www.elmundofinanciero.com

TAIWÁN, COMO UNA PIÑA ANTE EL TERREMOTO

El Año Nuevo Chino en Taiwán que nadie imaginó

El Año Nuevo Chino en Taiwán que nadie imaginó
Ampliar

· Por Joaquín Cañas (艾華國, Corresponsal en Taiwán)

By Joaquín Cañas (Corresponsal en Taiwán)
martes 09 de febrero de 2016, 09:05h
Han pasado tan solo dos días y aún es la conmoción y el shock causado por el seísmo los que imperan por todas partes en Taiwán. Entrar en el Año Nuevo Chino (del mono, en esta ocasión), en un año que augura trabajo y bendiciones, de esta manera, es algo que nadie imaginaba. Pues sí, imaginar la sacudida de un terremoto de 6.4 grados (Grado VII, Mercalli) a miles de kilómetros puede resultar entretenido, curioso, puede llegar a ser incluso inquietante cuando las consecuencias son graves, sin embargo, vivirlo en tus propias carnes es otra cosa, para muchos puede ser el ver como “de un día para otro la vida te ha cambiado”. Taiwán es un país que hasta cierto punto vive acostumbrado a los terremotos, aquí es normal sentir ligeros temblores, breves, de pocos segundos, esos que con suerte pasan inadvertidos en la madrugada. Pero a lo que nadie se acostumbra es a vivir más de 30 segundos de intenso zarandeo que dejan una treintena de muertos (por el momento), más de medio millar de heridos, cientos de familias rotas, cientos de personas a la espera, con el miedo y la incertidumbre por la desinformación, edificios derrumbados en Tainan (y otros que habrá que derrumbar por su ya inutilidad), y una desolación que perdurará en la mente y el corazón de la sociedad taiwanesa por muchos años.


En Taichung, región céntrica en Taiwán, igual que en Taipei o Kaohsiung o tantas otras zonas, también sentimos el seísmo. Sin embargo, afortunadamente no hubo desenlace fatídico. Eran las 3:57h de la madrugada y una gran sacudida, gradual, nos sacaba del sueño para recordarnos que existen cosas que uno desde luego no puede controlar.

Naturalmente, al encontrarte en una situación así, tan inesperada y excepcional, sinceramente no sabes cómo reaccionar. Llamadas por aquí, llamadas por allá ¿Todo bien por aquí, todo bien por allá? Y el problema es que uno nunca se acostumbra a semejante nivel de incertidumbre y agitación porque lo que ocurrió no fue normal, porque con el sueño aún reciente a penas sabías ni qué hora era, ni dónde estabas, ni qué hacer, ni la gravedad y alcance del seísmo, ni lo que aún podría ocurrir. Es más, aún me preguntó cómo pude conciliar el sueño sin considerar seriamente la posibilidad de abandonar aquel quinto piso… Nunca había experimentado semejante zarandeo. Yo fui un afortunado, pero otros no tuvieron tiempo ni para pensar.

Las puertas al Año Nuevo Chino –año caracterizado por el deseo de empezar un año lleno de fortuna, éxitos, prosperidad y salud- ya se han abierto y lo han hecho con muy mala fortuna. Ayer “celebrábamos” la cena de la noche previa al día de Año Nuevo, aquí muy conocida como “chuxi” (除夕), con el recuerdo de los sucesos, con el canal de noticias recordándonos lo mismo, y asistiendo perplejos al espectáculo (un tanto cínico) que a veces los medios presentan para hablar de los desafortunados y sus vidas, ya antes y después. La cena no fue la misma de siempre. Celebrando eso sí, cada historia con final feliz.

Sin embargo, ni siquiera el tradicional “hongbao” (紅包), sobre rojo con dinero, típico regalo que se hace en las fechas, fue suficiente para normalizar las cosas. Porque nada fue normal.

En estos días más que nunca Taiwán es una “piña”, más que nunca todas las sociedades se unen para celebrar el festival más importante del año durante nueve días, ya son 4.714 años de tradición, pero este Año no será un año más, ojalá verdaderamente el año que ahora empieza en la sociedad china augure buenos, auténticos y prósperos sucesos para todos.
El Año Nuevo Chino en Taiwán que nadie imaginó
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios