www.elmundofinanciero.com

DISPOSITIVOS Y OBSOLESCENCIA

Cuenta atrás digital: La lucha contra la obsolescencia programada

Cuenta atrás digital: La lucha contra la obsolescencia programada
Ampliar

  • Según un estudio de la OCU, los teléfonos móviles son los dispositivos que más se estropean, por delante de los ordenadores y las impresoras

lunes 12 de febrero de 2024, 12:13h
Uno de los grandes problemas globales a los que nos enfrentamos en la actualidad es la obsolescencia programada. La idea de que un dispositivo o producto se ha fabricado con una “fecha de caducidad” preestablecida, dejando de funcionar al cabo de un tiempo determinado por las personas que lo han diseñado y obligándonos a comprar uno nuevo. Desde Somos Conexión, cooperativa de telecomunicaciones consciente, explican que, “lamentablemente, se trata de un “negocio redondo” y no precisamente para los consumidores, y mucho menos, para el planeta”.
Y es que la vida media de un smartphone en Europa es 3 años, según datos de la Oficina Europea del Medio Ambiente (EEB). Sobre este tema también se ha pronunciado la Oficina de Consumidores y Usuarios (OCU), desde donde señalan que los teléfonos móviles son los dispositivos que más se estropean, por delante de los ordenadores y las impresoras.

Mercè Botella, cofundadora de Somos Conexión explica que “los principales motivos que nos impulsan a comprar un teléfono móvil nuevo son los errores en el sistema operativo, las averías de la pantalla o el fallo de las baterías”. Botella añade “el negocio es perfecto: cada pocos años nos “encontramos con la necesidad” de renovar nuestros móviles, impresoras o neveras. En el caso de las neveras, antes de generalizarse la obsolescencia programada, estas podían durar 20 o 30 años”.

En este sentido, la EEB señala que un teléfono debería durar más de 25 añospara compensar su impacto en el medio ambiente. Sin embargo, es difícil sortear la obsolescencia programada, ya que es un problema que tiene su origen en las pretensiones del fabricante y no depende, en tanta medida, del consumidor como podría ser la “obsolescencia estética”, es decir, la búsqueda constante de algo nuevo a pesar de que el producto antiguo funcione correctamente.

Una legislación más consciente

En la lucha contra la obsolescencia programada entramos todos los consumidores pero también la legislación. Precisamente, el Parlamento Europeo y el Consejo acordaron el pasado mes de diciembre nuevas normas para alargar la vida útil de los productos comercializados en la Unión Europea y velar por facilitar su reparación y reciclaje.

Además, se han incluido algunas políticas como la aprobación del conector de carga universal en Europa, o la obligación para los fabricantes de proveer manuales de reparación y piezas de repuesto de sus productos durante 10 años, algo que ha obligado a los fabricantes a cambiar sus prácticas.

Desde Somos Conexión recomiendan comprar dispositivos de segunda mano (reacondicionados) o buscar alternativas de empresas que no basen su modelo de negocio en la obsolescencia programada.

En este sentido, la cooperativa participa este mes de febrero en el Mobile Social Congress, un espacio abierto que ofrece una perspectiva crítica sobre la actual producción y consumo de dispositivos electrónicos y tecnologías de la información, así como la oportunidad de conocer proyectos e iniciativas que presentan alternativas sostenibles y éticas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios