www.elmundofinanciero.com

POTENCIANDO LA CULTURA DE DEFENSA EN LA SOCIEDAD

Las Fuerzas Armadas celebran los diez años de reserva voluntaria

· La reserva voluntaria contribuye a fortalecer los necesarios vínculos entre la Sociedad civil y las Fuerzas Armadas

domingo 21 de junio de 2015, 21:58h
El Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) ha acogido el I Seminario de Reservistas Voluntarios, en el que se han analizado los 10 años de este cuerpo en las Fuerzas Armadas españolas. Durante la jornada, que se celebró ayer con la asistencia de más de 300 reservistas voluntarios de todo el territorio nacional, se ha mostrado el punto de partida de la reserva voluntaria en España, cuyo modelo, claramente ineficiente, se enfrenta a una revisión total tras la creación de una subcomisión que lo estudie dentro de la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados.



La subsecretaria de Defensa Irene Domínguez – Alcahud inauguró el seminario, junto al general de brigada, director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), Miguel Ángel Ballesteros. Con unos 4.500 reservistas voluntarios hoy en día, de una media de edad de 46 años, y 7.500 activaciones desde su creación, según la subsecretaria “en los últimos años la situación de la reserva voluntaria no ha sido la deseable por todos debido a la reducción de recursos por la crisis económica, lo que ha generado menos posibilidades de activación y una disminución de las plazas”, no obstante, Domínguez – Alcahud ha señalado que en 2015 se ha producido un incremento del 50% de las plazas y “la situación comienza a revertir”. En este “camino que queda por recorrer” la subsecretaria ha subrayado que es necesario el “compromiso” tanto de las empresas como de las instituciones públicas.

4.463 reservistas voluntarios, y bajando

La primera ponencia ha corrido a cargo del capitán de fragata Enrique Segura, de la Dirección General de Personal (DIGENPER) que ha explicado el planeamiento de personal reservista voluntario y planes de activación así como la formación continuada de los reservistas voluntarios de Cuerpos Comunes. Las cifras aportadas por el capitán de fragata Segura son, que a fecha 31 de mayo, hay 4.463 ciudadanos reservistas voluntarios, de los cuales, 2.503 son del Ejército de Tierra, 893 de la Armada, 590 del Ejército del Aire y 477 de Cuerpos Comunes. Para este año se ha autorizado un máximo de 150 nuevas incorporaciones. Los reservistas voluntarios se pueden activar a través de la prestación de servicio o de la formación continuada, para lo que cada ejército o autoridad decide lo que va a gastar y propone el plan en función de esta previsión. Así pues, en 2014 se activaron en prestación de servicio 261 reservistas y, en formación continuada, 103.

A continuación el comandante del Ejército de Tierra José Luis Fernández, destinado en la Subdirección General de Reclutamiento y Orientación Laboral, trató el tema de los procesos de selección comentando algunas generalidades de los mismos, como su carácter anual, desarrollándose en el segundo semestre, que las vacantes se ofertan en función de las necesidades de los ejércitos, la Armada y la Unidad Militar de Emergencias y la existencia de una comisión permanente de selección, constituida para el desarrollo y la calificación del concurso. En 2014 se ofertaron y cubrieron 33 plazas en el Ejército de Tierra, 20 en la Armada, 22 en el Ejército del Aire y 25 para Cuerpos Comunes (la formación de éstos va rotando cada año, correspondiendo la actual a Tierra).

Para finalizar esta primera parte el coronel el Ejército de Tierra, delegado de Defensa en Castilla y León, Tomás Alonso Marcos, habló sobre la labor de las subdelegaciones de Defensa en la gestión de los reservistas voluntarios, haciendo especial hincapié en que entre éstas y los reservistas se crea un vínculo, ya que las primeras gestionan las ampliaciones de compromiso, las notificaciones e indican a los segundos las posibilidades que tienen de activación. Este vínculo se fortalece fomentando la difusión de la Cultura de Defensa y los lazos de hermandad con los reservistas voluntarios de su entorno través de visitas a otras unidades, actos militares y otras actividades como conferencias o carreras cívico militares. Según el coronel Alonso, “hay que revisar el actual modelo y publicar una Orden Ministerial que desarrolle el Real Decreto 383/2011″.

Por otro lado, preguntados por la presencia de reservistas voluntarios de Cuerpos Comunes en misiones internacionales, los ponentes han destacado que desde 2012, año en el que se se produjo la primera activación en la misión Libre Hidalgo de Líbano, han sido 15 los reservistas voluntarios en misiones, casi todos en esta operación, excepto dos de ellos, que han participado en la Operación Atalanta. Para el próximo relevo en Irak está previsto mandar personal reservista voluntario al hospital Role 2 de la misión Inherent Resolve.

Disminución de plazas y activaciones

En el siguiente panel se ha realizado un análisis de los 10 años de Reserva Voluntaria en los ejércitos, la Armada y la UME. Así pues, el teniente coronel del Ejército de Tierra Ángel José de Apellaniz ha proporcionado algunos datos: hasta la fecha, se han realizado 12 convocatorias para reservistas voluntarios y 14 incorporaciones, pero han tenido lugar 1.650 bajas. “En el Ejército de Tierra siempre hemos intentado que se activasen todos los reservistas todos los años”, ha señalado de Apellaniz, aunque ha habido años, como 2010, en el que se anularon las activaciones del segundo trimestre a causa de la crisis económica o 2012 cuando no se ofertó ninguna plaza. Por lo tanto, las plazas se han cubierto al 100% desde 2011 pero los ascensos han bajado a partir de 2012, debido al escaso número de activaciones, pasando de 125 en 2013 a la mitad en la actualidad.

Seguidamente, el capitán de navío Ramón María Torralbo ha destacado que el mayor porcentaje de reservistas voluntarios de la Armada es personal que se ocupa de labores de vigilancia y seguridad, seguido de mantenimiento. Según el capitán de navío, se cuenta con escasos recursos y restringidas activaciones y, como consecuencia, se produce un limitado impacto en las actividades de las unidades, a pesar del marcado interés de los reservistas voluntarios a ser activados. Según Torralbo, para optimizar recursos y maximizar resultados, la duración mínima del período de activación debe ser de un mes.

En estas ideas ha incidido el comandante del Ejército del Aire Moisés Llorente, para el que un “presupuesto descendente condiciona las activaciones y en los últimos años se está notando demasiado, ya que ha habido una gran disminución de plazas convocadas y asignadas”. “Los reservistas voluntarios son un recurso humano muy útil”, ha destacado el comandante, “pero deben estar activados en el momento oportuno y en el lugar adecuado”.

Por último, el teniente coronel Juan Saldaña de la Unidad Militar de Emergencias ha subrayado la necesidad de “implementar el sistema para la dirección y gestión de los reservistas voluntarios en las Fuerzas Armadas”.

Asociaciones de reservistas: el cauce

Tras ello, ha llegado el turno de las asociaciones de reservistas voluntarios, con la participación de Santiago Carrasco, sargento primero reservista y presidente de la Asociación de Reservistas Españoles (ARES) y su homólogo de la Federación de Organizaciones de Reservistas de España (FORE), el alférez reservista Luis Placencia. Según Carrasco, “el reservista no es un civil como los demás”, ya que tiene derechos y deberes de carácter militar. Figura regulada por la Ley de la Carrera Militar y el Reglamento de la Reserva, que contemplan una especial relación con la Administración militar por parte del reservista voluntario, así como fines específicos de carácter militar: relaciones con las Fuerzas Armadas y colaboración en actividades de carácter militar, fomentar la Cultura de Seguridad y Defensa y la realización del juramento a la Bandera. Según Carrasco, “las asociaciones de reservistas son el principal cauce de relación entre el reservista voluntario y la unidad cuando esté en situación de disponible”.

Para el presidente de FORE las funciones básicas del modelo actual de reserva son la difusión de la Cultura de Defensa, la aportación de conocimientos de la vida civil, así como proporcionar un complemento para las movilizaciones y conflictos. Señala Placencia que se producen “contradicciones”, como que un reservista voluntario “pueda tener mando en política en el Ministerio de Defensa pero no mandar una compañía”. Asimismo, en su opinión, “en el Ejército de Tierra se produce un cierto rechazo al modelo de la reserva voluntaria”. Para el alférez “hay que incidir en la consideración militar del reservista”, porque “cuando una persona se incorpora a una unidad, es militar al 100%”. “Lo importante es que haya una voluntad política de desarrollo de la reserva voluntaria”, ha concluido.

25.000 reservistas, la cifra deseable

La última conferencia de este I Seminario de Reservistas Voluntarios ha sido impartida por el diputado el Partido Popular, miembro de la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados y reservista voluntario, Vicente Ferrer. Para él, los ciudadanos perciben la Historia como una foto fija, aunque esto no es así, por lo tanto, según el diputado, “los españoles nos veremos envueltos en un conflicto en el que estará en juego nuestro sistema, porque durante 5.000 años esto siempre ha pasado y no existe ninguna razón para que no vuelva a pasar”. No obstante, “no estamos preparados” para ello, “porque será consecuencia de algún vaivén de la Historia y nos sorprenderá, ya que la sociedad no quiere verlo” y “no sabemos de que tipo será” esa guerra.

“Nuestras Fuerzas Armadas”, ha señalado el diputado, “deben ser capaces de parar el primer golpe y ofrecernos ese tiempo fundamental para que el país sea capaz de evaluar la situación, sus necesidades y qué hace falta para poner a la nación en estado de guerra”. ¿Qué modelo de Fuerzas Armadas puede proporcionar este tiempo?, se pregunta Ferrer. Básicamente dos sistemas, el ejército de servicio militar obligatorio o un ejército profesional como el que tenemos ahora, que cuenta con “más adiestramiento, más motivación y una disponibilidad inmediata”, pero también con problemas como la “desconexión entre la sociedad y la Defensa” y que, “por definición, es pequeño”, lo que se suple con “una potente reserva”. “El modelo de ejército profesional tiene dos componentes”, ha señalado Ferrer, “el regular y el de reserva; si no tiene reserva, no es un ejército profesional”. En la actualidad en nuestro país hay “120.000 militares y la tendencia es a la baja, sin reservas de ningún tipo”. España es capaz de “poner en línea en un tiempo razonable 15.000 militares”. Para el diputado, la realidad de la Reserva Voluntaria es que “somos escasamente 4.000, carecemos de adiestramiento, estamos desmoralizados como consecuencia de la falta de activaciones y hemos llegado a la conclusión de que el sistema es tan malo que ni siquiera aprovecha nuestras capacidades civiles”. Asimismo, sería fundamental que las empresas no pusieran problemas a sus reservistas y que cambie la mentalidad concebir la reserva voluntaria como no necesaria. “Este país no debería disponer de menos de 25.000 reservistas, con un razonable adiestramiento”, ha concluido Ferrer, “es la gran revolución pendiente para el modelo de las Fuerzas Armadas”.

A continuación, el general Ballesteros ha hecho un repaso por las conclusiones del seminario y ha señalado que el problema es que “el sistema educativo ignora la Cultura de Defensa”. Por lo tanto, “las asociaciones de reservistas pueden desarrollar una labor muy importante de contribuir a la Cultura de Defensa”. “Hay que hacer un buen sistema de selección de reservistas voluntarios”, ha subrayado el director del IEEE, “para que la empleabilidad sea mayor y más eficiente. “El reservista voluntario contribuye a unas mejores Fuerzas Armadas”, ha finalizado.

Finalmente, el encargado de clausurar este seminario ha sido el teniente general Juan Antonio Carrasco Juan, Jefe del Estado Mayor Conjunto de la Defensa (JEMACON), que ha señalado que en la actualidad “estamos en un proceso de transformación”, así pues “el JEMAD habla de la necesidad de una reserva veraz”. En palabras del teniente general, “desde el EMAD vemos que estamos en un escenario cambiante y tenemos que poder conjugar los presupuestos con esta realidad”. “Necesitamos a los reservistas y necesitamos cambiar”, ha afirmado el JEMACON. “Ojalá esto se convierta en la realidad que queremos”.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios