www.elmundofinanciero.com

DEPENDENCIA DEL GAS RUSO

Andrea Zanon, asesor de Estrategia y Resiliencia Ambiental, Social y de Gobernanza (ESG).
Ampliar
Andrea Zanon, asesor de Estrategia y Resiliencia Ambiental, Social y de Gobernanza (ESG).

Andrea Zanon cree que Putin está usando el gas natural para avanzar su agenda política

· Con el acercamiento del invierno, los altos precios de la energía, un fracaso parcial en la cumbre climática COP26 de la ONU y el aumento de la demanda de gas natural, Rusia está usando este momento de tensión para manipular los mercados

miércoles 17 de noviembre de 2021, 18:25h
Mientras Rusia busca la aprobación de la Unión Europea para poner en funcionamiento Nord Stream 2, el nuevo gasoducto ruso (controlado por el Estado ruso a través de Gazprom) que, en lugar de atravesar Ucrania y Polonia, llega a Alemania bajo el mar Báltico, continúa generando tensión en la UE y en Estados Unidos. El gasoducto es una nueva herramienta que Rusia utilizará para expandir sus objetivos de política exterior a través de la creación de acuerdos bilaterales de gas a largo plazo. Esta táctica política no es nueva y sigue afectando negativamente la seguridad energética de la UE, al tiempo que amenaza el frágil equilibrio de poder regional. Nord Stream 2 es un gasoducto submarino que transportará gas natural desde Rusia directamente a Alemania. Se extiende por 1.230 kilómetros y seguirá el camino actual del oleoducto gemelo Nord Stream bajo el Mar Báltico..

El proyecto es propiedad principalmente de Gazprom, pero las participaciones pertenecen en parte a la compañía francesa Engie, la austriaca OMV AG, la anglo-holandesa Royal Dutch Shell y las alemanas Uniper y Wintershall.

El gasoducto Nord Stream 2 se ha enfrentado a una intensa resistencia en ambos lados del Atlántico desde sus inicios. Ha provocado duras críticas desde la Casa Blanca (que lo sancionó durante el mandato del presidente Trump) y de varias naciones de Europa Central como Polonia, que creen que Nord Stream 2 consolidará el control de Rusia en los mercados energéticos regionales y aumentará la capacidad de Putin de influenciar las políticas de susvecinos.

Sin embargo, Alemania ha sido un fuerte partidario de Nord Stream (y presionó agresivamente a la Casa Blanca durante la Administración Trump para que no sancionara a Nord Stream 2) debido a la importancia estratégica que representa para los alemanes.

Nord Stream 2 ayudaría a Alemania a diversificar sus suministros energéticos fuera de las fuentes de carbón y nuclear. Esto ayudará también a Alemania a cumplir con sus objetivo de reducir sus emisiones a cero antes del 2050.

En este sentido, Andrea Zanon (*) considera que las expectativas son que el gasoducto obtenga la certificación de un regulador alemán antes del primer trimestre de 2022. Esto permitirá el comienzo de las ventas del gas natural. Cuando el regulador alemán dé su autorización (presionado por el ex canciller alemán Gerard Schroder, que se unió al consorcio liderado por Rusia unas semanas después de dejar la presidencia en 2005), 17.500 millones de metros cúbicos adicionales de gas natural comenzarán a fluir al mercado Europeo a través de Alemania.

Con el precio del gas natural a un nivel tan alto (se ha cuadriplicado en los últimos 6 meses), y la tasa de inflación más alta de los últimos 30 años en Europa (región cada día más dependiente de las importaciones energéticas de Rusia), el Kremlin va a usar el gas como herramienta política y económica.

En una economía normal, el mercado del gas prospera cuando está impulsado por incentivos económicos, y sería no económico que un comerciante bloqueara los suministros sólo para mantener vacíos los gasoductos.

Sin embargo, si el suministrador quiere lograr objetivos geopolíticos, como por ejemplo restringir el acceso al mercado o aislar a un país de las fuentes de suministro, es bastante sencillo de conseguir. Convenientemente, si bien la crisis energética sigue causando el aumento de precios y la reducción de la oferta, al mismo tiempo ha favorecido el proceso de aprobación de Nord Stream 2.

El gasoducto Nord Stream 2 también es fuertemente criticado por Ucrania, el enemigo regional número uno del Kremlin, ya que priva a Ucrania de una fuente estable de ingresos que proviene de las tarifas de tránsito (de aproximadamente US 2,5 mil millones de dólares al año) del gas natural que pasa por su territorio.

La propia UE también ha criticado el gasoducto porque no cumple con las regulaciones Europea y al mismo tiempo desestabiliza la política energética común de la UE.

En defensa de Rusia, el oleoducto ucraniano que el Kremlin está evitando a través de Nord Stream 2 es decrépito e inseguro y requiere más de 8.000 millones de dólares para que se pueda actualizar. Al contrario, los gasoductos Nord Stream, que han costado 20.000 millones de dólares, utilizan tecnología de vanguardia que reduce el riesgo de interrupciones de suministro y cualquier tipo de choque energético.

Dependencia regional de la UE del gas de Rusia

A día de hoy, la UE recibe el 45% de su gas natural de Rusia, y esta dependencia está aumentando constantemente: En 2017 la importación de gas de Rusia era del 35% del total. Dado que Gazprom no tiene muchos competidores en Europa, Gazprom puede aumentar los precios del gas natural y al mismo tiempo influenciar la política energética europea.

Es por eso que países como Polonia, Lituania y Ucrania están presionando a la Unión Europea para favorecer el acceso de suministradores adicionales a los gasoductos existentes. Estos países quieren poder recibir gas ruso a través de gasoductos sin tener que pagar las tarifas más altas requeridas por Gazprom.

Lamentablemente, estos esfuerzos han sido bloqueados por los miembros de la UE que se benefician del gas ruso barato (porque tienen acuerdos particulares con el Kremlin) y se oponen a la diversificación de suministros. Por ejemplo, países como Francia y Hungría temen que permitir el acceso de otros países a los gasoductos, debilite el control de Gazprom sobre los términos de suministro y lo lleve a exigir condiciones más estrictas en otros lugares.

Reflexiones finales

Alemania, impulsada por su propio interés, o sea la aprobación regulatoria de Nord Stream 2, está ayudando a consolidar el monopolio Ruso de suministro de gas de Europa. Los acuerdos energéticos seguirán basándose sobre contratos bilaterales de largo plazo con el Kremlin debilitando aún más las políticas energéticas comunes de la UE.

La politización de Nord Stream 2 ya no es un problema teórico, pues está respaldado por sólidos argumentos de un suministro más barato con menos problemas políticos regionales. Además, el Kremlin seguirá utilizando crisis económicas como la que estamos viviendo para negociar acuerdos bilaterales ventajosos.

Andrea Zanon comenta que al recordar su tiempo en el Banco Mundial en el 2010, ayudando a Europa del Este a dibujar su independencia energética de Rusia, se da cuenta de que la política del gas natural ha empeorado y sigue dividiendo a los europeos.

Mientras tanto, el Kremlin celebra el estreno de Nord Stream 2 lo que aumentará la demanda a largo plazo de sus fuentes de energía por los Europeos. Estas celebraciones ocurren mientras más de 140 líderes mundiales digieren los decepcionantes resultados de la cumbre climática COP26 del Reino Unido, que lamentablemente no ha conseguido convencer al mundo de que empiece a reducir su dependencia de los combustibles fósiles.


*Andrea Zanon es asesor de Estrategia y Resiliencia Ambiental, Social y de Gobernanza (ESG) y ha asesorado a más de 15 ministros de Finanzas y a más de 100 corporaciones globales sobre cómo desarrollar países y sociedades con más resiliencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios