www.elmundofinanciero.com

POBLACIÓN Y SANITARIOS DE MADRID CUESTIONAN EL ESTADO DE HIGIENE DE LOS SERVICOS SANITARIOS

Se extiende la falta de mantenimiento e higiene en algunos hospitales madrileños

Los mosquitos invaden las salas de los servicios de pediatría del Hospital de San Lorenzo de El Escorial (Madrid)
Los mosquitos invaden las salas de los servicios de pediatría del Hospital de San Lorenzo de El Escorial (Madrid)

Polvo, suciedad, insectos y cucarachas invade incluso las salas de Urgencias o Pediatría

martes 21 de octubre de 2014, 14:31h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
Las instalaciones sanitarias de Madrid se están viendo sometidas a un descenso en la calidad de su mantenimiento, limpieza e higiene. Para muestra, bien valen estas fotos del hospital de San Lorenzo de El Escorial, enviadas por un padre que acudió de urgencias a los servicios de Pediatría: la suciedad se extiende por todas partes y, entre medias, insectos y varios mosquitos pululan por todas partes; incluso aparecen los restos de varios de ellos aplastados contra las paredes o el suelo sin que nadie haga nada por limpiar estos restos que parecen llevar ahí semanas.
Se extiende la falta de mantenimiento e higiene en algunos hospitales madrileños

Las críticas se han comenzado a extender justo en unos momentos en los que el ejecutivo madrileño ha planeado la privatización de algunas de las instalaciones sanitarias de la Comunidad de Madrid, entre ellas seis hospitales regionales y algunos Centros de Salud o atención primaria.

Los recortes ya han traído numerosos despidos y que, a día de hoy, haya menos facultativos que ejercicios anteriores, fundamentalmente por el hecho de que los médicos que se han ido jubilando no han sido sustituidos por nuevos médicos.

Pero lo que a simple vista más llama la atención es la falta de mantenimiento de muchas de las instalaciones sanitarias, donde la suciedad se extiende y donde se apercibe un menor esfuerzo en el mantenimiento y las reparaciones que este tipo de instalaciones requieren.

Grietas en las paredes, falta de pintura, falta de limpieza en la cristalería, desperfectos en general, o incluso baches o falta de mantenimiento en los accesos asfaltados por donde circulan no solo los coches particulares sino incluso las ambulancias, se han convertido ya en comunes a este tipo de edificios donde tantas personas afluyen.

Galapagar cuenta con un edificio de Centro de Salud abandonado en pleno centro del municipio; este edificio, actualmente cerrado y tremendamente deteriorado, llegó a estar “okupado” y el gobierno local (PP) tuvo que afanarse por recuperárselo a los “okupas” que realizaban en él actos culturales y para niños. Este edificio fue construido en su día con suelo cedido para tal efecto y fue edificado con dinero público de la Comunidad de Madrid, aunque a día de hoy ni el Ayuntamiento de Galapagar ni la Comunidad de Madrid han mostrado ningún interés por recuperarlo a los tres años de estar cerrado. El Ayuntamiento ha llegado incluso a reutilizar sin demasiada transparencia parte de las piedras de la edificación, dejándolo en un estado de semiruina.

Mientras, en el Hospital de San Lorenzo de El Escorial los insectos ya han invadido las zonas de espera e incluso han llegado hasta Pediatría, donde los mosquitos de varios centímetros de largo pululan, como puede apreciarse por las fotos que nos envía un usuario, por donde los niños en curas tienen que andar esperando.

Urgencias, un campo de batalla


Si los servicios de Urgencias siempre han sido lo más parecido a una trinchera del frente, hoy en día se presentan como más cercanas al “campo de batalla”. Hay pacientes graves o muy graves a los que se despacha con “una sola noche” de estancia en las propias urgencias, para no tener que ser “ingresados”.

“Los recortes”, nos dice la doctora MFG, que quiere mantener el anonimato, “han afectado a los protocolos de ingreso”. “Ya no se ingresa –continúa-, a los pacientes en función de su gravedad porque es muy caro mantener un ingreso y si se piensa que un accidentado o enfermo se le puede dar el alta al día siguiente, entonces se le mantiene en Urgencias sin ingresarle”. Un paciente en Urgencias cuesta, según las tablas que maneja la Comunidad de Madrid, menos de la mitad que uno ingresado en planta.

La consecuencia es que las personas que se agolpan estabuladas para ser tratadas en los servicios de Urgencias de la Comunidad de Madrid se han incrementado en los últimos 12 meses un 15%, y no es porque haya más enfermos o accidentados en Madrid, sino porque a muchos de ellos se les despacha en el plazo de 24 horas sin ni siquiera ingresarles.

“Los servicios de urgencias se han saturado”, nos cuenta Luis C., otro médico madrileño, y ello conlleva un creciente índice de hacinamiento que hace muy difícil que se pueda mantener todo perfectamente limpio y mantenido; si, se puede reconocer que ha habido un decaimiento en el estado de limpieza general”, finaliza, “con la consiguiente extensión de la suciedad puntual y algún caso de convivencia con algunas especies de animales como insectos, cucarachas y pequeñas larvas que no causan, por el momento, problemas graves”.



Un usuario de los servicios de pediatría de la Comunidad de Madrid envió estas fotos hasta nuestra Redacción en las que se aprecian numerosos mosquitos, algunos de ellos aplastados y pegados a las paredes hace semanas.
Un usuario de los servicios de pediatría de la Comunidad de Madrid envió estas fotos hasta nuestra Redacción en las que se aprecian numerosos mosquitos, algunos de ellos aplastados y pegados a las paredes hace semanas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios