www.elmundofinanciero.com

ACUSA A BANKIA DE DOLO OMISIVO Y ORDENA DEVOLVER EL DINERO A LOS CLIENTES

Un juez afea a Caja Madrid porque no informara de la rebaja de su rating

Una buena parte de los estafados por Bankia eran pequeños ahorradores y jubilados.
Una buena parte de los estafados por Bankia eran pequeños ahorradores y jubilados.

• Considera “mala práctica bancaria” no informar de la rebaja del rating cuando la comercialización de las preferentes se basaba en su solvencia

martes 21 de octubre de 2014, 14:31h
El pasado 11 de marzo el juzgado de instrucción nº 3 de Leganés anuló la compra/venta de unas acciones preferentes de Bankia comercializadas como si fueran depósitos de renta fija. Las preferentes se adquirieron en 1999, se renovaron en 2004 y se volvieron a renovar el 26 de mayo de 2009. Poco después, el 15 de junio de 2009, Moody´s rebaja el rating de Caja Madrid sin que la entidad comunicara esta circunstancia que –según la sentencia- “se repunta muy trascendente”. Anula la compra/venta de unas preferentes a un matrimonio octogenario que creía estar suscribiendo un depósito a plazo fijo. Acusa a Bankia de “dolo omisivo” y ordena devolver 36.000€ a los clientes.


El magistrado concluye que “no se cumplió con las buenas prácticas bancarias y/o financieras” ya que el producto se basaba en la solvencia y la nueva calificación afectaba sustancialmente a la solvencia de la entidad. “Desgraciadamente los casos de malas prácticas son más habituales de lo que parece; los perjudicados son los clientes sin cultura financiera, pero también las propias entidades que incurren en riesgo reputacional y merma de confianza, su principal activo”, señala Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí.

Además, el juez declara nula la compra/venta de las preferentes por haber un vicio esencial en el consentimiento. “Hubo un error relevante y excusable”. El juez no considera probado que la entidad cumpliera con su “deber de informar y de lealtad” ofreciendo información imparcial, clara, suficiente y no engañosa. Más bien considera que la entidad no informó del riesgo de absorción de pérdidas, de perpetuidad, de orden de prelación, de mercado y de liquidez que tenían productos “muy complejos” e hibridos como son las acciones preferentes. Así que considera nula la compra/venta, acusa a Bankia de “dolo omisivo” y ordena devolver a los clientes los 36.000 euros.

La sentencia también considera que “difícilmente” los clientes pudieron comprender esos riesgos habida cuenta de su edad, su formación, su cultura financiera y su historial de ahorro. Se trata de un matrimonio de 83 y 72 años de edad. Él tiene estudios primarios y trabajó de almacenero. Ella es ama de casa. Siempre invirtieron en productos sin riesgo. Llevaban 40 años siendo clientes de Caja Madrid y 10 años en la sucursal que les ‘colocó’ las preferentes. “Sin conocimientos expertos en el mercado, el cliente no puede saber qué información concreta ha de demandar al profesional”, apunta la sentencia. “Desgraciadamente, se trata de un caso claro de abuso de confianza”, concluye Navas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios