www.elmundofinanciero.com

¿PROBLEMAS EN EL HORIZONTE?

El socio minoritario ante la encrucijada del dividendo

El socio minoritario ante la encrucijada del dividendo

· La reciente reforma del Art. 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital aporta una mayor seguridad jurídica sobre una problemática que se arrastra desde 2011

sábado 09 de febrero de 2019, 09:16h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
Parece que las aguas jurídicas regresan a su cauce. La reciente revisión, este 28 de diciembre de 2018, del artículo 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital, el que hace referencia al derecho de separación del socio minoritario ante la falta de distribución de dividendos, aporta, según los expertos, mayor seguridad jurídica para aclarar las situaciones que se vienen dando desde 2011.

El conflicto surgió en agosto de hace ocho años a través de la redacción del artículo que venía a establecer las condiciones protectoras del derecho de separación (en esencia, la marcha de esta persona obligando a la empresa a comprar sus participaciones, lo que podría en las peores situaciones llevar a la quiebra a la compañía) en los casos en los cuales un socio minoritario de una empresa reclamase el reparto de dividendo.

Esta medida pretendía en origen proteger a ese pequeño socio frente a los posibles abusos de los mayoritarios pero, en la práctica, “con dicha redacción, un socio minoritario podía llegar no solo coaccionar a la parte mayoritaria sino a poner en riesgo la viabilidad propia del proyecto empresarial”.

Lo explica el letrado especializado Diego García, del despacho Fenollera Abogados, quien considera que la revisión del 28 de diciembre de 2018 “es más correcta desde el punto de vista técnico, ofrece más seguridad jurídica y otorga una mayor flexibilización y adaptación a cada caso concreto”.

En su opinión, aunque la nueva redacción “se puede considerar más garantista con la empresa” también “amplía conceptos que benefician al socio minoritario”. No obstante, se “ha limitado el alcance del derecho de separación” especialmente al fijar límites temporales complementarios en relación a los años consecutivos obteniendo beneficios -aumentado a tres- y a que, para que el socio tenga derecho de separación durante los últimos cinco años los dividendos distribuidos deberán ser inferiores al 25 por ciento de los beneficios legalmente distribuibles.

Coincide en ese análisis otro especialista como es José Antonio Ferrer, al frente del despacho Ferrer Asociados, quien recuerda que además “se incrementa el número de supuestos en los que el artículo 348 bis no será de aplicación” y destaca que “se ha introducido un aspecto fundamental que consiste en la previsión de «Salvo disposición contraria de los estatutos», que significa que los estatutos sociales pueden prever una aplicación diferente del contenido legal de dicho precepto”. Sin olvidar que “se ha modificado que la parte de los beneficios que deben repartirse. La anterior regulación disponía un tercio, y la actual habla del 25 por ciento”.

Una redacción que equilibra la situación

Ambos juristas dejan claro que esta nueva revisión va a traer “la mejora en seguridad jurídica que, en mi opinión, conviene a todos”, defiende Ferrer. “Supone una mejora normativa que se venía demandando desde círculos doctrinales y jurisprudenciales desde hacía mucho tiempo” completa García. Y ambos subrayan que se facilita la labor de los operadores jurídicos al ganar en claridad y dejar bastantes cuestiones fuera del ámbito de la interpretación.

¿A quién beneficia este revisado artículo 348 bis? Para Diego García, “manifiesta una clara maduración legislativa y un mayor equilibrio entre los derechos del socio minoritario y los de la propia sociedad”.

Un equilibrio que también aprecia José Antonio Ferrer:No creo que se deje indefenso al socio minoritario, ni tampoco creo que la empresa haya sido beneficiada de manera exagerada. Sí creo que se es posible que se haya equilibrado la situación”.

¿Problemas en el horizonte?

A pesar del carácter revisor de este texto legal, con la vocación de evitar agujeros económicos para las empresas sujetas al derecho de separación (principalmente micropymes, pymes y empresas familiares) pero sin descuidar la protección de los socios minoritarios, se cree que el conflicto seguirá presente.

Van a seguir surgiendo controversias sobre esta cuestión -manifiesta Diego García- no solo porque no se han solucionado todas sus imperfecciones, sino porque en la mayoría de los casos el ejercicio unilateral de los derechos del socio minoritario refleja la existencia de un conflicto societario, y por ende una predisposición al enfrentamiento entre ambas partes”.

Por todo ello, a modo de conclusión, para afrontar una circunstancia empresarial compleja como esta Ferrer recomienda antes de cualquier movimiento buscar un buen asesoramientoya que “no solo es importante conocer los derechos sino ejercitarlos de forma correcta”.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL MUNDO FINANCIERO

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.