www.elmundofinanciero.com

ELECCIONES EN COLOMBIA

Elecciones en Colombia marcadas por la lucha de clases

· Por José E. Mosquera, periodista y escritor colombiano (Twitter: @j15mosquera)

sábado 16 de junio de 2018, 08:53h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
José E. Mosquera
José E. Mosquera
Gustavo Petro, el candidato de izquierda enfrenta una campaña política marcada por mentiras, xenofobia, extremismo y estigmatización. Por consiguiente, alrededor del candidato Duque, nace un nuevo Frente Nacional de la alianza partidista de los expresidentes Álvaro Uribe (Centro Democrático), Andrés Pastrana (Conservador), César Gaviria (Liberal). Su apuesta es conservar su hegemonía. Por eso han dejado atrás sus diferencias políticas atrás, porque su meta es no dejar llegar al poder a las fuerzas políticas emergentes que representa Petro. Petro ha dicho que no es comunista ni socialista que sus propuestas son liberales y que no convertirá a Colombia en un país socialista ni castrochavista. De hecho, ha dicho que lo que propone es desarrollar el capitalismo en su máxima expresión con un cambio del carácter extractivista de nuestra economía a una económica productiva, basada en la modernización de la agricultura colombiana.

El rechazo del Club Campestre de Medellín del ingreso a sus instalaciones del candidato de izquierda Gustavo Petro, el ex guerrillero del M-19 que ocupó la alcaldía de Bogotá fue un mensaje claro que las élites políticas y económicas colombianas quieren conservar en el statu quo del país. Una postura clasista que resume un problema estructural de racismo y discriminación de ciertos círculos de las élites colombianas en contra de las clases emergentes en el país. Un asunto que sintetiza la voz de un amplio sector del poder político y económico colombiano que se oponen a que las fuerzas alternativas lleguen al poder y, más aún cuando el Gustavo Petro con su arrollador carisma y poder de convocatoria tiene temblando los cimientos del poder tradicional colombiano.

El hecho que toda la clase política tradicional y clientelista, salpicada por los más sonados escándalos de corrupción y varios con vínculos con el paramilitarismo y el narcotráfico estén respaldando al candidato de la derecha, Iván Duque. Igual que la clase empresarial y los grandes medios de comunicación como El Tiempo, las cadenas radiales Caracol Radio (del Grupo Prisa), RCN, Blu Radio y la FM Radio, entre otros, es un mensaje claro que las clases dominantes que llevan dos siglos en el poder quieren seguir conservando su hegemonía.

Han centrado sus críticas contra Petro en una serie de falacias que sus propuestas son un salto al vacío, que va acabar con la propiedad privada y que va a llevar al país a la ruina. Las reformas que plantea Petro son las que necesita Colombia para reorientar su desarrollo económico y pasar de una economía extractivista de minerales a una economía basada en una revolución agrícola e industrial.

La reforma agraria que está planteando es similar a la que impulsó el Partido Liberal en 1936, para adecuar la economía colombiana a los cambios que se estaban abriendo paso en el mundo. Las reformas que plantea Petro no son reformas para convertir a Colombia en un país socialista, sino para modernizar el Estado y diversificar la economía colombiana. En otras palabras, son reformas liberales dentro del modelo económico capitalista.

Pero con la campaña de mentiras, se oculta que son necesarias y urgentes aquellas reformas, dado que Colombia es uno de los países más desiguales en América Latina y en el mundo, el 10% de los más ricos en Colombia, se quedan con la mitad del PIB, mientras que el 10% más pobre sólo tiene el 0,6%. Somos un país, donde el 1 % de la población controla más del 50 % de la riqueza nacional.

Por lo tanto, la alianza de los principales partidos políticos tradicionales alrededor de candidato de la derecha, Iván Duque busca sostener el statu quo. En consecuencia, reeditan el histórico Frente Nacional, el acuerdo político de los partidos liberales y conservadores, mediante el cual se repartieron el poder de 1958 a 1974. Acuerdo político que excluyo a otras fuerzas políticas y en parte ayudo al nacimiento de las guerrillas: Las Farc, el M-19 y EPL. Las tres primeras desmovilizadas y el ELN, el único movimiento guerrillero activo.

Sim embargo, la estrategia del bloque que apoya a Duque, se sustenta que lo que dice Petro es un salto al vació y que va a convertir a Colombia en otra Venezuela, pero ocultan las estadísticas sobre la cruda realidad de la pobreza que se vive en Colombia, donde el 52% de los colombianos viven en la pobreza, el 20% en la indigencia y más de cinco millones se acuesta diariamente sin comer.

Según la Unicef cinco mil niños mueren anualmente por desnutrición, en un país, donde el 1% de la población más rica es dueñas del 71% de las tierras y el 62% de los jóvenes del campo solo un 2% accede a la universidad. Entonces, cuando Petro dice que va a liderar las reformas estructurales para acabar con las desigualdades y la pobreza, las califican de populistas.

Una campaña de lucha de clases

Es evidente que la alianza de todas las fuerzas del establecimiento contra Petro han puesto estas elecciones dentro de un contexto de la lucha de clase entre ricos y pobres. Al candidato Duque lo respaldan las clases altas de los estratos 4, 5 y 6 (los ricos). En cambio, la fortaleza de la izquierda Gustavo Petro está en los estractos 1 y 2 (los pobres). La disputa se concentra sobre quién logra en esta segunda vuelta conquistar el voto de la clase media urbana del estrato 3 de las grandes ciudades. Son los que tiene la llave del triunfo de cualquiera de los dos candidatos.

Por lo tanto, la campaña se ha agudizado en los antagonismos entre clases sociales, pero se matiza con otros tipos de discursos del miedo y el terror que Colombia se convierta en otra Venezuela. Algo similar ocurre en México con la candidata de Manuel López Obrador, una estrategia del establecimiento de Colombia y México que se oponen que las fuerzas sociales excluidas históricamente del poder formen parte de las estructura de poder.

Una estrategia de desinformación propia de los movimientos políticos de ultraderecha de criminalizar la emigración y de estigmatizar las aspiraciones de las clases populares con discursos xenofóbicos y de populismos, porque encarnan una visión de Estado diferente. Ese tipo de políticas se observan en Europa, en Estados Unidos con Trump y en América Latina y África.

La unión de todo el establecimiento dentro del ámbito de los intereses de las élites políticas y empresariales poderosas contra Petro, explica en parte las movidas políticas por el voto en blanco de los ex candidatos, Sergio Fajardo y Humberto de la Calle. No se suman a ningunos de los candidatos que pasaron a la segunda vuelta, pero su decisión de votar en blanco facilita el triunfo del candidato del establecimiento.

La derrotada de la clase política tradicional

Pese a que las fuerzas alternativas de los movimientos políticos la Colombia Humana de Petro con 4.851.254 votos, equivalentes al 25.08% y la Coalición Colombia del ex candidato Sergio Fajardo, conformada por tres partidos políticos El Polo Democrático de izquierda, Alianza Verde de líderes de izquierda y de centroderecha y Compromiso Ciudadano, también de centro derecha con 4.589.696 votos, que representaron el 23.73% de los sufragios, sumados derrotaron a la política tradicional colombiana.

Los dos movimientos políticos alternativos, obtuvieron 9.440.950 votos, equivalentes al 48.81%, fuerzas políticas con muchas identidades programáticas por sus reconocidas luchas contra la corrupción, el clientelismo y su defensa del proceso de paz. Fuerzas unidas a la votación que obtuvo el candidato del partido Liberal, Humberto de la Calle, sumaron 9.840.130 votos, equivalentes al 51% de los sufragios. Es decir las tres fuerzas que apoyan el proceso de paz ganaron las elecciones.

Si bién el candidato del Centro Democrático, Iván Duque, ganó nominalmente la primera vuelta con una votación de 7.569.693 votos, equivalentes al 39,14%. Las fuerzas de la derecha que congregaron a las maquinarias electorales tradicionales, opuestas al proceso de paz, obtuvieron 8.975.566 de votos, equivalentes al 46.42%.

¿Por qué si las fuerzas políticas que apoyan la paz, derrotaron a las que quieren hacer trizas el acuerdo de paz no se unieron monolíticamente en una Gran Alianza? La explicación está en que el plan B del establecimiento no fue ex candidato Germán Vargas, que logró el 7.28% con 1. 407.840 votos, sino Sergio Fajardo, un candidato que no polarizaba y que lo pusieron como ficha para aglutinar las fuerzas de centro derecha, un personajes con vasos comunicantes con el uribismo. De allí que las encuestas que lo colocaban con el virtual ganador en la segunda vuelta.

No esperaban que Petro con toda la campaña de miedo y desinformación que han estructurado en su contra, lograra solo convertirse en un fenómeno político y pasar a la segunda vuelta. Petro no representa sus intereses políticos y económicos. Por consiguiente la consigna es no dejarlo llegar al poder.

Esta es otras de las razones de fondo que explican parte porque el ex candidato Fajardo decide no respaldar a Petro, detrás de su decisión política está la clase empresarial que han financiado su carrera política y que son afines al Centro Democrático.

Su movida es un cálculo político que frustra las esperanzas de millones de colombianos que se tragaron el cuento que votando por Fajardo votaban contra la polarización del uribismo, pero se equivocaron es una figura política con bastantes nexos con el uribismo. Finalmente la Coalición Colombia se fragmentó el Polo y Alianza Verde con sus mayores electorales Iván Cepeda, Jorge Iván Ospina, Angélica Lozano, Inti Asprilla Antanas Mockus, Claudia López y Antonio Navarro, decidieron respaldar a Petro y el movimiento Compromiso Ciudadano del ex candidato Fajardo votar en blanco.

Indudablemente que la decisión de los ex candidatos Fajardo y De la Calle de votar en blanco es porque Petro no representa los intereses de clase, sus jugadas se constituyen en un apoyo indirecto al candidato del establecimiento. Detrás de aquellas jugadas está el poder económico de un amplio sector empresarial y que ha pagado la campaña de desinformación en contra de Petro en los grandes medios de comunicación que lo califican de populistas y de llevar al país al caos.

Las élites han desplegado una poderosa campaña de manipulación con la venezonalización de la campaña del miedo y terror que han opuesto la campaña dentro de un contexto peligroso de lucha de clases. La alianza de toda la clase política tradicional y los grupos empresariales para no permitir que llegue al poder a Petro, puede ser la incubación de un estallido social que puede estar incubando otros tipos de violencia en Colombia. En conclusión: Gustavo Petro, el candidato de izquierda enfrenta una campaña política marcada por mentiras, xenofobia, extremismo y estigmatización sin antecedente en la historia reciente de Colombia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL MUNDO FINANCIERO

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.