www.elmundofinanciero.com

AUTENTICA BONNEVILLE "HOT-ROD"

Triumph desvela la Bonneville Bobber, espíritu del concepto hot-rod

Triumph desvela la Bonneville Bobber, espíritu del concepto hot-rod

· Por Juan Ángel Inarejos

sábado 12 de noviembre de 2016, 09:35h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
La firma de Hinckley presentó en Londres el nuevo modelo de su gama Modern Classic que rompe con todo lo establecido. La nueva Bonneville con claro estilo custom con manillares plano y alto. Una silueta imposible de olvidar la de esta auténtica hot-rod de fábrica que, además de mostrarse en todo su esplendor, fue la protagonista de una serie de carreras de aceleración que se disputaron inmediatamente después de desvelar el nuevo modelo. Este cara a cara entre distintos pilotos entre los que se encontraban personajes de la talla de Carl Fogarty y Freddie Spencer permitió a los invitados ver por si mismos el impresionante par motor y capacidad de aceleración de la Bobber.
Triumph desvela la Bonneville Bobber, espíritu del concepto hot-rod



El memorable evento, que contó con la música en directo de "The Vaccines" y el set de la DJ Harriet Rose, hizo las delicias de los asistentes y ha revivido el concepto "hot-rod", una tendencia que se instauró en los años 40 en los Estados Unidos, cuando las motos se modificaban hasta la mínima expresión para aumentar la potencia de su motor y reducir el peso de la carrocería con el fin de que corriesen más.

Con la idea de recuperar el concepto hot-rod original, la nueva Bonneville Bobber se presenta con un nuevo propulsor Bonneville HT (High Torque) que genera un tremendo par motor a raudales para divertirse al máximo conduciéndola y escuchándola. Impulsada por el aclamado motor de 1.200 cc que monta la Bonneville T120, cuenta con una puesta a punto específica "Bobber" para lograr más par y potencia desde muy bajas revoluciones. El característico calado a 270° garantiza una entrega de potencia suave y lineal a través de la caja de cambios de 6 velocidades.

Auténtica Bonneville “hot-rod”

Con la idea de recuperar el concepto hot-rod original, la nueva Bonneville Bobber se presenta con un nuevo propulsor Bonneville HT (High Torque) que genera un tremendo par motor a raudales para divertirse al máximo conduciéndola y escuchándola. Impulsada por el aclamado motor de 1.200 cc que monta la Bonneville T120, cuenta con una puesta a punto específica "Bobber" para lograr más par y potencia a muy bajas revoluciones. El característico calado a 270° garantiza una entrega de potencia suave y lineal a través de la caja de cambios de 6 velocidades.

Para maximizar el carácter nómada de la Bobber, la moto cuenta con una nueva caja de admisión con dos filtros de aire, un exclusivo sistema de admisión y escape y un nuevo eje de tracción. Todo ello con la guinda de unas seductoras cuerdas vocales, que se materializan en forma de un escape doble de acero inoxidable cepillado con silenciosos con el extremo biselado, más cortos y ligeros que en la Bonneville T120.

Al igual que el resto de modelos de la nueva generación Bonneville, el motor de la Bobber equipa la más moderna tecnología bajo un estilo cargado de personalidad: acelerador electrónico, dos modos de conducción (ROAD y RAIN), sistema de control de tracción desconectable, embrague asistido, sistema de inyección camuflado bajo su estilo clásico y refrigeración líquida con un exclusivo radiador y un ventilador más grande. Todo ello redunda en unas mejores prestaciones y una conducción más respetuosa con el medio ambiente. La Bobber ofrece además un extenso intervalo de mantenimiento de 16.000 km.

Innovaciones técnicas y aumento de las cualidades dinámicas

El verdadero desafío para los ingenieros de Triumph era conseguir una auténtica bobber, pero sin interferir en la conducción, la comodidad o el control que toda Triumph debe demostrar. Para alcanzar este objetivo se realizó un nuevo chasis a medida que se adapta a la singular geometría de la Bobber y una trasera mínima, una nueva horquilla adaptada a la moto, un asiento de baja altura y una posición de conducción totalmente regulable. Detalles que redefinen la dinámica de conducción dentro de su categoría y que han sido desarrollados para ofrecer una conducción cómoda y divertida. Pero eso no es todo ya que, al igual que en el apartado de motor, esta moto cuenta con la mejor tecnología al servicio del motorista que mejora su confort y seguridad con componentes como el ABS, el inmovilizador y el faro trasero de LED.

La Bobber es la primera en esta categoría en ofrecer una posición de conducción ajustable gracias al nuevo asiento flotante de aluminio, optimizado ergonómicamente para un mayor confort y con un grueso acolchado pespunteado que puede regularse longitudinal y verticalmente. Lo mismo ocurre con el panel de instrumentos de doble esfera minimalista, también ajustable para adaptarse a la talla y el estilo de cualquier piloto.

El diseño del sistema del asiento permite al piloto subirlo y adelantarlo para lograr una posición de conducción más dinámica, o hacerlo bajar y retroceder para viajar en una posición más tradicional. Para ello cuenta con un sencillo mecanismo de liberación rápida que permite al motorista ajustar la posición que mejor se adapte a sus gustos y estilo de conducción. Teniendo en cuenta que el asiento tiene una altura de tan sólo 690 mm en la posición más baja, la Bonneville Bobber es verdaderamente accesible para todos los motoristas.

A estas características dinámicas hay que sumarle su específico "calzado" que le aporta un plus de control. Con la exclusiva configuración de rueda trasera ancha de las bobber, la Triumph equipa una llanta clásica negra de radios de 19” x 2.5” delante con un neumático Avon Cobra AV71 para reducir la masa suspendida y mejorar la maniobrabilidad a alta velocidad, y una llanta de las mismas características pero con unas medidas de 16” x 3.5” detrás con un neumático radial AV72 con dibujo serpenteante para conseguir una inmejorable estabilidad.

Por último cabe mencionar que para conseguir su característica trasera rígida que imita a las monturas de los años 40 y 50, la Bobber cuenta con una innovadora estructura a modo de basculante con soportes para un caballete central y suspensión trasera con mono-amortiguador oculto bajo el asiento.

Estilo custom personalizable

La presencia de la nueva bicilíndrica quita el aliento. Sobre la base de una Bonneville T120 despojada de casi todo hasta reducirla a lo esencial, luce todas las señas de una verdadera bobber, con sus líneas minimalistas y su silueta baja, asiento monoplaza, manillar ancho y plano, carrocería y faro reducidos al mínimo, depósito esculpido, llantas de radios con una rueda trasera ancha y una imprescindible zaga de aspecto rígido.

Entre las imponentes claves de estilo de la Bobber destacan una caja de batería al más puro estilo “old school” con cinta de acero inoxidable, retrovisores en los extremos del manillar, guardabarros trasero envolvente, sistema de inyección camuflado tras el aspecto de carburadores, manetas ajustables, fuelles de goma en la horquilla, eje trasero con aspecto de freno de tambor, nuevos paneles laterales y protector del piñón con tapa de inspección desmontable.

Una auténtica custom de fábrica. La Bobber incluye multitud de detalles como los emblemas del motor 1200HT en bronce y el característico escudo triangular de la marca, tapas de motor cepilladas, tapón del depósito con cierre y torretas del manillar en plateado satinado y grafito. Todo ello con la posibilidad de adquirirla en cuatro refinadas versiones de color: Ironstone, con acabado mate, Morello Red, imponente Competition Green y Frozen Silver con un toque de British racing y Jet Black.

Por si fuera poco, y sumándose a las enormes posibilidades de customización de toda la gama Modern Classic, la Bonneville Bobber se ha diseñado teniendo muy presente la idea de personalizarla con los más de 150 accesorios disponibles que ofrecen un mayor confort, un estilo más marcado e incluso mejores prestaciones. Para lograr un estilo aún más acentuado existe incluso un manillar “cuelga-monos”, un asiento con respaldo y espejos retrovisores convexos para los extremos del manillar.

Los motoristas que deseen recorrer largas distancias con comodidad disponen de un elegante asiento en versión acanalada y acolchada, puños calefactados y un kit de control de la velocidad de crucero.



Triumph desvela la Bonneville Bobber, espíritu del concepto hot-rod
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL MUNDO FINANCIERO

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.