www.elmundofinanciero.com

MARCADA POR LA RIVALIDAD USA-CHINA

Bonos de China: Refugio en la tormenta
Ampliar

Bonos de China: Refugio en la tormenta

· Por Edmund Goh, Investment Director – Asian Fixed Income de Aberdeen Standard Investments

martes 22 de septiembre de 2020, 09:48h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame

Unos 140.000 millones de dólares pueden entrar en el mercado chino de bonos onshore después de que el proveedor del índice, FTSE Russell, incluya la deuda emitida por el gobierno chino a uno de sus índices de referencia más seguidos, según un reciente estudio. Se espera que el FTSE Russell haga un anuncio inminente sobre estos cambios en su Índice de Bonos del Gobierno Mundial (WGBI). La inclusión de los bonos del gobierno chino (CGB) pondrá a la compañía en línea con los encargados de elaborar el Índice Bloomberg Barclays Global Aggregate y el Índice J.P. Morgan Government Bond Index - Emerging Markets.

Edmund Goh es Investment Director – Asian Fixed Income de Aberdeen Standard Investments.
Edmund Goh es Investment Director – Asian Fixed Income de Aberdeen Standard Investments.

Parece que una mayor inversión internacional en China es algo que va en contra de la intuición en estos tiempos difíciles de creciente rivalidad entre EE.UU. y China. Se trata de una rivalidad estratégica que conducirá a una mayor desvinculación de las dos economías más grandes del mundo, lo que planteará obstáculos al comercio y la inversión. En vísperas de una de las elecciones presidenciales más polémicas que se recuerdan, parece ser que el único tema en el que demócratas y republicanos están de acuerdo es la necesidad de una postura más firme respecto a China.

Dicho esto, hemos visto un gran interés de los inversores internacionales, como los fondos soberanos de inversión y los fondos de pensiones australianos, en los bonos del tesoro chinos denominados en renminbi. El interés ha llevado a las posiciones extranjeras a niveles récord, aunque desde un nivel muy bajo. A finales de agosto, los inversores extranjeros representaban unos 2,8 billones de yuanes (413.800 millones de dólares de EE.UU.) de un mercado de 110 billones de yuanes.

Los inversores de Europa, América Latina y Australia han ampliado su actual interés en las acciones A -las que cotizan en las bolsas de China continental- a los bonos del Estado del país. Estos inversores reconocen el valor relativo de la oferta. Por ejemplo, los bonos del tesoro chino a 10 años tienen una rentabilidad del 3,12 por ciento, frente al 0,67 por ciento de los bonos del tesoro estadounidense a 10 años denominados en dólares.

Los rendimientos son más altos, aunque parece que China será la primera gran economía en recuperarse de los confinamientos inducidos por la pandemia que han golpeado el crecimiento este año. La política monetaria de China está volviendo a centrarse en la estabilidad financiera (en lugar de en el estímulo). En los últimos meses, el endurecimiento de la política monetaria -restringiendo la oferta de dinero en el sistema financiero- ha hecho que el rendimiento de los bonos chinos supere los niveles anteriores a la pandemia. En cambio, los rendimientos de otros grandes mercados de bonos se han visto reducidos por la expansión monetaria en esas jurisdicciones.

Es cierto que la rentabilidad relativa puede no parecer tan atractiva después de que se incluyan los costes de cobertura de la compra de instrumentos financieros para mitigar el riesgo cambiario. Pero el rendimiento adicional que ofrecen los bonos del tesoro chino frente a los bonos de los mercados desarrollados proporciona un amortiguador contra una mayor volatilidad del mercado. Esto no ocurre en las economías maduras, donde los tipos de interés ya están cerca de cero, los rendimientos de los bonos del Estado son insignificantes y los bancos centrales se están quedando sin opciones en lo que respecta a la política monetaria.

China tiene un gran incentivo para mantener estable el renminbi. Desde 2014, se ha permitido que el valor del yuan fluctúe más en línea con las fuerzas del mercado, ya que China quiere que su moneda juegue un papel más importante en el comercio y la inversión internacionales. Aún así, se negocia dentro de las bandas establecidas por los responsables políticos que tratan de amortiguar cualquier volatilidad excesiva. Una fuerte depreciación del yuan alimentaría las acusaciones de manipulación de la moneda, amplificando las tensiones existentes con Estados Unidos.

Mientras tanto, el Banco Popular de China, el banco central del país, tiene las herramientas para compensar cualquier drenaje de liquidez en caso de que los inversores extranjeros se retiren repentinamente del mercado de bonos. La dirección del Estado dentro del sistema bancario sigue siendo una poderosa palanca de política que puede ayudar a sostener los precios de los bonos en caso de que se produzcan perturbaciones en el mercado causadas por las salidas de capital.

Hasta ahora, el mercado de bonos ha escapado al escrutinio y la censura del extranjero dirigida a las empresas chinas en los mercados de valores. Es concebible que el foco de atención se dirija eventualmente hacia los bonos del tesoro público del país, en caso de que la relación entre EE.UU. y China se deteriore aún más. Sin embargo, es probable que las inversiones en acciones sigan siendo más sensibles, dada la política en torno a la cuestión de la reorientación, es decir, el retorno de la fabricación al país de origen de una empresa.

De hecho, nuestros colegas de Multi-Asset piensan que los bonos del tesoro del país ofrecen la mejor cobertura contra las acciones A. tanto y las acciones A pueden utilizarse para mitigar el riesgo de unos y otros a corto plazo, al tiempo que se generan rendimientos potenciales positivos a largo plazo. La situación no es muy distinta de la relación histórica entre el S&P500 y los bonos del Tesoro de los Estados Unidos.

Existe el riesgo de que los mercados subestimen (o se esfuercen por fijar los precios de manera adecuada) la profunda desconexión estructural que se está produciendo entre los Estados Unidos y China. Se trata de un proceso a largo plazo que tendrá repercusiones en la globalización, los flujos de capital y el desarrollo tecnológico.

Sin embargo, los bonos del gobierno chino siguen estando relativamente protegidos. Si bien la esperada inclusión de estos valores en el WGBI provocará una mayor inversión pasiva, hay muchas razones mejores para que los inversores se sienten y tomen nota.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios