www.elmundofinanciero.com

UNA OPORTUNIDAD PARA LA PAZ

Colombia vota sí a una paz verdadera

Colombia vota sí a una paz verdadera

· Por Enrique Miguel Sánchez Motos, Administrador Civil del Estado

By Enrique Sánchez Motos
lunes 03 de octubre de 2016, 10:03h
El Presidente Santos vendió el SI como una actitud a favor de la paz y el No como una oposición a ella y muchos medios de comunicación cayeron en la trampa. Sin embargo, el 50'24% de los doce millones y medio que acudieron a las urnas ayer dijo que No, frente a un 49'75% que le dio su apoyo. El presidente Santos utilizó muchos trucos para lograr el sí. Comenzó la campaña mucho antes de que el Consejo Nacional Electoral lo permitiera y buscó, utilizando su poder como presidente, el apoyo publicitario de empresarios, artistas y otros famosos. No solo eso sino que invitó a diversos países a enviar representantes al acto de firma de la paz. España envió al Rey Emérito. ¿En qué lugar quedan esos invitados ante el pueblo colombiano? ¿Por qué apoyaron el acto del Presidente Santos antes de que se hubiera celebrado el plebiscito en Colombia? Está claro que el Presidente Santos los utilizó para que apoyaran su alternativa. ¿Cómo quedan también ahora esos funcionarios públicos y altos cargos colombianos que participaran en la campaña a favor del sí, algo que está prohibido, porque los impulsó el Presidente Santos?



El Presidente Santos ha creado una factura grave en el pueblo colombiano apoyada por ese frecuente “buenismo” de que “no importa el precio que se pague por la paz”. Los españoles sabemos bastante de eso. En el último Gobierno de Aznar, ETA estaba al borde de su derrota policial. Un alto cargo vasco, por esas fechas me decía “queremos que la violencia se acabe, sea por la vía policial o por la vía política”.

Lamentablemente la actitud de su sucesor Zapatero, de rechazar de un plumazo todo lo que hubiera elaborado o logrado el PP (la cuasi derrota policial de ETA, el trasvase Ebro a Alicante, Murcia y Almería, etc.) hizo revivir a ETA y se llegó a una paz falsa, en la que las víctimas no han encontrado el reconocimiento sufriente y en la que los verdugos y sus secuaces campan a sus anchas y no permiten que haya aún un clima real de libertad en el País Vasco. Parece que la memoria histórica es solo para la guerra civil de 1936 pero no para el terrorismo de ETA en la España democrática. Apenas unos cuantos terroristas han pedido perdón a las víctimas y del nogal han caído demasiadas nueces. Tampoco a los 300.000 exiliados vascos que se reubicaron en el resto de España se les has creado una circunscripción especial para que puedan votar en las elecciones autonómicas o locales del País Vasco, como se había prometido en la campaña electoral de Rajoy en a que derrotó a Zapatero.

Nuestros hermanos colombianos han tenido el valor de decir no a un acuerdo que no garantiza la paz, que no garantiza ni siquiera que la totalidad del territorio colombiano quede bajo el paraguas de las Fuerzas de seguridad el Estado y del Ejército colombiano. No se han aplicado a las FARC las mismas normas que se aplicaron para desarmar a los paramilitares que inicialmente habían nacido como una contraguerrilla.
¿Qué hacer ahora? En primer lugar reconocer que tanto los que han votado no como los que han votado si, están a favor de la paz. La paz exige pedir realmente perdón y entregar todas las armas y el control real de todos los territorios. Junto a ello, pero no sin ello, caben muchas medidas de clemencia, de comprensión, de reconocimiento, de reducción de penas e incluso de indultos y hasta ayudas económicas a la desmovilización y a la reinserción.

Los pueblos saben ser generosos si las cosas se les plantean de forma clara, equilibrada y abierta. Cuesta pedir perdón pero también cuesta darlo. El pueblo colombiano es un gran pueblo que ha sufrido y sufre la lacra del narcotráfico y de la guerrilla, que en muchos casos van unidos y anhelan que ambas cosas terminen.

El Presidente Santos debería de inmediato convocar al ex Presidente Uribe. Ambos representan a los colombianos amantes de la paz. El Centro Democrático del Presidente Uribe seguramente será realista. Es el tiempo ante todo de gestos y de que se recupere el poder sobre todo el territorio.

En realidad lo que el pueblo colombiano ha logrado con su voto es crear una oportunidad para una paz verdadera.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios