www.elmundofinanciero.com

LOS ERRORES DE SÁNCHEZ

Apaño Baltasar Garzón-Pedro Sánchez
Ampliar

Apaño Baltasar Garzón-Pedro Sánchez

· Por José Luis Heras Celemín

By José Luis Heras Celemín
miércoles 21 de octubre de 2020, 08:14h
Como ‘apaño’ tiene varias acepciones, marquemos una: Acomodo, avío, conveniencia. Es la acepción sexta que en el diccionario lleva ante-puesta la abreviatura ‘coloq.’, de coloquial. Entre Garzón y Sánchez, por respeto a la presidencia del Gobierno conviene usar la modalidad coloquial para, sin perder precisión, no minusvalorar la presidencia. Acomodo, avío, conveniencia. Descubierto en el uso, mal uso, o error de ambos a la hora de opinar sobre la sustitución de los miembros del CGPJ. Son frases de Sánchez: “Como Poder Ejecutivo le decimos al PP que estamos abiertos desde el primer minuto y desde hoy mismo a sentarnos a negociar bajo las premisas y condiciones acordadas en julio y en agosto, inexplicablemente rotas por el PP para llegar a un acuerdo de renovación del CGPJ cuanto antes”, “El Gobierno quiere negociar ya y acordar con el principal partido de la Oposición la renovación del CGPJ. Lo queremos hacer desde hace 2 años”. O, lo que es lo mismo, Sánchez dice, otra cosa es que lo sepa o crea, que renovar el CGPJ es un convenio entre el Gobierno y la Oposición. Con eso rechaza la pretensión del PP de no negociar con UP, argumentando que UP es miembro del Gobierno.

Error de Sánchez. Puede, aunque por consideración a lo que significa la Presidencia del Gobierno, permitámonos la duda y admitamos, al menos, otra posibilidad que preserva a la Presidencia del Gobierno en detrimento de Sánchez. Porque la Ley Orgánica del Poder Judicial, 25 de julio de 2019, en el Artículo 567.1 establece “Los veinte vocales del Consejo General del Poder Judicial serán designados por las Cortes Generales, del modo establecido en la Constitución y en la presente Ley Orgánica”. Cortes Generales, no el Gobierno, o Ejecutivo que cita Sánchez. Porque Sánchez ha mezclado el Gobierno con las Cortes, abundemos posibilidades y motivos: Error, adrede, motu proprio o inducido.

El apaño se descubrió en La Sexta como se descubren los acomodos, avíos o conveniencias que extrañan cuando alguien copia. A título de ejemplo, veamos qué ocurriría si en un examen de Física preguntando por la definición de Fuerza - que, como se sabe, es el producto de las magnitudes masa por la aceleración, que toma forma en la fórmula F= m x a – dos examinandos coincidieran en el error y definieran fuerza como un producto macho alfa. Pues bien, en La Sexta Noche se entrevistaba a Baltasar Garzón y al hablar de la renovación de los miembros del CGPJ coincidió en el error con Sánchez y confundió al Gobierno con las Cortes Generales. Con ello, saltó con estrépito para aviso de todos el ‘macho alfa’ compartido.

A continuación, conviene echar un vistazo al error, si lo hay. Sin presumir conclusiones, hay varias opciones: Sánchez copia a Garzón o éste copia a Sánchez. Si tenemos en cuenta la formación de ambos y sus hábitos, habremos de convenir que Garzón se hizo juez tras superar una oposición difícil. En consecuencia, es un hombre de leyes que conoce lo que es la ley y al que no debe pasársele por alto la Ley Orgánica del Poder Judicial, de 25 de julio de 2019. Por ello, es lógico suponer que Garzón no se confunde. Pero si nos detenemos en Sánchez, aún prescindiendo de su formación, hemos de advertir algunos sus hábitos y modos que son conocidos: Hizo su tesis doctoral como la hizo. Sus afirmaciones son mutables en el tiempo, como se ha visto. Y, por lo que malmeten, en su libro MANUEL DE RESISTENCIA pudo tener una ayuda superior a la que ahora, aposta o por casualidad, haya podido recibir para opinar sobre el relevo de los miembros del CGPJ, ajeno a lo que define la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Si, con el mismo empeño, escudriñamos en las conexiones Sánchez-Garzón, hemos de constatar que, si los hay, no conocemos más intereses comunes que los que se refieren a su posición política, ambos en la órbita de la izquierda. Existe, no obstante, si no vínculo entre ellos, su relación con Dolores Delgado, ministra de Justicia en el primer Gobierno de Sánchez, hoy Fiscal General del Estado con su aceptación; y protagonista, con Garzón, de algunos de los titulares más sabrosos del momento: “La supuesta relación amorosa entre Baltasar Garzón y Dolores Delgado” (ABC). “Baltasar Garzón y Dolores Delgado, de una amistad de casi 30 años a un posible amor” (VANITI FAIR). “La Fiscal General Dolores Delgado y Baltasar Garzón formalizan su relación: son pareja desde junio” (El Español). “Dolores Delgado y Baltasar Garzón formalizan su relación sentimental” (20 Minutos). “Dolores Delgado y Baltasar Garzón comunican a sus familias que son pareja” (Vozpopuli). “Delgado y Garzón: la sólida amistad del ex juez y la ministra, mas allá de lo laboral (El Mundo).

Con lo anterior conocido, parece plausible entrever el posible apaño Baltasar Garzón-Pedro Sánchez sobre el acuerdo de renovación del CGPJ como el proyecto (supuestamente) concebido por el ex juez para, con la Fiscal General de Estado o sin ella, defender los intereses del Gobierno de coalición PSOE-UP. Desde este supuesto, aunque no sea inteligente, lo que se ve es lógico: La triquiñuela confundiendo Gobierno con Cortes Generales. La justificación y difusión del enredo en La Sexta Noche. El seguidismo y conducta del presidente del Gobierno, tan en consonancia con lo que se conoce de él. Y, cómo no, el amor otoñal próximo al Gobierno, en otoño y entre pandemias.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios