www.elmundofinanciero.com

DUDAS RAZONABLES

Préstamos: ¿interés fijo o interés variable?

Préstamos: ¿interés fijo o interés variable?
Ampliar

· En el caso de los préstamos a tipo fijo, nos encontraremos ante un tipo de liquidación de la deuda en el que deberemos afrontar en cuotas iguales el mismo pago durante varios meses

miércoles 21 de noviembre de 2018, 08:54h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
Hay momentos en nuestras vidas, en una situación tan difícil o ambiciosa. La decisión de solicitar un préstamo viene siempre acompañada de preguntas sobre la pertinencia de pedir dinero y tener que devolver, con estrictas condiciones, quién sabe, en el futuro puede volverse en our contra. Y es que la liquidación del préstamo viene siempre acompañada de una batería de cifras y porcentajes que a veces cuesta descifrar. Sin duda, uno de los más importantes dilemas tiene que ver con el tipo de interés por el que vamos a optar. La pregunta es siempre la misma y la respuesta no es unívoca. ¿Nos conviene más elegir tipos fijos o variables?

Pues bien, como hemos avanzado desde el inicio, no hay una bola mágica capaz de decir que dos es mejor en términos absolutos, sino que ha sido dependiente de nuestras circunstancias y objetivos. En este sentido, las mejores oportunidades no son más adecuadas. Así, a la hora de llevar a cabo dos ejercicios simultáneos. El primero tiene que ver con nuestra capacidad futura de liquidar los pagos a tiempo. El segundo, en cambio, tiene más que ver con las tendencias económicas generales, como la evolución de ciertos índices de los que dependen de nuestros tipos de interés.

Así, en el caso de los préstamos a tipo fijo, nos encontraremos ante un tipo de liquidación de la deuda en el que deberemos afrontar en cuotas iguales el mismo pago durante varios meses. La indudable ventaja de esta opción radica en la seguridad acerca de los vencimientos a afrontar, que serán siempre los mismos. Sin embargo, de la misma manera, el principal inconveniente es que estos tipos acostumbran a ser ligera o sustancialmente más altos que los tipos variables. Del mismo modo, si optamos por esta última opción, las ventajas e inconvenientes serán las opuestas. Esto es así porque los tipos variables dependen de la evolución de ciertos índices como el Euríbor, que en determinados períodos pueden incluso hacer que nuestra deuda se vaya saldando a intereses cada vez más bajos. De hecho, el Euríbor ha pasado en los últimos años por períodos en los cuales su descenso hacía bajar también los tipos de interés que pagaban préstamos e hipotecas. Ahora bien, que ese período haya sido propicio para los tipos variables no implica de ninguna manera que la tendencia siga siendo esa para siempre, o que sea lo conveniente en cualquier caso. De hecho, huelga decir que, al variar con estos tipos de índices, los intereses que pagamos por nuestro préstamo a tipo variable también son susceptibles de encarecerse de forma considerable.

Por eso, a la hora de informar sobre dichas opciones, a los fines de los comparadores de préstamos. De esta manera, a través de una página web y especificando las características de nuestro perfil, podremos comprender mejor qué tipo nos conviene más.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL MUNDO FINANCIERO

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.