www.elmundofinanciero.com

GEOPOLÍTICA ACTUAL

Trump y la Gran Eurasia

Trump y la Gran Eurasia
Ampliar

· Por José E. Mosquera (@j15 mosquera)

sábado 08 de junio de 2019, 09:11h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
La industria militar y el aumento del gasto militar son dos pilares de la política económica y de seguridad del gobierno de Donald Trump, su administración en el 2018, elevo el gasto militar en un 4.6% con respecto al 2017 en 648.000 millones de dólares. Para este año es de 716. 000 millones de dólares, diez veces mayor que el de educación y multiplica en un 45% el de transporte norteamericano. Estados Unidos destina el 3,61% de su PIB a defensa, cifra cercana al 37% de todo el gasto militar del mundo. La apuesta de Trump desde que llegó a la Casa Blanca ha sido la de fortalecer la supremacía militar de Estados Unidos frente a sus dos rivales estratégicos: Rusia y China. En el 2018, Estados Unidos con sus 28 aliados de la Otan destinaron 963.000 millones de dólares en defensa, equivalentes al 53% del gasto militar y al 2,1% del PIB mundial.

Los norteamericanos aportan el 68,4% del presupuesto de la Otan. Por lo tanto, la administración de Trump exige a sus socios europeos aumentar en un 2% del PIB sus gastos militares. De los miembros europeos del Tratado del Atlántico Norte solo, invierten el 2% del PIB en defensa: Polonia, Estonia y Grecia.

Las exigencias de la administración de Trump ha generado una fisura en las relaciones con la UE, dado que en opinión de Trump: “la UE nos trata peor que China, solo que son más pequeños” (…) el año pasado tuvimos un déficit comercial de 151.000 millones de dólares y nos gastamos una fortuna en la OTAN para protegerles” pero nuestras relaciones son difícil en el sentido comercial”.

A la administración de Trump no le ha gustado nada que la UE busque modernizar su tecnología militar desligada de las políticas de la Otan. Tampoco le gusta su proyecto estratégico de defensa común, el cual implica la creación de un fondo que financiará los gastos comunes, un ejército y comando militar unificado para las operaciones de seguridad y defensa de sus miembros.

Por consiguiente, las relaciones entre la Casa Blanca y la UE se han crispados por el viraje de los europeos con respecto a la doctrina de defensa que desde el fin de la Segunda Guerra Mundial dirige el sistema de defensa de los miembros de la Otan.

En otras palabras, los europeos lo que buscan es sacudirse de la órbita de una política de seguridad y defensa controlada por Estados Unidos. De allí exclusión de las empresas norteamericanas de los proyectos de defensa de la Unión. La administración de Trump lo que pretende es continuar teniendo una participación decisiva de sus empresas en el desarrollo y el comercio de la industria militar europea.

De manera que, la autonomía estratégica de Europa en materia de seguridad y defensa es un asunto que no le cuadra a Estados Unidos, dado que la Comisión Europea presento desde el año pasado un plan estratégico para moderniza su defensa que excluye en su diseño y ejecución a Estados Unidos. Y para tales fines creo un fondo de 13.000 millones de euros, donde se excluye la participación de empresas gringas.

Esa exclusión de la torta económica es lo que generado las rabietas de Trump, sin duda, que el temor de la Casa Blanca se basa en el hecho que si UE desarrolla una industria militar fuera de su control, implica una amenaza para su supremacía en el mercado armamentista.

Estados Unidos también cuestiona los acuerdos comerciales de Francia, Italia y Alemania con China. La política exterior de la administración de Obama de proferir sanciones económicas contra Rusia, fortaleció las relaciones entre rusos y chinos. Es evidente que las políticas del gobierno de Trump de incrementar los aranceles contra los productos chinos y las presiones comerciales contra la UE van camino a fortalecer las relaciones comerciales entre la UE y las dos potencias asiáticas.

De hecho, el gobierno chino aprovecha las tensiones entre la UE y los EE UU para postularse como un socio estratégico para los europeos. En la última cumbre hace un mes entre europeos y chinos, sus líderes hablaron sobre el fortalecimiento de la cooperación bilateral, incrementar las relaciones comerciales y las inversiones bilaterales. Al igual que otras iniciativas para conectar mejor a Europa con Asia.

La configuración de un futuro bloque económico de la Gran Eurasia pondrá en jaque la supremacía mundial de Estados Unidos, dado que se ha pasado de un mundo unipolar dominado por ellos a un mundo tripolar compartido con China y Rusia.

Un virtual fortalecimiento de un bloque económico entre China, Rusia y la UE con la nueva ruta de la seda china, la cual busca unir rutas terrestres, marítimas, oleoductos y gasoductos entre China, Asia central, Rusia y Europa para incrementar el comercio entre los cuatros ejes. De concretarse modifica el mapa económico mundial y vuelve a poner dentro de pocas décadas a Asia como el centro del poder mundial.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL MUNDO FINANCIERO

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.