www.elmundofinanciero.com

"DESCATOLIZAR" ESPAÑA

La cuestión religiosa

La cuestión religiosa

· Por Lorenzo Soriano

sábado 26 de marzo de 2022, 09:03h

Uno de los objetivos primordiales de las fuerzas totalitarias comunistas y similares, fue la descatolización de los países que en sus garras caían y de España en particular. Ya se había producido en Francia, y siguiendo ese modelo, un Parlamentario de Acción Republicana, con tan sólo 21 escaños en el Gobierno de la nefasta República del 31, abanderó la causa. La llamaba “el problema religioso”. Él insistía en que no había de tratarse como un problema, ya que “España, había dejado de ser Católica”, suponiendo que al abdicar el Monarca, se daban los dos temas por zanjados. Era Manuel Azaña.

Fíjense que ni el voto femenino, al que mucha izquierda se negaba, ni la reforma agraria, ni el tema militar le preocupaba más. Ni siquiera los nacionalismos después de la I República desquiciada y violenta. Nada. El problema religioso, que él lo reducía con sus escasa luces y gran maldad a erradicar la Fe Católica, no a otras, sino a la católica exactamente, que era la preocupante, por mayoritaria, y la causa principal de los males del país.

Así en su aportación a la nueva Constitución Republicana, pretendió hacer laico el Estado, y en su artículo Tercero exponía, que ya España, no era oficialmente de ninguna religión, y en el vigésimo sexto, que estas serían tratadas como meras asociaciones. La primera redacción de este Artículo, por cierto, disolvía todas las Congregaciones religiosas, y cómo no, la expropiación de todos sus bienes. Pero no tuvo los apoyos suficientes para llegar tan lejos, y se limitó a disolver la única que no obedecía a los mandatos del Estado, como eran sus odiados Jesuitas. Ya en el Artículo vigésimo séptimo, aclaraba, que la libertad religiosa era un derecho, que no podían evitar. Azaña, “interpreta” como un Chamán atiborrado de Peyote, que aunque haya millones de españoles católicos, España, insistía, ya no es católica. Lo fué, y al parecer a su pesar, hizo cosas buenas, pero no es el catolicismo lo que ha hecho cosas buenas por y para España, sino al revés. España ha hecho grandes cosas para bien del catolicismo.

La educación pública adoctrinante fue también su caballo de batalla, para los cambios que el país requería -según su clarividente visión o percepción-.

Esto dió lugar a una inmediata reacción popular, por parte de grupos dirigidos, alentados y financiados, desde los radicales del gobierno como hemos sabido posteriormente, que obviaron la redacción final de la Constitución, y se quedaron con la Propuesta primera que – según ellos – les autorizaba a quemar iglesias, matar religiosos y a gentes de religión exhibída, aunque solamente era que iban a misa.

El Vate Azaña, a pesar de estos desmanes criminales, no les parecía tan mal en aquellos momentos. Entonces D. Niceto dimitió y lo dejo allí en manos de los que se sentía más a gusto. Con los radicales de izquierdas.

El respeto que me produce el tal Azaña, está entre el cero y la nada. No entiendo tanta gente escribiendo sobre él y analizando sus palabras, sus discursos y sus premoniciones. Estoy además convencido de que participó con el criminal Companys, en la sublevación de Cataluña, que derivó en la terrible represión que ejerció el Catalán. Lo procesaron pero lo dejaron libre, dos veces, ya que también traficó con armas.

Hay una inmensa coincidencia con nuestros días. No sólo con la descatolización imprescindible, sino con que los líos de la República se manifiestan cuando la izquierda totalitaria, se niega a que la CEDA de Robles, aun teniendo más de ciento quince diputados y apoyando a la República, pueda entrar en el gobierno. Indalecio y Largo, advierten en el parlamento que se levantarán en proceso revolucionario. Y así lo hacen en el 34. Nada ya será igual, ya no había República, y los Socialistas y los Comunistas tomaron el poder. “Durante los debates, Besteiro, quien finalmente se rendiría a Franco, dirigiéndose a Prieto le dijo:

«El programa que tú describiste ayer [un plan de acción inmediato para asaltar el poder] me parece a mí de una temeridad tan grande que si logra el proletariado asaltar el poder en esas condiciones..., si puede sostenerse en el poder tendrá que hacer tales cosas que no creo yo que las pueda resistir el país. Eso para mí constituye una verdadera pesadilla y me parece una obsesión en los demás, funesta verdaderamente para la UGT, para el Partido Socialista y para todo nuestro movimiento».

El gran Descatolizado, fue un individuo inseguro, voluble, cambiante, de ideología variable, aleatoria, casi veleta, aunque previsible, siempre siempre del lado del mal, menos cuando le afectaba personalmente. Él eligió a Negrín, en su último error de los cientos que cometió al pretender “hacer desaparecer las creencias de siglos”, y suponer que tenía alguna capacidad para hacerlo. Él fue el origen de todos los males. Él permitió toda la ignominia, y muchas veces la fomentó.

Demasiadas coincidencias con la situación política actual como para no preocuparse y más allá. Los planes de la izquierda cuando se cumplen, siempre acaban en muerte, miseria, represión y totalitarismo. Los males de las derechas, ya se ha conseguido erradicarlos, los de la izquierda, terribles y mucho peores, aún ni comienzan a disminuir sino a aumentar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios