www.elmundofinanciero.com

CARTA DEL PRESIDENTE

21-A: ¿a qué precio dejó ETA de matar?

· Por Alfonso Merlos, Presidente del Grupo "El Mundo Financiero"

domingo 21 de abril de 2024, 08:53h
21-A: ¿a qué precio dejó ETA de matar?
Ampliar
“La causa del terrorismo es su propio éxito”. Así lo entiende el pensador y jurista Alan Dershowitz cuando se refiere a las raíces y consecuencias del uso de la violencia con fines políticos y propagandísticos. Los terroristas amenazan, extorsionan, secuestran, matan, hieren y mutilan a personas, destruyen propiedades siempre buscando un rédito que con frecuencia obtienen. La campaña electoral de las elecciones vascas que hoy tendrá su desenlace cuando se abran las urnas y se cuenten los votos ha dejado a las claras la engañifa, la media verdad (y por tanto la media mentira) que se sustancia en la expresión “el Estado de Derecho ha derrotado -derrotó- el terrorismo”.

No es cierto. Y no lo es plenamente no porque queden incontables etarras fugados pendientes de ser perseguidos, detenidos, procesados, juzgados, condenados y encarcelados. Tampoco porque permanezcan, en paralelo, cientos de crímenes de la banda asesina por llegar a la Audiencia Nacional.

No es cierto porque no puede haber derrota completa y efectiva -verdadera- de una banda asesina cuando ésta ha sido capaz de legar a un puñado de epígonos que copan las instituciones y a una base social que entiende que “lo que se hizo (amenazar, extorsionar, secuestrar, matar, herir y mutilar personas) tenía un sentido”.

Una década después de que ETA anunciase su disolución, esos epígonos inicuos, apenas abyectos peleles, no piden perdón, no se arrepienten, no condenan sin ambages ni subterfugios, no repudian una historia de sangre, de sabandijas con pistola, de despojos encapuchados que amargaron la vida de los españoles -y sepultaron la de muchos- durante medio siglo.

Pero hay más: esos epígonos están en condiciones (con ese discurso, con ese programa, con esas propuestas y desde esos inicuos postulados ‘pseudopolíticos’) de convertirse en la fuerza con más apoyo en el País Vasco.

No. Ni el Estado de Derecho ni la sociedad española han puesto en el sitio que merecen a quienes se han sacrificado (voluntaria o involuntariamente) por nuestra libertad y nuestra democracia, las víctimas del terrorismo, ni (menos aún) a quienes consideran en un panteón de alcantarilla a Ternera, Otegi y demás escoria sobre la que, incomprensiblemente, cayó y cae un manto podrido de impunidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios