www.elmundofinanciero.com

SIN RIESGOS DE BLOQUEO PARA EL PARTIDDO DEMÓCRATA

EE.UU.: implicaciones fiscales de la victoria de los demócratas

EE.UU.: implicaciones fiscales de la victoria de los demócratas

· Por Bruno Cavalier, economista jefe en ODDO BHF

sábado 09 de enero de 2021, 16:26h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame

Los demócratas deberían estar agradecidos al presidente Trump. Al negarse a aceptar su derrota e incitar a sus partidarios para que realicen acciones grotescas, como las ocurridas en el Capitolio, Trump está agravando las divisiones dentro del Partido Republicano, hecho que beneficia a sus oponentes. Durante al menos los próximos dos años, Joe Biden tendrá la mayoría en ambas Cámaras. Sin embargo, esta será una mayoría estrecha y no un cheque en blanco. Una interpretación positiva es que la agenda del futuro presidente no será bloqueada (más estímulos) sino que sus aspectos menos deseables serán atenuados (impuestos, regulación). De ahí la reacción normal de los mercados de tipos de interés: un mayor déficit = aumento de los tipos a largo plazo.

Bruno Cavalier es economista jefe en ODDO BHF.
Bruno Cavalier es economista jefe en ODDO BHF.

Con su victoria en las dos elecciones especiales de Georgia, los demócratas obtuvieron 50 escaños para el Senado, como sus oponentes republicanos. En caso de empate en una votación, el empate se deshará con el voto decisivo del vicepresidente. Junto con la Casa Blanca y el Congreso, los demócratas controlan así los tres poderes Ejecutivo y Legislativo. Por lo tanto, el riesgo de bloqueo completo desaparece.

Sin embargo, los demócratas tienen una mayoría estrecha. Además, dentro de cada campo, hay diferentes opiniones, incluso divisiones. Los senadores republicanos (Mitt Romney) podrían votar a favor de proyectos demócratas si no son demasiado radicales. Entre los demócratas, hay pocos puntos en común entre el ala izquierda (Bernie Sanders, Elizabeth Warren) y el ala derecha (Joe Manchin, elegido en Virginia Occidental, un estado de izquierdas). Por último, sigue existiendo la “Ley del filibustero”, que requiere una mayoría de 60 votos para ciertas decisiones. Con todo, Biden podría usar estas complicaciones para gobernar en el centro, lo que parece ser su inclinación natural.

La situación política tiene dos implicaciones. En primer lugar, se reduce el riesgo de bloquear las candidaturas a puestos clave, lo que es bienvenido en la situación actual (economía, pandemia), que exige actuar de forma rápida y eficaz. En segundo lugar, augura una política fiscal con más estímulos que si los republicanos hubieran conservado su mayoría. Según la prensa, es probable que la iniciativa fiscal se produzca en dos etapas. Primero, relativamente rápido, un aumento de la cantidad de los cheques individuales a 2.000 dólares, en lugar de los 600 dólares previstos en el paquete fiscal votado antes de Navidad. Algunos republicanos están a favor de esto. A continuación, vendría un plan centrado en la fiscalidad y las infraestructuras. Se baraja una cantidad de 3 billones de dólares en un plazo de varios años. En este punto, el debate promete ser más animado. El plan presupuestario inicial de Joe Biden, una vez que todas las medidas de ingresos y gastos sean tomadas en cuenta, se espera que aumente el déficit presupuestario federal en 2 puntos del PIB por año. Implicaría un aumento del impuesto de sociedades del 21% al 28%, revocando en parte la reforma fiscal de 2017, un asunto más polémico y que augura fricciones entre las dos partes.

La próxima semana

Los datos macroeconómicos de diciembre darán una visión completa del cuarto trimestre de 2020, en particular con las ventas al por menor, que se espera que muestren un tercer descenso consecutivo, y la producción industrial (que se publicará el 15 de enero). En su estado actual, la previsión de la Reserva Federal de Atlanta estima que el aumento del PIB real fue del 8,5% trimestral en base anualizada en el cuarto trimestre (+33,4% en el tercer trimestre), pero que el gasto de los consumidores sólo aumentó un 5,4% (41,0% trimestral en el tercer trimestre). Se espera que la inflación (13 de enero) se mantenga casi estable en el 1,3% interanual. Las encuestas iniciales de sentimiento para enero serán el índice de manufactura de la Fed de Nueva York y el índice de confianza de los hogares de la Universidad de Michigan (15 de enero). Varios funcionarios de la Reserva Federal comentarán las perspectivas para 2021, en particular el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell (14 de enero).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios