www.elmundofinanciero.com

GRANDES ESPERANZAS

Invertir en futuros digitales inteligentes

Invertir en futuros digitales inteligentes

· Por Jorge Vázquez, Country Manager Veeam Iberia

lunes 07 de octubre de 2019, 08:49h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
Los líderes empresariales de todo el mundo tienen planes ambiciosos para conseguir que sus empresas sean más inteligentes. Esto abarca desde el modo en el que prestan servicio a los clientes hasta los sistemas que usan sus empleados. Se trata de transformar la cultura de una empresa para conocer mejor cada proceso. La clave es conseguir que las empresas comprendan la enorme cantidad de datos que producen. A través de la gestión de datos en cloud las empresas pueden convertir lo que antes eran paquetes inútiles de información en pepitas de oro llenas de información valiosa. Ser capaz de recopilar y usar esta información es lo que diferencia a una empresa inteligente del resto.

Grandes esperanzas

El informe 2019 de Veeam sobre gestión de datos en cloud desveló que de media los responsables de la toma de decisiones TI (ITDMs) van a dedicar más de 40 millones de dólares a implantar tecnologías que permitan tomar esas decisiones basándose más en los datos. En lo que respecta a las tecnologías que están empleando para este fin, prácticamente tres cuartas partes de las empresas (73 %) ya han implantado o planifican implantar inteligencia artificial (IA) y machine learning en los próximos doce meses. Asimismo, más de tres de cada cinco (62 %) ya han implantado big data y analítica y otra cuarta parte de las empresas (26 %) planea hacerlo durante el próximo año. La penetración de tecnologías como la IA, big data y analítica deja claro el deseo de las empresas de ser más inteligentes y, por ende, más competitivas y exitosas, tanto si eso acelera su capacidad para procesar información o mejora la calidad de los datos útiles que obtienen de big data.

Lo que queda claro es que las empresas esperan que estas tecnologías aporten resultados de forma rápida. Una vez que se implantan las nuevas tecnologías dentro de las empresas, los responsables de la toma de decisiones TI esperan de media ver beneficios financieros dentro de un plazo de nueve meses y que se noten las mejoras en las operaciones en siete meses. En términos de implantación, más de la mitad (55 %) de los responsables de la toma de decisiones TI (ITDMs) quiere implantar tecnologías que permitan tener la gestión de datos en cloud en toda la empresa, mientras que una tercera parte (34 %) planea empezar con un lanzamiento y luego redimensionar.

La mayoría de las empresas opina que esta trasformación digital debería llevarse a cabo en toda la empresa desde el principio. Esto puede deberse a que la empresa está en plena transición a una infraestructura TI basada en cloud y así se puede planificar la eliminación de los silos de datos de una sola vez. Aunque es muy probable que esto aporte resultados con mayor rapidez, es posible que sea más fácil gestionar los cambios si se adopta la estrategia de realizar pruebas que validen los conceptos en algunas de las áreas de negocio, así como redimensionar en función de la información obtenida gracias a estas pruebas. La cultura es un elemento muy importante que no se puede pasar por alto, sobre todo en el caso de aquellas empresas que quieren ampliar la trasformación digital para que afecte a todo el negocio desde el primer momento.

Cultura inteligente

Peter Drucker, el gurú de la gestión de empresas, afirma que “la cultura se merienda a la estrategia”. En cierto modo, pasa lo mismo cuando hablamos del impacto que pueden tener los datos en una empresa. Si bien para que una trasformación digital tenga éxito se requiere un plan de acción coherente que despliegue las tecnologías adecuadas en toda la empresa, el reto más pertinente en este proceso es el de conseguir que los empleados se adapten a esta nueva cultura. Establecer una cultura impulsada por los datos hace que sea necesario adaptar comportamientos hasta que llegue el momento en el que consultar los datos sea un proceso ya arraigado. Más de una tercera parte (37 %) de los responsables de la toma de decisiones TI cree que nutrir una cultura de empresa para facilitar la adopción y aceptación del cambio es uno de los factores más importantes a la hora de convertirse en una empresa inteligente. Después de todo, una empresa puede contar con toda la infraestructura adecuada, pero si no está aprovechando la información útil clave que se obtiene gracias a big data y analítica, no se puede decir que realmente sea una empresa impulsada por los datos.

Puesto que los ITDMs empiezan a ver el impacto que puede tener una transformación cultural en el modo en el que la empresa usa los datos, la mayoría considera que estos cambios son necesarios si las empresas quieren maximizar la oportunidad que les ofrece la gestión de datos en cloud. Más de dos tercios (69 %) de los responsables de la toma de decisiones TI (ITDMs) opinan que la cultura de su empresa tiene que ser más abierta y aceptar las nuevas tecnologías que llegan al área de trabajo. Es posible encontrar resistencia a aceptar las nuevas plataformas, estructuras y los nuevos sistemas que desafían el status quo. Además, dada la prevalencia de la IA como tema favorito de conversación, los empleados pueden estar preocupados por el impacto que puedan tener en su propio trabajo las tecnologías diseñadas para impulsar la eficacia y productividad. Más de la mitad (52 %) de los ITDMs cree que la cultura empresarial debe empezar a aceptar mejor el hecho de que los puestos de trabajo cambiarán a medida que las empresas sean más inteligentes y estén más impulsadas por los datos. Prácticamente tres quintas partes (59 %) llegan a afirmar que la cultura de la empresa debería adaptarse hasta ser capaz de ver a las nuevas tecnologías como un compañero más de trabajo.

Este es un punto de vista novedoso sobre el papel que la tecnología desempeñará en la empresa inteligente. Se trata de ofrecer a los empleados las herramientas y la información que necesitan para hacer su trabajo de la forma más eficaz posible, ya sea mostrando modos más eficaces para generar la información oportuna o proporcionando un lugar que permita hacer un seguimiento de todas las conversaciones sobre ventas y las tareas pertinentes. Las empresas siempre intentan reducir costes, incrementar los ingresos y dar con nuevas formas de diferenciarse de la competencia. En una empresa inteligente cada empleado puede adoptar una política similar de mejora personal. Aproximadamente la mitad (47 %) de los ITDMs cree que su empresa necesita aceptar y adoptar una cultura de aprendizaje continuo. Al considerar que la tecnología es una oportunidad y no una amenaza, los empleados pueden ampliar su acervo de conocimientos y apoyar la experiencia existente dentro de la empresa con información de la que antes no disponían.

Todo el proceso de convertirse en una empresa más inteligente se centra en el aprendizaje continuo y en la mejora en lo personal y en toda la empresa. Esta cultura impulsada por los datos podrá prosperar una vez que se cuente con una base sólida y las empresas empiecen a usar e implantar la gestión de datos en cloud. A partir de ahí, los responsables de la toma de decisiones TI (ITDMs) tendrán que desempeñar un papel clave a la hora de garantizar el compromiso de todos los empleados con las nuevas tecnologías que se implanten para que comprendan cómo pueden aprovecharlas al máximo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL MUNDO FINANCIERO

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.