concurso express, una alternativa de supervivencia para las pymes

Las pymes van a ser las grandes perjudicadas por la situación derivada de la Covid-19. Muchas de ellas van a entrar en un proceso de insolvencia del que, sin embargo, podrán salir a través de un concurso de acreedores express.

No todas las pequeñas y medianas empresas van a poder superar la quiebra económica, pero instrumentos como los ERTE o el concurso de acreedores pueden servir como un respirador para salir de estos meses de dudas e inicertezas.

El concurso express permite a las empresas concluir su actividad por insuficiencia de bienes. En realidad, tiene los mismos efectos que un concurso ordinario, pero no se produce el nombramiento de un administrador concursal.

Los trámites necesarios incluyen presentar la información requerida ante el juez en un juzgado de lo Mercantil y que este de validez al proceso. Si finalmente es aprobado, la empresa evita el estado de quiebra económica y gana tiempo para solventar los problemas de liquidez.

Mediante la mediación de esta herramienta, los propietarios de las empresas no se enfrentan a procedimientos jurídicos que se alargan en el tiempo y acaban mermando la capacidad de ahorro de los negocios.

ERTE y concursos de acreedores son instrumentos a poner en marcha en esta dura coyuntura social derivada por el coronavirus. El objetivo en ambos casos es mermar los daños a nivel de empleo y facturación y reactivar la economía.

EL MUNDO FINANCIERO.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elmundofinanciero.com