www.elmundofinanciero.com

ELECCIONES Y BRASIL

La encrucijada

La encrucijada
Ampliar

· Por Violeta Yangüela ([email protected])

By Violeta Yangüela
domingo 16 de septiembre de 2018, 08:31h

El sistema democrático se fundamenta en la independencia de los tres poderes del Estado. El poder ejecutivo, el poder judicial y el poder legislativo y la condición necesaria es la obligatoriedad de realizar elecciones para que los ciudadanos elijan a sus favoritos. Normas y reglas se imponen en el proceso democrático y parecería que estas normas y estas reglas están en un debate y el mejor botón es el actual proceso eleccionario de Brasil.

El ex presidente Lula da Silva quiere volver a participar en estas próximas elecciones como candidato de su partido para ser presidente de Brasil.

Y llegó la encrucijada.

El ex presidente Lula da Silva guarda prisión condenado a 12 años de cárcel por corrupción y de acuerdo con la ley electoral no se permite la participación de los condenados en segunda instancia. Por supuesto Lula proclama su inocencia.

El Tribunal Supremo Electoral ha emitido una sentencia en la que rechaza la candidatura de Lula y también determinó que no debe aparecer en las campañas de televisión y radio de su partido hasta que la boleta electoral no sea cambiada.

Dice uno de los jueces del Tribunal electoral que “lo que está en juego aquí es la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley y la Constitución”.

Mientras, el comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas exige al Estado brasileño todas las medidas necesarias para asegurar que Lula ejerza todos los derechos políticos mientras esté en prisión como candidato a las elecciones presidenciales y además que tenga acceso adecuado a la prensa.

La respuesta de Lula es que Brasil es signatario de pactos internacionales e incorporó los protocolos del comité de la ONU por lo que la decisión de ese organismo es de obligado cumplimiento.

Lula presentará recursos ante la Suprema Corte de Brasil y ante las Naciones Unidas con el objetivo de lograr todas las medidas jurídicas para garantizar el registro de su candidatura y dejar sin efectos las decisiones de la Junta Electoral.

Se supone que la decisión del Tribunal Supremo Electoral es una decisión legítima fundamentada en la ley “Ficha Limpia”, impulsada por Lula da Silva, que impide que cualquier persona con un proceso judicial abierto pueda aspirar a algún cargo de elección popular, así como impide a que los condenados por organismos en segunda instancia sean candidatos.

Ya lo decía Simón Bolívar ¿”podremos poner las leyes por encima de los líderes y los principios por encima de los hombres”?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios