www.elmundofinanciero.com

INFORME DE WISDOMTREE

Volviendo a mirar las acciones por Factores en el T4 con WisdomTree

La rentabilidad superior de las acciones por factor durante el cuarto trimestre de 2020 en todas las regiones
La rentabilidad superior de las acciones por factor durante el cuarto trimestre de 2020 en todas las regiones

  • Por Pierre Debru, director de análisis en WisdomTree

jueves 14 de enero de 2021, 10:56h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
El cuarto trimestre puede separarse en dos períodos muy diferentes si se pone en perspectiva la rentabilidad de las acciones. Antes de las elecciones en EE.UU, los mercados de renta variable se habían tomado un descanso. Posteriormente, tras la victoria de Biden, las acciones entraron en una fase de recuperación cíclica en la cual los sectores de valor y small caps llevaron al mercado a alcanzar nuevos máximos. Esto no significa que la suerte de los valores del sector tecnológico haya cambiado, sino que han cedido temporalmente la posta a los sectores de energía y financiero, los cuales han sido los que más se han beneficiado en dicho trimestre.

En esta tercera entrega del Análisis Trimestral de las Acciones por Factor de WisdomTree, buscamos echar luz sobre cómo los valores por factores se han comportado durante los últimos tres meses y cómo han impactado en las carteras de los inversores.

En el cuarto trimestre, la estrategia de Tamaño obtuvo el mejor resultado en la renta variable desarrollada, mientras que la de Valor lo hizo en los mercados emergentes.

Ambas estrategias se han beneficiado de la recuperación cíclica de finales de noviembre y diciembre.

Las estrategias de Momentum y Calidad obtuvieron pequeñas pérdidas en el trimestre al haber estado infra ponderadas en los sectores financiero y energéticos en particular.

A la estrategia de Volatilidad Mínima siguió yéndole mal en las regiones, al registrar pérdidas considerables por tercer trimestre consecutivo.

De cara a 2021, es posible que la recuperación continúe estando liderada por las acciones de Valor gracias al despliegue exitoso de las vacunas anti Covid-19. Es probable que esta recuperación respalde a las acciones y sectores infra valorados, lo que beneficiaría a las estrategias de Valor y Alto Dividendo y perjudicaría a la de Momentum, la cual actualmente mantiene una fuerte sobre ponderación en los sectores de tecnología y comunicaciones. Esto asimismo conduciría a un requilibrio de las escalas. Sin embargo, si 2020 nos ha enseñado algo, es que los inversores y sus posiciones necesitan estar preparados para literalmente cualquier cosa. 2021 ha comenzado con medidas de confinamiento generalizadas en Europa y las compañías tecnológicas podrían seguir beneficiándose de los nuevos hábitos de trabajo y vida a los que todos nos hemos acogido durante 2020. Una vez más, este entorno incierto e impulsado por el sector tecnológico, podría beneficiar a las estrategias de Momentum y Calidad.

La rentabilidad en foco: la estrategia de Tamaño ganó en el cuarto trimestre

A pesar de la pequeña corrección de octubre, en parte debido a la elección estadounidense que se avenía y la volatilidad que conllevaba, el cuarto trimestre del año extendió la tendencia del segundo y tercer trimestre con una fuerte subida. El MSCI World cerró el período con un +14% y el MSCI Emerging Markets con un +19.7%. Dicho esto, aquí es cuando las similitudes se acaban, ya que los impulsores de la rentabilidad del cuarto trimestre terminaron siendo muy disímiles. Los valores del sector tecnológico dejaron de liderar por primera vez este año y les cedieron la posta a las acciones del sector financiero y energético, así como a los títulos cíclicos en general.

En el cuarto trimestre, los impulsores de la rentabilidad de las acciones por factor cambiaron dramáticamente:

La estrategia por Tamaño dominó por una milla en los mercados desarrollados, con los small caps estadounidenses rindiendo un 16.7% más que los large caps estadounidenses.

La estrategia de Valor le siguió muy de cerca, al coronarse en los mercados emergentes gracias al fuerte resultado obtenido en noviembre.

Las estrategias de Momentum y Calidad sufrieron por primera vez en 2020 y su rentabilidad continúo siendo inferior a la del mercado.

La estrategia de Volatilidad Mínima tuvo dificultades durante todo el trimestre, cerrando así un año muy deslucido.La rentabilidad de las acciones en el cuarto trimestre está perfectamente encapsulada en los pocos días siguientes a las elecciones de EE.UU. Los mercados de renta variable se despertaron en la semana posterior a los comicios y en solamente dos días hábiles, los inversores fueron testigos de una de las mayores rotaciones de valor en la historia reciente. Como resultado, la estrategia de Valor superó a la rentabilidad del mercado en un 4.3% entre el 6 y 10 de noviembre. Asimismo, durante esos dos mismos días, la estrategia de Momentum le siguió el paso obteniendo un asombroso 5.5%. Comenzando a partir de aquí, los mercados extendieron esta tendencia por el resto del trimestre, obteniendo los resultados recientemente analizados.

Una fuerte rotación de sector en el T4 puede también explicar la rotación de factor

De manera similar a las acciones por factor, los sectores también exhibieron una fuerte rotación en el cuarto trimestre. Alguno de los que más sufrieron durante los primeros nueve meses del año, fueron los que más rebotaron en el cuarto trimestre, con los sectores de energía y financiero obteniendo rentabilidades de doble dígito. Al mismo tiempo, los sectores de consumo discrecional e información & tecnología, lo cuales habían sido los que más se beneficiaron en octubre, obtuvieron rentabilidades más moderadas.

Sin embargo, otros sectores continuaron sufriendo en el cuarto trimestre. Por ejemplo, el inmobiliario y el de consumo básico, los cuales extendieron sus pérdidas en dicho período. La rentabilidad de estos sectores que históricamente han sido pagaderos de altos dividendos, también explica en parte por qué la estrategia de Alto Dividendo ha quedado rezagada en relación a la de Valor durante este trimestre.

También vale la pena señalar que a pesar de la increíble cantidad de noticias y el foco que se ha puesto en las vacunas y las diferentes empresas que las producen, la rentabilidad del sector de salud como grupo se mantuvo deslucida en el mejor de los casos.

Volviendo a los factores, la rotación de este sector ha contribuido a la rentabilidad anulada de las estrategias de Momentum y Calidad, las cuales ambas han padecido las consecuencias de haber infra ponderado a los sectores de energía y financiero.

Las valoraciones continuaron incrementándose con la recuperación

Las valoraciones han continuado incrementándose en el cuarto trimestre. Tras las recientes tendencias, las acciones por factor pasaron a ser más caras este trimestre:

En particular, las acciones de la estrategia de Tamaño pasaron a ser más caras en todas las regiones tras la fuerte rentabilidad obtenida en el trimestre, con una relación de precio/beneficio acercándose a 40.

La valoración de las acciones de Momentum continuó incrementándose tras su último reajuste que se concentró aún más en las acciones caras del sector tecnológico.

Las acciones de Calidad continuaron exhibiendo múltiplos muy estables, al punto que los múltiplos actuales marcan un leve descuento con respecto al mercado.

Y por último, los valores de las estrategias de Valor y Alto Dividendo, se mantuvieron muy baratos en comparación a los mercados.

El cuarto trimestre no cambió el panorama general de las acciones por factor para el año

Mirando en retrospectiva el 2020 en su globalidad, el cambio de suerte reciente de Factorland no cambió del todo el juego. En términos generales, la estrategia de Momentum fue la ganadora del año en todas las regiones y sobre todo, en la renta variable global desarrollada al superar en un 12.4% a la rentabilidad del mercado. Le sigue de muy cerca la de Calidad, la cual también tuvo una rentabilidad anual sólida. Del otro lado del ranking, la estrategia de Valor, a pesar de haber tenido un buen cuarto trimestre, permanece al final de la lista seguida muy de cerca no solamente por la de Alto Dividendo, sino también por la de Volatilidad Mínima, la cual sufrió por tres trimestres consecutivos tras haber tenido resultados sólidos en el primero. La estrategia de Tamaño cerró el año prácticamente sin variaciones. Su año fue muy contrastante al haberlo comenzado con un malísimo primer trimestre para después marcar nueve meses de resultados muy sólidos.

En lo impredecible que fue 2020, vale la pena destacar, en particular, que el éxito de las acciones por factor pudo haber sido previsto por dos criterios muy simples, tales como: la exposición a las acciones del sector tecnológico y a las acciones no pagaderas de dividendos. Por un lado, la estrategia de Momentum se benefició de las fuertes sobre ponderaciones en ambas categorías para obtener una rentabilidad superior de doble dígito, reminiscente a la burbuja del sector tecnológico de 2000. Por el otro, las estrategias de Volatilidad Mínima, Valor y Alto Dividendo sufrieron por haber estado muy infra ponderadas en el sector tecnológico y en las acciones no pagaderas de dividendos (Facebook o Amazon saltan a la mente), obteniendo pérdidas de dos dígitos. La de Calidad, por su parte, actuando como de costumbre el papel del sabio anciano, superó razonablemente en 2020 a la rentabilidad del mercado a través de exposiciones equilibradas a ambos criterios.

De cara a este 2021, algunos predicen una recuperación impulsada por los títulos de Valor a raíz del despliegue exitoso de las vacunas anti Covid-19, similar a lo que hemos visto en el cuarto trimestre del año recién culminado. Es probable que dicha recuperación respalde a las estrategias de Valor y Alto Rendimiento y perjudique a la de Momentum. Dado que esta última mantiene actualmente un gran peso sobre las acciones tecnológicas y las de no pago de dividendos, se procederá con un ajuste de las escalas. Sin embargo, si 2020 nos ha enseñado algo, es que los inversores y sus carteras necesitan estar prontos para cualquier cosa, literalmente. 2021 ha comenzado con medidas de confinamiento generalizadas en Europa y las compañías tecnológicas podrían seguir beneficiándose de los nuevos hábitos de trabajo y vida a los que nos hemos acogido durante 2020. Un aspecto a destacar, es que la estrategia de Calidad mostró en 2020 las ventajas de equilibrar una captura al alza de los mercados reduciendo el riesgo bajista. El 2021 podría ser lo mismo. En otras palabras, podría valer la pena escuchar un año más al sabio anciano.

La renta variable Global está representada por el MSCI World net TR Index. La renta variable de EE.UU está representada por el MSCI USA net TR Index. La renta variable de Europa está representada por el MSCI Europe net TR Index. Los Mercados Emergentes están representados por el MSCI Emerging Markets net TR Index. La Volatilidad Mínima está representada por el correspondiente MSCI Min Volatility net total return index. La Calidad está representada por el correspondiente MSCI Quality net total return index. El Momentum está representado por el correspondiente MSCI Momentum net total return index. El Alto Dividendo está representado por el correspondiente MSCI High Dividend net total return index. El Tamaño está representado por el correspondiente MSCI Small Cap net total return index. El Valor está representado por el correspondiente MSCI Enhanced Value net total return index.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios