PANDEMIA GLOBAL

Estado de alarma en España

Estado de alarma en España
Ampliar

· Por Sara López Martos, Experta en Organización de Eventos Institucionales, Congresos y Presentaciones Corporativas

jueves 19 de marzo de 2020, 17:12h
Me dispongo a escribir estas líneas en un día gris, lluvioso y con viento, las calles están desiertas y ni siquiera se oye el ruido de motores de coches, salvo algunas sirenas lejanas. Todo este escenario me traslada inevitablemente a la ciudad sombría y monótona de Omán en la que es considerada una de las obras maestras de Albert Camus, La Peste. El pasado 14 de marzo compareció el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para hacernos saber lo que todos nos temíamos, la declaración del Estado de alarma para todo el territorio español. Hoy me gustaría dedicar mi artículo a explicar los efectos legales de esta declaración.

No es la primera vez que el Gobierno recurre a la protección excepcional contemplada en el artículo 116 de nuestra Carta Magna. La primera vez fue el 4 de diciembre de 2010 frente a la huelga de controladores aéreos. En esta ocasión el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero militarizó las torres de control. La protección excepcional del Estado viene regulada por tres figuras contempladas en el artículo 116 de la Constitución Española: el Estado de alarma, excepción y sitio. Nuestro texto constitucional optó por establecer una gradación que iba de menor a mayor grado de protección y por tanto de limitación de las libertades en circunstancias extraordinarias.

De este modo, el Estado de alarma descrito en el artículo 116.2 establece que debe de ser decretado por el Gobierno vía Real Decreto 463/2020 acordado en el Consejo de Ministros. Su duración es de 15 días con la posibilidad de ampliarlo si las circunstancias por las cuales se declaró dicho Estado persisten. Dicha ampliación deberá ser aprobada previamente por el Congreso de los Diputados. Del mismo modo, el RD también debe indicar el ámbito territorial de aplicación del mismo. En nuestro caso, teniendo en cuenta que nos enfrentamos a una emergencia sanitaria, “la declaración de Estado de Alarma afecta a todo el territorio español”, tal y como declaró en la rueda de prensa Pedro Sánchez.

El RD establece que con el fin de poder atajar la propagación del covid-19, la autoridad competente en todo el territorio español es el Gobierno de España y bajo la dirección de la Presidencia del Gobierno estará la Ministra de Defensa, el Ministro de Interior, el Ministro de Transportes y el Ministro de Sanidad. Del mismo modo las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado y los cuerpos policiales de las Comunidades Autónomas y de Corporaciones Locales quedarán bajo las órdenes directas del Ministerio del Interior. Teniendo en cuenta estas medidas, son muchos los que ven este conjunto de decisiones como una restricción y pérdida de competencias de las Comunidades Autónomas lo que ha levantado cierto malestar en algunos presidentes autonómicos. ¿Realmente se puede hablar de pérdida de competencias?

Según declaraciones del Presidente del Gobierno “las Comunidades Autónomas no perderán sus competencias de la actuación vigente siempre en el marco de órdenes directas de la autoridad competente” Para reafirmar estas decisiones de carácter excepcional Pedro Sánchez ha recalcado durante su rueda de prensa que “no hay colores políticos, no hay ideologías, no hay territorios, nuestros ciudadanos son lo primero” El Presidente del Ejecutivo ha afirmado que todas las medidas tomadas se fundamentan en tres principios de actuación entre los diferentes instituciones y corporaciones: la coordinación, la cooperación y la colaboración siempre con el objetivo prioritario de “proteger a los españoles y ganar al virus”

Así mismo, frente a la afirmación de limitación de las competencias de las Comunidades Autónomas lo cierto es que nuestra Norma Suprema establece toda una serie de mecanismos de control y equilibrio de poderes para asegurar el correcto funcionamiento de las instituciones y la protección de los derechos y libertades fundamentales detallados en su Título I. Me gustaría detallar a continuación algunos de los mecanismos en torno a la figura del Decreto Ley, una fuente de derecho que atribuye al Gobierno la posibilidad de dictar normas con rango de ley en sustitución de las Cortes Generales siempre “en caso de extraordinaria y urgente necesidad” tal y como establece el artículo 86.1 de la CE.

Teniendo en cuenta esta potestad del Gobierno en circunstancias excepcionales se puede afirmar que el Gobierno puede a través de este instrumento legislativo, regular materias en las que las Comunidades Autónomas tengan competencias. Ahora bien, debe de tratarse de materias en las que incida una competencia legislativa del Estado y por ende que no sea una competencia exclusiva de las CCAA. Aquí tenemos uno de esos mecanismos de control para evitar lo que muchos han afirmado que es la sustracción de competencias a las CCAA. Del mismo modo, es importante señalar que un Decreto Ley no podrá alterar los Estatutos de Autonomía de las CCAA.

Frente a la pregunta de si el Estado puede suprimir las libertades de los españoles, me gustaría remitirme al artículo 53 de nuestra Norma de normas que establece que “los derechos y libertades reconocidos en el Capítulo Segundo del presente Título vinculan a todos los poderes públicos. Solo por ley, que en todo caso deberá respetar su contenido esencial, podrá regularse el ejercicio de tales derechos y libertades”. Si analizamos las medidas contenidas en el RD 463/2020 y las que sin duda continuarán apareciendo, yo personalmente las interpreto más como una forma de regulación del ejercicio de esas libertades y no tanto como una restricción de las mismas por parte del Gobierno.

El ejercicio de esos derechos y libertades debe regularse por ley y me gustaría enfatizar el hecho que el Decreto Ley es una norma con rango de ley emitido por el Gobierno haciendo uso de su potestad legislativa otorgada por la CE. Del mismo modo, el Decreto Ley tiene validez temporal de 30 días a partir del cual el Decreto deberá someterse a debate y votación del Congreso de los Diputados. Así mismo, si se desea ampliar el plazo del Estado de Alarma se deberá contar con la aprobación previa del Congreso de los Diputados, tal y como he indicado unas líneas más arriba. Como se puede comprobar, la Constitución tiene contemplados un sistema de control a la potestad legislativa del Estado con el objetivo de evitar que el Gobierno sobrepase sus competencias.

Me gustaría remitirme a otro artículo de la Norma Suprema, el 161, 1ª) donde se afirma que el Tribunal Constitucional tiene competencia en materia del recurso de inconstitucionalidad contra leyes y disposiciones normativas con fuerza de ley como puede ser en nuestro caso el Decreto Ley y dicha competencia se extiende a todo el territorio español. Así pues, en caso de duda se da la opción de interponer un recurso de inconstitucionalidad por las medidas aprobadas por el Gobierno. Como podéis comprobar la Constitución del 78 ha desarrollado toda una serie de instrumentos para garantizar en todo momento las esferas de poder.

En su obra de La Peste, Albert Camus afirmaba que “para conocer mejor una ciudad hay que averiguar cómo se trabaja en ella, cómo se ama y cómo se muere”. Al igual que los habitantes de Omán, la pandemia del covid-19 nos ha pillado a todos por sorpresa. Quizás estábamos demasiado centrados en nuestro trabajo con un ritmo de vida frenético y rutinario, a la espera de que llegaran las próximas vacaciones para descansar y desconectar. En plena crisis sanitaria y en medio del pico de contagiados tendremos la oportunidad de comprobar la naturaleza del ser humano. La cuestión es: ¿qué pesará más el bien o el mal?

En la ciudad de Omán al final acaba triunfando el sentimiento de fraternidad y a juzgar por los ejemplos compartidos por los españoles de momento gana el bien. Hemos visto cómo los jóvenes se prestan voluntarios para hacer las compras a los vecinos mayores de su edificio, cómo el mundo de la cultura también ofrece conciertos gratuitos por internet, cómo la mayoría de españoles se ha encerrado en sus hogares para frenar el pico de infectados. Así mismo, los españoles han compartido en redes cómo dedican el tiempo de cuarentena haciendo uso del buen humor. La población española en general ha mostrado su apoyo masivo al personal sanitario y técnicos sanitarios, a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado así como a los trabajadores de tiendas y establecimientos que permanecen abiertos. De momento parece que los españoles estamos comprometidos con la lucha contra el covid-19 y estoy segura de que #juntosloconseguiremos y mientras tanto, #YoMeQuedoEnCasa.

Este virus los paramos juntos

Yo me quedo en casa

(Sara López Martos es Licenciada en Economía por la Universidad de Barcelona (UB) y Bridgewater College, Virginia (EEUU), Master en Protocolo, Organización de Eventos y Gestión de Congresos y asesora Experta en Organización de Eventos Institucionales, Congresos y Presentaciones Corporativas)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios