www.elmundofinanciero.com

MUNDO GLOBAL

Vivir en la ruina

Por Francisco Pineda

martes 21 de octubre de 2014, 14:31h
Francisco Pineda
Francisco Pineda
Los últimos cuatro años de nuestra economía han sido gloriosos. Los salarios se han congelado, en el mejor de los casos, cuando no han bajado un 15% de media. Los desempleados suman 6 millones de personas, en más de millón y medio de familias no entra ningún salario, las pensiones merman su poder adquisitivo, 200.000 jóvenes se han ido del país a buscar trabajo fuera, decenas de miles de empresas pequeñas, medianas y grandes han cerrado sus puertas.





Mientras el gobierno del Partido Popular se ha encargado de freírnos a impuestos, subida del IVA, del IRPF, Luz, Gas, más todos los derivados autonómicos y municipales que también han subido de forma alarmante: IBI, Agua, Basura. Todo ello con un afán recaudatorio que ponga freno al descenso de los enormes ingresos que provocaba la burbuja inmobiliaria.

La mayoría de las familias de este país viven hoy en una economía de guerra. Se han revisado todos los gastos suprimibles del gasto familiar y reducido el gasto en la canasta básica buscando productos alimenticios más económicos y calculando el importe diario a gastar para poder llegar a fin de mes. Decenas de miles de familias no es que no lleguen a fin de mes, es que no saben cómo empezarlo.

El descenso del consumo provocado por la economía de guerra, vuelve a incidir en los cierres de nuevas empresas pequeñas, medianas y grandes, creando una espiral de ruina colectiva que amenaza seriamente con retrotraernos a niveles de países en vías de desarrollo. Cada vez son más las voces de economistas disidentes de la postura del régimen pepero, que apuestan por invertir cuanto antes las medidas tomadas: comenzar a bajar impuestos gradualmente, subida del salario mínimo interprofesional, inversión pública en i+d+i, encarecer el despido, primar la contratación, revisar la reforma laboral, cobrar la deuda al sistema financiero para no asumirla a pagar entre todos, reducción de la administración púbica española, etc.

Lo cierto es que estamos dejando pasar una oportunidad de oro para planificar con otras orientaciones nuestra política económica. Una estrategia nueva que permitiría salir del bache al menos a medio plazo, basada en reformas estructurales de calado y que repuntarían nuestra economía no más allá de un plazo de cinco años. Si se persiste en las políticas actuales estaremos condenados a la ruina más absoluta y al desencanto generalizado de la población hacia todo lo institucional y público. Mientras, las familias de este país se concentran en su propio miedo y en una maraña de artilugios y triquiñuelas para poder sobrevivir en este periodo ruinoso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios