www.elmundofinanciero.com

LA MÚSICA DE LA PROPAGANDA

Eurovisión, economía y política internacional

Eurovisión, economía y política internacional

· Por Manuel de Cristobal Lopez

sábado 11 de mayo de 2019, 10:59h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
EUROVISIÓN ya no es una gala de una noche con votaciones más o menos pactadas, según muchos de sus detractores. Ahora, nos encontramos ante un “show” que dura varios días, con semifinales desde el 14-05-2019 hasta el 18-05-2019, fecha de la gran final. Desde que el año pasado ganara Israel, muchas han sido las gestiones diplomáticas para determinar donde se celebraría la final, que veremos en los próximos días. Desde Jerusalén, con la correspondiente aceptación o no aceptación por parte de los países participantes, hasta Masadá, con el problema de no ser una ciudad habitada, sino un yacimiento arqueológico.

Como casi todo en este mundo, el festival se ha ido “monetizando”, de modo que, ahora, se venden entradas hasta para ver los ensayos. EUROVISIÓN es un importante escaparate para la publicidad, y no sólo en los intermedios. Madonna interpretará dos canciones en la final, fuera de concurso como es lógico, pero no escapará a la comparación inmediata con el resto de participantes de la gala, por parte de los espectadores. Parece que su seguridad es abrumadora o el riesgo, de algún modo, le merece la pena.

Este año, a diferencia del año pasado en Portugal, se ha optado por un precio alto en las entradas, algunas llegan a los 250€, y aún quedan muchas por vender, bastantes para la final, más de 2.000 para las semifinales y algunos cientos para los ensayos. Las entradas más baratas han sido las más vendidas.

El número de entradas también ha bajado, pues el lugar es más pequeño, sólo 7.500 asientos en la final, es decir, una tercera parte de las localidades de la edición anterior. La población local ha comprado gran parte de las entradas, de modo que estos mecanismos de venta y el reducido número de asientos han determinado que los desplazamientos turísticos con ocasión del festival, o aprovechándolo, arrojen una cifra discreta, con un impacto económico en la ciudad, también reducido. Se calcula que un festival medio de EUROVISIÓN mueve unos 12.000 turistas y una venta de 15.000 entradas, cifra que no se va a alcanzar en esta ocasión, pues el local únicamente tiene capacidad para 7.500 personas, como hemos dicho.

El 7 de abril de 2018 publicamos, en este mismo periódico, que lo más probable era la no celebración del partido amistoso entre Israel y Argentina, como medio para dar visibilidad al conflicto. ¿Qué puede pasar ahora?, ¿Se repetirá?

Lo único cierto es que todos quieren aparecer en EUROVISIÓN, tanto que Madonna se “ha ofrecido voluntaria”. Y, en un país de religión judía, la final del certamen se celebra en sábado. La pregunta es: ¿Cuántos “no invitados” van a intentar “saltar a la plaza como espontáneos” para salir en las cámaras de un programa con una audiencia de 400 millones de espectadores?

Tenemos a Irán y a Siria, dos actores entre bambalinas, no del todo imprevisibles, y que tampoco tienen excesivo interés en “quedar” bien con Occidente. No previsibles pero que no actúan directamente, sino a través de terceros, lo que limita sus opciones.

“Hizbolá” puede actuar desde el cercano Líbano, pero se encuentra al norte, alejado de Tel-Aviv. Tiene uno de los mayores arsenales de misiles. Algunos lo cifran en 150.000 cohetes, con buena tecnología y alcance suficiente para llegar a cualquier punto de Israel.

Y ya que tratamos el tema de los cohetes, no podemos dejar de referirnos a los llamados “globos incendiarios” que, aunque poco citados y no excesivamente utilizados, no deben ser olvidados. Tel-Aviv se encuentra excesivamente lejos como para verse afectada, pero no podemos obviarlos pues podrían ser un elemento idóneo para salir en los noticiarios.

Con la “Yihad Islámica”, fuerza local cuyos movimientos son de más difícil previsión, su eventual incidencia en la zona suele ser puntual y no se la espera.

“Hamás” suele moverse obligada por las circunstancias, según actúan sus aliados, le condiciona la política y responde a sus adversarios pero, en esta ocasión, puede tener otros intereses más perentorios. La reconciliación palestina entre “Hamás” y “Fatah” que, desde el año 2006, se encuentran inmersos en el conocido como “conflicto de los hermanos” es su objetivo más inmediato, de modo que una tregua temporal con el enemigo común resulta necesaria.

Por si fuera poco, las fechas pueden complicar todavía más el escenario. Comienza el mes del Ramadán, fecha en la que comenzaron o se agravaron muchos enfrentamientos en la zona. Israel celebra el 08-05-2019 el “Iom Hazikarón” o “día del recuerdo a los caídos en los conflictos y víctimas de actividades terroristas”, y el 09-05-2019 también celebra el día de su independencia, con todo lo que esto implica en esta zona.

El último actor, el más importante y menos mediático, es la inteligencia israelí. No cabe duda que conoce todo lo que pasa en la Franja de Gaza y que tiene una excelente información sobre todos los eventuales interesados, desde la inteligencia iraní, hasta cada uno de los cantantes que van a actuar. Cuenta con la determinación suficiente para actuar de modo contundente, como ha demostrado en numerosas ocasiones, pero a la hora de interpretar la información, que es el punto crucial, no siempre ha acertado.

Parece que “Hamás” ha alcanzado con Israel un acuerdo de alto el fuego temporal, una frágil tregua que algunos consideran la antesala de una época de paz, otros piensan que solo es otra pausa antes del siguiente recrudecimiento del conflicto. El acuerdo, que dicen, existe, alcanza al mes de mayo ¡curiosa coincidencia de fechas!. Israel no ha reconocido en público la existencia de este acuerdo, pero ha dado algunos pasos, abierto algún paso fronterizo y ha realizado movimientos, incluidos de tropas, que permiten suponer su existencia.

Como conclusión, todos los habitantes de la zona saben cuándo y cómo pelearse, porque hasta en la guerra hay normas, manda la economía y los turistas constituyen para todos una importantísima fuente de ingresos para ambos bandos, que no resulta conveniente molestar. Este daño colateral les supondría a todos una pérdida inaceptable ¡hasta por error!. Esta vez, a diferencia de la anterior (el citado partido de futlbol), veremos el show.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL MUNDO FINANCIERO

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.