www.elmundofinanciero.com

EDITORIAL

El hijo de Bárcenas

El hijo de Bárcenas
martes 21 de octubre de 2014, 14:31h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
Más allá del necesario respeto del más estricto derecho a la intimidad y al honor que merecen esposa e hijos del imputado Luis Bárcenas, conviene ahora ceñirnos a los asuntos que interesan y no andar ensañándose con personas que están aún en proceso de investigación judicial. Y en esto debemos incluir también al mencionado Luis Bárcenas, persona que está comenzando a pasar el umbral de culpable, sin haber sido aún juzgado, a la de víctima de una serie de linchamientos públicos y situaciones de “precondenado” entre las que se encuentran incluso las confiscaciones de todos sus bienes y los de su familia.
La situación de los “Bárcenas” es de libro, de manual hispánico de las injurias que merecerá ser estudiada con mayor detenimiento dentro de años, cuando ya no tenga reparo la situación a las que se les ha encaminado. Puede incluso que para algunos Bárcenas comience a caer algo simpático, e incluso que la España profunda entienda o alcance a comprender su verdadera situación en el entramado de la financiación del Partido Popular, armazón en el que Bárcenas ocupaba solo uno de los primeros escalones pero no el único.

Es probable que la convicción del Juez se parezca bastante a la de las personas, una mayoría, que creen que Bárcenas era un simple eslabón ejecutorio de una cadena de decisiones, desde la concesión de una obra pública en cualquier comunidad o ayuntamiento, hasta la recaudación de las comisiones ilegales que se derivaban de un acto administrativo ilegal, donde incluso los funcionarios públicos han tenido que estampar su firma. ¿Puede aún Bárcenas tirar de la manra? ¿Tiene Bárcenas más pruebas contra altos dirigentes del PP? ¿Le teme la cúpula del Partido Popular a su antiguo tesorero?

Puede incluso terminar por llegar a caer simpático Bárcenas, si con su inmolación se hace caer la estructura completa del andamiaje de la corrupción, aunque todo apunta a que su actitud gallarda quede en poco más que un acto de valentía espartana. Hay algo de teatro clásico, de Fuenteovejuna, del Conde de Montecristo en el caso Bárcenas. La traición no parece de Bárcenas hacia su partido, sino todo lo contrario: la cúpula del PP le ha rechazado, le ha relegado a lo más profundo de la oscuridad de la celda. Hay algo de desagradecimiento del PP hacia Bárcenas, sus viejos amigos, que todo le dieron y a los que él todo dio, ahora le denuncian, le ignoran y le rebaten, como si él solito hubiera podido extorsionar a las grandes compañías adjudicatarias, casi todas ellas constructoras y de servicios públicos. Ahora ya sabe la esposa e hijos que clase de amigos tenía Luis Bárcenas en el PP y si realmente podían confiar en ellos.

Luis Bárcenas era un encargado, un empleado en la cúpula de Génova, sucesor de anteriores situaciones, al que se animaba incluso a abrir cuentas a su nombre por todo el mundo, donde escamotear las ingentes cantidades de dinero amasado, cantidades que han estado posiblemente funcionando como verdaderos fondos reservados: desde la financiación ilegal de campañas hasta la corrupción de políticos extranjeros de bajo pelo.

A Bárcenas se le ha filmado y seguido en la propia cárcel, incluso con cámaras que luego han aparecido por papeleras en la prisión. A alguien le han pagado para eso. Y el asalto a su domicilio de esa especie de mercenario, Enrique Olivares García, buscado por la Interpol, parece más bien un aviso dirigido a que Luis Bárcenas mantenga “el pico cerrado” quer a buscar papeles o pendrives. Ha sido una amenaza directa contra la parte más débil del imputado, su propia familia, a la que se ha hecho un inmenso e irreparable daño y que debe estar destrozada en estos momentos con toda la situación. Un acto puro de Mafia.

El hijo de Bárcenas, cuyo nombre no quiero saber, se ha portado como todo un hombre, ha defendido a su casa y a su madre y ha sabido reducir al agresor, por lo que debe merece nuestro respeto. No podrá con toda seguridad devolver el honor a la familia, pero ha estado más que a la altura de lo que se puede pedir a un hijo. A la familia de Bárcenas, su esposa y sus dos hijos, les queda aún un largo y tortuoso calvario que, con toda seguridad, su padre intentará manejar con sabio reposo desde el silencio de su celda.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios