www.elmundofinanciero.com

NI COMEN, NI DEJAN

La Junta de Extremadura deniega los permisos para avanzar en los trabajos de estudio en la mina de litio de San José de Valdeflorez

La Junta de Extremadura deniega los permisos para avanzar en los trabajos de estudio en la mina de litio de San José de Valdeflorez
Ampliar

· Las presiones de los grupos ecologistas han hecho que la Junta de Extremadura se replantee la viabilidad de la explotación. El yacimiento considerado el segundo mayor de Europa pondría a España en el “mapa del litio” a nivel mundial

By Juan Angel Inarejos
x
jainarejoselmundofinancierocom /10/10/28
miércoles 12 de mayo de 2021, 09:48h

El litio, es considerado un mineral estratégico por su escasez y por sus múltiples aplicaciones en la industria de vanguardia y en las comunicaciones. Básico en la baterías de coches eléctricos, móviles, ordenadores portátiles, etc, por su alta capacidad para almacenar energía, tendrá una expansión en el precio y consumo sin igual, desde hace tiempo es considerado una materia prima de primer orden. Con un consumo que sube cada año de forma exponencial, en 2019 se consumieron 77.000 toneladas y las reservas descubiertas hasta este momento son de 17 millones de toneladas, según datos del Servicio Geológico de Estados Unidos. Las principales reservas se encuentran en los países del cono sur americano, Australia y China.

De ahí el gran interés y expectación causada por la “puesta en marcha de los estudios preliminares”, la producción de litio de esta mina cacereña podría abastecer de baterías hasta 10 millones de coches eléctricos.

Aunque las cifras de toneladas de litio que se podrían extraer de la mina, de ponerse en marcha, son contradictorias y en algunos casos hablan de cifras astronómicas que posiblemente los expertos se estén dejando llevar por la euforia.

La explotación de la futura mina de litio la llevaría a cabo un consorcio formado por la compañía australiana Infinity Lithium y la española Valoriza Minería y confían en poder seguir con el proyecto, supondría para España dar un paso de gigante en la electrificación de nuestro parque móvil, además de los puestos de trabajo que generaría directos e indirectos.

Este proyecto llevaría a muchas compañías automovilísticas a plantearse montar fábricas de baterías eléctricas en España y cuanto más cerca de donde se produce el mineral, mejor.

En un primer momento, la Junta de Extremadura respaldo el proyecto y concedió los primeros permisos para realizar catas y estudios para conocer la magnitud de la explotación, la viabilidad económica y el coste de la extracción. Pero es ahora cuando por presiones de los grupos ecologistas y algunos políticos reticentes a otorgar los permisos, la Junta de Extremadura da marcha atrás y alega un defecto de forma, leyendo entre líneas se puede llegar a la conclusión que se han “asustado” de la magnitud del proyecto.

La compañía Infinity Lithium estudia la posibilidad de presentar un recurso a la decisión de la Junta de denegar los permisos para seguir adelante y realizar las catas. En caso de agotar toda la vía contencioso administrativa de la normativa española el proyecto podría retratarse años, pues la justicia española otra cosa no, pero rápida tampoco.

Poner en marcha un proyecto de estas características supone una oportunidad para Extremadura, para España y para Europa, pues atenuaría la dependencia de los suministradores de otros países de este material estratégico. Además los retrasos pueden suponer que compañías europeas automovilísticas se decidan en montar fábricas de baterías en otros países.

Además el proyecto ha despertado en la zona mucha esperanza por la creación de puestos de trabajo directos e indirectos que un proyecto “faraónico” como este podría producir, en las distintas fases de su desarrollo, en una región donde el paro es de los más altos de España.

De la mina de San José de Valdeflorez se podría extraer según cálculos preliminares, unas 15.000 toneladas de hidróxido de litio que abastecería a unos 10.000 millones de coches eléctricos, con una inversión de alrededor de 300 millones de euros.

Esperemos que la Junta recapacite, autorice la realización de las primeras catas y por supuesto vigile de cerca los trabajos para evitar accidentes ecológicos que nadie deseamos. Recordemos la rotura de la balsa de aguas toxicas de la mina de Aznalcollar que causo un desastre ecológico. En estos si estamos junto a los ecologistas, es necesario realizar los trabajos con las mayores medidas de seguridad para que un desastre de esa magnitud no se vuelva a repetir.

La Junta de Extremadura deniega los permisos para avanzar en los trabajos de estudio en la mina de litio de San José de Valdeflorez
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios