www.elmundofinanciero.com

FRAUDE ELECTORAL

Los fraudes electorales en Colombia

Los fraudes electorales en Colombia
Ampliar

· Por José E.Mopsquera (Twitter: @j15mosquera)

viernes 25 de mayo de 2018, 10:13h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
Los candidatos presidenciales Iván Duque del Centro Democrático y Germán Vargas Lleras de Cambio Radical, condenan y linchan en las redes sociales al candidato de la izquierda, Gustavo Petro, porque exige a la Registraduría Nacional del Estado Civil, garantías y transparencia en el proceso electoral del próximo domingo. Una exigencia que tiene toda la lógica, dado que en Colombia desde el siglo XIX se viene presentando continuos fraudes electorales y sigue teniendo una organización electoral corrupta y controlada desde hace décadas por las mafias de los carteles de los fraudes electorales.

En mi opinión, los fraudes electorales están en el ADN de la organización electoral colombiana y son una cuestión que ronda en la cabeza de la mayoría de los colombianos en cada elección. Cada 4 años en elecciones al Congreso, gobernaciones, diputados, alcaldes, concejales y ediles se extienden dudas sobre sus transparencias. Los escándalos y las denuncias se han convertido en hechos recurrentes. No es nada nuevo en el país, existe una cultura política ligada a los fraudes electorales.

La historia política colombiana esta plagadas de casos de adulteraciones electorales. Hace 114 años se cocinó el primer fraude electoral en el siglo XX en una elección presidencial, despúes de la Guerra de los Mil Días y la Separación de Panamá. Fue el fraude electoral de 1904, conocido como fraude de Padilla, orquestado por el gobierno de José Manuel Marroquín, con las falsedades en las elecciones en la región de La Guajira para elegir como Presidente a Rafael Reyes y derrotar a Joaquín F. Vélez Villamil.

En aquella época la elección presidencial en Colombia era indirecta, se votaba para escoger los dignatarios de un Colegio Electoral que era el que escogía al Presidente de la República. Finalmente, Reyes con la trampa derrotó al candidato Vélez por dos votos.

El segundo caso más sonado fue el fraude electoral fue en 1970, cuando el gobierno de Carlos Lleras Restrepo, (abuelo del actual candidato Germán Vargas), orquesto el fraude contra el candidato de la Alianza Nacional Popular (Anapo) del exdictador Gustavo Rojas Pinilla, quién en los primeros conteos iba ganando la contienda. Entonces, el presidente Lleras, ordenó la suspensión de las transmisiones de los resultados por la radio, ordenó toque de queda en todo el país, y en la mañana siguiente apareció electo como Presidente de la República, Misael Pastrana Borrero, (padre de expresidente Andrés Pastrana)

El tercer gran fraude electoral en una elección presidencial lo revela el ex director de Informática del Das, Rafael García a la Fiscalía, señalo que durante las elecciones legislativas del 2002, el Bloque Norte de las Autodefensas (paramilitares), fraguó "un fraude electoral de proporciones gigantescas para llevar al Congreso a candidatos en los departamentos del Cesar, La Guajira, Magdalena y Bolívar".

García en sus declaraciones reveló que "dado que todos estos candidatos apoyaban las aspiraciones del ex presidente Álvaro Uribe Vélez, el fraude fue repetido para las elecciones presidenciales”. Dice que “ aportándole a Uribe más de 300.000 votos, sin los cuales no hubiera triunfado en primera vuelta". En aquella elección del 2002, el expresidente Uribe, gano presidencia con 5.862.655 votos, equivalentes al 53 % de los votos. Por lo tanto, las revelaciones de García, cobran relevancia cuando se examina que los 337.085 votos que sacó en los departamentos de Magdalena, Córdoba, Cesar y La Guajira fueron los que determinaron su triunfo en la primera vuelta en contra del candidato liberal Horacio Serpa.

Con todos estos antecedentes antes de las elecciones del 11 de marzo, el partido político del ex presidente Uribe, lanzó toda clase de acusaciones en contra de la Registraduría Nacional sobre un virtual fraude electoral, igual como lo hicieron durante el plebiscito.

Ahora el expresidente Uribe, beneficiario de aquel fraude que reveló el ex funcionario del Das, acusa al presidente Santos y al candidato Vargas de orquestar un fraude electoral. En un trino escribió hace poco expresó: “Por qué la Gobernación de Cundinamarca se dedica a hacer política, no le importa la ley, como a Santos tampoco le ha importado para robarse más elecciones!”. En el patrón de los fraudes electorales se observa que los protagonistas de muchos de ellos sufren de amnesia crónica y como buenos autistas salen ahora acusar a ahora al candidato de la izquierda Gustavo Petro de buscar incendiar al país.

Cuando 4 días antes de las elecciones de 11 de marzo, el Fiscal General, Néstor Humberto Martínez, miembro del partido Cambio Radical del aspirante Vargas Lleras, señaló que existían amenazas de fraude electoral en 772 municipios y durante la jornada electoral se contabilizaron decenas denuncias sobre fraudes electorales en todos los departamentos que reposan en los anaqueles de la fiscalía sin ser resueltas. En conclusión, con todos estos antecedentes y muchos más sucedidos en décadas, el candidato Petro tiene la razón en prender las alarmas dado que tiene grandes posibilidades de pasar a la segunda vuelta presidencial.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL MUNDO FINANCIERO

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.