www.elmundofinanciero.com

¿DÓNDE HEMOS FRACASADO?

Elogio de la desigualdad

· Por Bernardo Rabassa, Medalla al Mérito Cultural y Premio Ciudadano Europeo 2013

By Bernardo Rabassa
domingo 24 de enero de 2016, 09:19h
Bernardo Rabassa
Bernardo Rabassa
Según el chiste de Nieto en ABC , leen los refugiados bajo un puente, la noticia de que según el periódico el 30% de la población tiene igual riqueza que el resto, nosotros tenemos una caja vacía, ¿para que querrán los ricos 70 cajas vacías?. Es la lógica cartesiana aplicada en forma aplastante, a la formula de la desigualdad, que nace en la Revolución francesa: Libertad. Igualdad, Fraternidad, planteamientos roussonianos, del hombre bueno, la sociedad le pervierte, frente a las ideas de Hobbes “el hombre es un lobo para el hombre”, formula arreglada por Carlos Marx, creador del marxismo arreglaremos esta situación con la intervención del Estado, que repartirá igualdad y fraternidad, quitándosela a la Libertad creadora del Capital, fracasando en el S. XX tanto en Rusia como en Latinoamérica y Asia, pues se les olvidaba, que para repartir antes hay que crear riqueza, y no hay interés en crearla, cuando no se puede ahorrar o acumular, regímenes rusos , bolivarianos, castristas, populistas, han siempre fracasado y solo los Keynesianos, medio-marxistas han conseguido algo permitiendo en los países occidentales las acumulación de riquezas por el trabajo y el ahorro, a base de crear impuestos que aprietan pero no ahogan del todo la Libertad.



Solo en los USA donde han vencido las doctrinas libertarias de la escuela de Chicago de Milton Friedman se crea de verdad riqueza , mientras que en Europa la escuela Austriaca de Hayeck y Popper, ha tenido poca influencia en países todos ellos estatalistas y partidarios de la subvención, Finlandia esta dispuesta a quitar subvenciones, a base de dar un salario básico a todos los ciudadanos, como en España quiere Podemos. El problema es de donde sacaran tanto dinero para poder financiar, esta, en principio, loca aventura.

Respecto a la Desigualdad resultante de la creación de riqueza por una parte elitista de la población, la ha estudiado y puesto de moda el francés Thomas Piketty, que dice que los debates intelectuales y políticos sobre la distribución de la riqueza se han alimentado sobre todo de grandes prejuicios y de muy pocos datos. En ese campo de batalla han convergido ideas sobre la igualdad entre los ciudadanos, el derecho de las personas a ser retribuidas conforme a sus méritos. Es autor del libro publicado en 2013 Le Capital au XXIe siècle (El capital en el siglo XXI publicado por el Fondo de Cultura Económica en español3 y en inglés Capital in the Twenty-First Century publicado en 2014) en el que expone cómo se produce la concentración de la riqueza y su distribución durante los últimos 250 años. En el libro Piketty sostiene que cuando la tasa de acumulación de capital crece más rápido que la economía, entonces la desigualdad aumenta. El autor propone, para evitar lo que denomina un capitalismo patrimonial, los impuestos progresivos y un impuesto mundial sobre la riqueza con el fin de ayudar a resolver el problema actual del aumento de la desigualdad. Sus trabajos cuestionan de manera radical la hipótesis optimista del economista ruso Simon Kuznets quien establecía un vínculo directo entre el desarrollo económico y la redistribución de ingresos, resaltando la importancia de las instituciones políticas y fiscales en la instauración de impuestos e ingresos públicos y por tanto en la evolución económica histórica de la distribución de la riqueza.

A su socaire han salido rápidamente estudios para demostrar la desigualdad, cuando mi tesis es que yo no quiero ser igual que otro, ni nadie lo quiere tampoco, si no hay trabajo, esfuerzo y merito, tampoco debe haber recompensa. Y así se ha publicado en los más importantes medios que España es el país de la OCDE en el que más ha crecido la desigualdad desde el inicio de la crisis, tan solo por detrás de Chipre y superando hasta en catorce veces a Grecia, según el informe «Una economía al servicio del 1%» que ha publicado Oxfam Intermon.

La ONG asegura que la pobreza y la exclusión en España han aumentado «de manera alarmante» en los últimos años, con 13,4 millones de personas en riesgo de exclusión en el año 2014 (el 29,2 % de la población española). La distancia entre ricos y pobres ha crecido y en 2015 el 1 % de la población concentró tanta riqueza como el 80 % de los más desfavorecidos.«La fortuna de sólo veinte personas en España alcanza un total de 115.100 millones de euros», explica el informe. Esto equivale a la riqueza que concentra el 30% más pobre del país. En este sentido, España es el segundo país de la Unión Europea en el que más ha crecido la distancia entre rentas altas y bajas, sólo por detrás de Estonia, y entre 2007 y 2014 el salario medio español se desplomó un 22,2 %.

Además, según los datos de la OCDE, los hogares más desfavorecidos son los que han sufrido una mayor caída de los ingresos durante la crisis, y el salario de los más ricos es 18 veces superior al del 10% más pobre.

Naturalmente, no se trata de querer, que los pobres sean pobres, pero si que al haber aumentado la riqueza, por los ajustes del Gobierno Rajoy, se ha conseguido estabilizar la economía, y aumentar el PIB al 3.1 % para 2016, impensable después de la crisis que culmino Zapatero en 2011. Las personas que concentran la riqueza, no la guardan en casa debajo del ladrillo, sino que son las que invierten siempre con el deseo de ser todavía menos iguales, y estas personas en torno a Bancos y Fondos (Diez fondos extranjeros poseen 30.000 millones en nuestra Bolsa), son las que hacen crecer la economía y la inversión, basados en los recursos de todos, Krugman le ha tomado el relevo a Keynes, y lógicamente con Piketty, influyen para que haya más igualdad.

El problema es cuando todos somos igualmente pobres y a ello se llega pisoteando a los ricos o a los más adinerados, imponiendo mas tasas e impuestos, que finalmente pueden ahogar y matar, a la gallina de los huevos de oro, que es precisamente la desigualdad entre clases, como ha ocurrido en los USA con parte de la clase media que ha pasado a ser acaudalada, es decir que del 40% de más acaudalados, se ha pasado al 60% y eso es bueno para el país aunque como ya dije en un anterior artículo, las clases sociales son ahora diez, divididas entre los antiguos y los nuevos, como está pasando en España en el enfrentamiento entre PP, PSOE con Podemos y Ciudadanos, lo que supone una renovación social basada en la desigualdad, todo lo que se haga por rebajarnos a todos a pobres como en Venezuela, es el fracaso de la libertad y el triunfo del Populismo demagógico(véase Grecia y Portugal), y sus clases dirigentes se hacen ricas con dinero venezolano e iraní en Podemos, o con el dinero del Pueblo en la Rusia de la Nomenklatura, con dachas en el campo y veraneos en Crimea o bien los Familiares de Maduro implicados hasta en el narcotráfico. En España el problema es que debido a una deficiente ley electoral y de Partidos políticos, todos los que entran en los partidos lo hacen para ganar dinero, legitima o ilegítimamente, por eso hay tantos escándalos en las concesiones económicas que deciden las distintas administraciones. Eso es lo que hay que arreglar y no la desigualdad creadora y creativa. Que ganen dinero los mejores y los que tengan más merito.




¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios