www.elmundofinanciero.com

REUNION BCE DEL BANCO CENTRAL

Mensaje ´hawkish´ no está en las cartas del BCE aunque se debata la reducción de PEPP

Bonos europeos advierten señales de posible reducción de estímulo monetario
Ampliar
Bonos europeos advierten señales de posible reducción de estímulo monetario

  • El hecho de que la inflación europea alcance ya los máximos de una década también alimenta expectativas de ajuste de las medidas de emergencia por parte del BCE

martes 07 de septiembre de 2021, 17:26h
El Banco Central Europeo da a conocer su próxima decisión de política monetaria el 9 de septiembre, y toda la atención está puesta sobre el Programa de Compras de Emergencia por la Pandemia (PEPP) y la guía general sobre la expansión cuantitativa del banco. El entorno actual plantea desafíos diversos a la ruta de política monetaria, con riesgos tanto al alza como a la baja para los activos europeos y las condiciones de financiamiento en la región. Un coro de “halcones” del BCE ha insistido recientemente en la necesidad de reducir los estímulos a medida que la zona euro sale de la fase de crisis pandémica, lo que ha llevado a los inversores a posicionarse ante un potencial inicio del “tapering” del programa PEPP. El hecho de que la inflación europea alcance ya los máximos de una década también alimenta expectativas de ajuste de las medidas de emergencia por parte del BCE, soportado por la sólida recuperación económica en el segundo trimestre del año. La fecha límite de PEPP está fijada en marzo de 2022 y para el banco sería conveniente reducir las compras gradualmente y no de un solo golpe. Actualmente se desembolsan unos €80 mil millones cada mes bajo este programa, unas cuatro veces más que bajo el esquema tradicional de expansión cuantitativa, APP. La reunión de esta semana deberá entregar mayores pistas sobre la estrategia a seguir en materia de compras de activos.
Teniendo en cuenta la reputación moderada del BCE, la posibilidad de que el evento transmita un mensaje de ajuste agresivo es muy baja. Después de revisar su orientación prospectiva sobre los tipos de interés en el encuentro de julio con requisitos de inflación más estrictos, el panorama actual de riesgos no justifica que el BCE dé un paso atrás en su postura ampliamente acomodaticia. Bajo la nueva guía, el banco pretende alcanzar el objetivo del 2% de inflación “mucho antes del final del horizonte de proyecciones” y mantenerlo sostenidamente alrededor de esa marca en lo adelante. Si bien la inflación general europea se ubica en 3%, los formuladores de política señalan que los factores inflacionarios actuales son de naturaleza transitoria y no conducirán a la meta en los próximos dos años. El gobernador del banco francés, Francois Villeroy de Galhau indicó que, a diferencia de Estados Unidos, en Europa no hay riesgo de sobrecalentamiento a medio plazo; mientras que su homólogo griego, Yannis Stournaras, recomendó “no leer demasiado” en el reciente aumento de la inflación. Un representante más moderado, el holandés Klaas Knot, señaló la “perspectiva creíble” de que entre el 10% y el 20% del aumento transitorio de los precios se traducirá en incrementos salariales, aunque esta visión no es muy popular dentro del comité. Aun reconociendo los riesgos alcistas a la inflación que presenta el entorno actual, la huella inflacionaria estructuralmente baja en Europa justifica un camino hacia la normalización monetaria prolongado.

Con estos antecedentes en mente, la discusión del BCE deberá centrarse en qué hacer con los instrumentos adaptados específicamente para la pandemia a medida que la Eurozona abandona la fase de crisis. Algunos miembros del BCE destacaron que, si bien la flexibilidad incorporada en el PEPP estaba destinada a abordar los desequilibrios apremiantes causados ​​por la pandemia, difícilmente podrá resolver los problemas de inflación a largo plazo. La clave entonces está en cómo el BCE evalúa actualmente las condiciones de financiamiento en el área y si la emergencia pandémica quedó atrás o no. La respuesta a esas preguntas es bastante relativa. El panorama ha mejorado considerablemente en comparación con el primer trimestre del año, cuando la zona euro se enfrentaba a una ola de contagios y fuertes medidas de cierre. Desde entonces, la vacunación masiva y el apoyo monetario "significativamente más alto" han mejorado la situación. Sin embargo, los riesgos latentes asociados al virus hacen muy difícil la decisión. La pérdida de eficacia de la vacuna en el tiempo y la posible aparición de cepas más resistentes plantean riesgos económicos elevados. En balance, la decisión sobre la ruta de PEPP en este momento no es trivial, ya que una reducción muy temprana podría endurecer los costos de endeudamiento de manera insostenible. Iniciar el tapering de la expansión cuantitativa antes que la propia Reserva Federal de los EE.UU. también podría lanzar el mensaje equivocado al mercado y mellar la credibilidad del BCE.

En el caso de que el emisor señale el inicio del tapering de PEPP en la reunión de esta semana, el banco no querrá debilitar su guía de política monetaria a medio plazo. Esto significa que cualquier decisión potencial sobre PEPP necesariamente será contrapesada con una comunicación firme, asegurando a los mercados del compromiso de mantener amplios estímulos en busca del objetivo inflacionario. El mensaje podría presentarse desvinculando la trayectoria de las compras de la de los tipos de interés. Actualmente, el BCE se compromete a subir las tasas de interés inmediatamente después de finalizar la expansión de su hoja de balance, generando expectativas de que tras el tapering de PEPP la subida de los tipos puede estar más cerca de lo esperado. Esta iniciativa fue recientemente adoptada por la Fed en su presentación de Jackson Hole y las actas del BCE en julio reflejan que también ahí fue debatida. El banco también querrá mantener cierta opcionalidad en su caja de herramientas, lo que podría materializarse en un incremento de las compras de APP o en una extensión de la duración de PEPP. En nuestra visión, el BCE deberá adherirse a su discurso ´dovish´ habitual, incluso si opta por iniciar la reducción de sus compras de PEPP según lo esperado. En balance, esto debería limitar las apuestas alcistas del euro a raíz del evento.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios