www.elmundofinanciero.com

CASO PREFERENTES

“Si hubiéramos informado del alto riesgo de las preferentes, los clientes se nos irían”

(#preferentes) (#bankia) El juez condena a Bankia a devolver los 140.000 euros a su cliente y condena a la entidad a costas

martes 21 de octubre de 2014, 14:31h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
El caso de las preferentes de Bankia lleva demasiadas cornadas en los juzgados, que van dando sistemáticamente la razón a los afectados por lo que ya está demostrado que fue un fraude consumado.
El caso de las preferentes de Bankia lleva demasiadas cornadas en los juzgados, que van dando sistemáticamente la razón a los afectados por lo que ya está demostrado que fue un fraude consumado.
“Si hubiéramos informado del alto riesgo de las preferentes, los clientes se nos irían”. Así lo reconoce el comercial de la sucursal de la Fuensalida (Toledo) en sede judicial (pág. 12 de sentencia adjunta). Por su parte, el director de la sucursal reconoce que la iniciativa de colocar las preferentes fue de la entidad y que la afectada mantenía una relación de confianza con Bankia tras 20 años de relación comercial. Estas son las palabras de un comercial de Bankia que reconoce en un juzgado que no informó del alto riesgo de las preferentes porque sino “los clientes se nos irían”. Navas & Cusí lleva ganados todos los pleitos de preferentes en los que se ha personado.
Tal era la confianza que el comercial practicó los trámites de la colocación en el domicilio de la cliente debido “a la edad y a las condiciones de salud”. La afectada es una señora de 87 años y con estudios básicos. Es decir, perfil conservador. De hecho el comercial reconoce en el juicio que mantenía fondos de riesgo moderado y renta fija. Según la sentencia del titular Nº 2 de Torrijos (Toledo) [ver sentencia], su explicación sobre la liquidez del producto fue “confusa”. En cambio considera “determinante” que no informara del “ato riesgo” y se limitara a informar de “cierto riesgo”. La explicación es aun más demoledora: “Sino, lo clientes no van”, reconoció el gestor en el juicio. “El reconocimiento del comercial resulta concluyente y muestra la realidad: los clientes acudieron engañados; de conocer el riesgo que asumían, no habrían acudido. Se vendió como seguro y líquido lo que era perpetuo y de alto riesgo”, concluye Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí. Información equivocada y confusa El fallo considera probado que la información suministrada a la cliente fue “equivocada y confusa”. Recuerda que la directiva MiFID (traspuesta en la Ley 47/2007 de 19 de diciembre) obliga a las entidades a facilitar información “imparcial, cara y no engañosa” y a los gestores a actuar con “diligencia y transparencia en interés del cliente cuidando de ellos como si fueran los propios intereses”. Además, señala que el test de conveniencia no se realizó en su presencia sino que lo realizó el comercial “conociendo su perfil”. La sentencia considera que los escasos conocimientos financieros de la cliente hicieron imposible que entendiera que las preferentes tienen “carácter perpetuo y que la rentabilidad está condicionada a la obtención de beneficios” tal y como las define la CNMV. Por todo ello, concluye que el error en el consentimiento fue “determinante, esencial y excusable” y por tanto “invalidante” del acuerdo de 22 de mayo de 2009 por el que suscribió las preferentes. En consecuencia declara nulo el contrato, obliga a la entidad a devolver los 140.000 euros invertidos y condena a Bankia a costas. “Es nuestra última victoria en la batalla por las preferentes y las hemos ganado todas, 100% de éxito”, señala con orgullo Navas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

1 comentarios