www.elmundofinanciero.com

ALTO RIESGO DE VOLATILIDAD EN LOS MERCADOS

Débil recuperación de la economía mundial

La economía global se sigue recuperando pero tiene un difícil camino por delante y la mayor parte de las instituciones y economistas no esperan un repunte significativo en el crecimiento del PIB a corto plazo

jueves 01 de enero de 2015, 11:32h
Débil recuperación de la economía mundial
WASHINGTON.- (Xinhua) -- 2014 ha sido un año intenso. La economía global ha experimentado el vacilante crecimiento en la eurozona, la caída de los precios del petróleo y las señales de tensión geopolítica que han planteado desafíos imprevistos para la recuperación global. Al mirar atrás, los economistas previeron a principios de año un despegue lento y limpio. Sin embargo, los datos del primer semestre indicaron que el despegue fue inseguro. En octubre, el Fondo Monetario Internacional (FMI) calificó la recuperación de "decepcionante", siendo frágil, escabrosa y acosada por los riesgos.

CONTINUA LA RECUPERACION DESIGUAL

En sus Perspectivas de la Economía Mundial de octubre, el FMI señaló que la recuperación mundial había tomado un ritmo más lento de lo previsto en los últimos años. Al citar las amenazas legadas por la crisis financiera y la inferior tasa de crecimiento potencial a medio plazo, la entidad financiera rebajó la previsión del crecimiento global al 3,3 por ciento en 2014 y al 3,8 por ciento para 2015.

No obstante, China y Estados Unidos destacaron en la deslustrada economía mundial, protagonizando la mayor cuota del crecimiento global.

Según el viceministro chino de Finanzas, Zhu Guangyao, la contribución de China al recién incrementado Producto Interno Bruto (PIB) mundial será del 27,8 por ciento en 2014, mientras que la de Estados Unidos será del 15,3 por ciento, basadas en cálculos del FMI.

El crecimiento de China, por encima del 7 por ciento este año, ha dado un considerable ímpetu a la demanda agregada global, señaló Uri Dadush, miembro de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional y exfuncionario del Banco Mundial (BM). El FMI pronosticó que el crecimiento de China se ralentizaría hasta un 7,4 por ciento este año y al 7,1 por ciento en 2015.

Nathan Sheets, subsecretario de Asuntos Internacionales del Tesoro estadounidense, predijo que la economía china mantendrá un crecimiento moderado en los próximos años, en vista de su reequilibrio desde las exportaciones e inversiones hacia el consumo privado y la demanda doméstica.

La economía de Estados Unidos es un punto destacable entre las economías avanzadas en 2014, con la continua mejora del mercado laboral. Hasta noviembre, el país ha añadido más empleos en 2014 que en cualquier año desde finales de la década de los 90.

El consumo personal se mantiene fuerte y la expectativa de inflación estable. En vista del buen comportamiento, la Reserva Federal (FED) concluyó el programa de compra de activos en octubre, un paso más hacia la normalización de la política monetaria.

El FMI espera que EEUU crezca un 2,2 por ciento en 2014 y un 3,1 por ciento en 2015.

Dadush indicó que muchos factores impulsarán la economía global en 2015, incluyendo el rápido crecimiento en una gran parte del mundo en vías de desarrollo, como China, la India e Indonesia, la recuperación en Estados Unidos y Reino Unido, la relajación de las políticas monetarias, unos recortes menores en los gastos gubernamentales y la caída de los precios del petróleo. "Estos motores son lo suficientemente potentes para garantizar que nos mantengamos lejos de otra recesión global", subrayó Dadush.

LAS INCERTIDUMBRES QUE QUEDAN POR ADELANTE

Aunque la economía mundial continuará recuperándose el año próximo, existen obstáculos en el camino. Según el FMI, las amenazas a la frágil recuperación mundial provienen de varias fuentes: las tensiones geopolíticas crecientes, los choques procedentes de los mercados financieros, y las decepciones macroeconómicas en países o regiones de importancia sistémica.

La mayoría de factores, tales como las deficiencias estructurales en la eurozona que han influido mucho en el crecimiento del PIB en 2014, se mantendrá durante los próximos dos años, dijo Marie Diron, vicepresidente de Moody's.

El FMI también advirtió que los principales países desarrollados, especialmente en la eurozona y Japón, podrían enfrentarse a un largo período de bajo crecimiento que podría convertirse en un estancamiento, con un mayor impacto negativo sobre el crecimiento potencial.

Pese a las condiciones financiera favorables, la eurozona aún tienen un largo camino por delante para abandonar la crisis de la deuda, y su recuperación económica se paralizó a mediados de 2014, con una inflación por debajo del objetivo del Banco Central Europeo (BCE) y la tasa del desempleo cerca de cifras récord. Muchas instituciones y economistas no esperan un repunte significativo en el crecimiento del PIB a corto plazo.

Según las últimas previsiones de Moody's, se espera que la economía de la zona crezca un 0,9 y un 1,3 por ciento en 2015 y 2016 respectivamente, después del 0,7 por ciento registrado en el año 2014, por debajo de lo previsto.

Las autoridades europeas han adoptado medidas para apuntalar la demanda y defenderse de los riesgos de una inflación persistentemente baja, como el anuncio del BCE de la significativa compra directa de bienes privados. Pero los economistas creen que la eurozona debería hacer más.

Según economistas del Instituto Peterson de Economía Internacional (PIIE, siglas en inglés), las políticas monetaria y fiscal en la zona deberían funcionar más activamente junto con reformas estructurales que mejoren la productividad, tales como la desregulación y la profundización del mercado único, para impulsar el desarrollo de la eurozona con un crecimiento más alto y precios estables. (Continúa)

Japón también está en el centro de las preocupaciones. En este país asiático la recuperación en el consumo privado ha sido más lenta de lo esperado y el ímpetu de las inversiones privadas es débil. Su política monetaria ha contribuido a elevar la inflación y las expectativas de inflación, pero la política monetaria no funciona sola, y necesita ser apoyada por el crecimiento y las reformas fiscales para surtir efecto, dijo el FMI.

Moody's prevé que la mediocre demanda mundial actue como un lastre para el crecimiento del PIB de Japón, reduciendo significativamente los beneficios económicos del debilitamiento del yen.

La agencia calificadora espera que las políticas fiscales más restrictivas, incluyendo el segundo incremento previsto para el próximo año del impuesto sobre el consumo, reduzcan la demanda interna en los próximos años. Sin embargo, la actividad económica será apoyada por el estímulo monetario, lo que ofrece posibilidades para aplicar reformas fiscales y económicas. El FMI prevé que la economía de Japón crezca un 0,9 por ciento este año y un 0,8 por ciento del año próximo.

POLITICAS DIVERGENTES SUPONEN RIESGOS

Además de los posibles riesgos de estancamiento en Japón y la eurozona, una incertidumbre económica clave para el año próximo tendrá que ver con las políticas monetarias divergentes de las economías avanzadas.

Mientras el FED, banco central de EEUU, prevé incrementar las tasas de interés en algún momento del año, la eurozona y Japón continuarán relajando las políticas monetarias para apoyar la débil demanda.

Los inversores se mantienen atentos a los futuros pasos de la inflación estadounidense y del crecimiento económico europeo, según Standard & Poor's. El ritmo de la inflación del precio al consumidor dictará el tiempo y el grado de la subida de interés del FED, mientras que el riesgo de una recesión en Europa podría poner en peligro la recuperación económica norteamericana y también influir en el FED.

Como EEUU está ajustando su política monetaria, explicó Moody's, podría ocurrir una corrección del precio basado en los activos, provocando un aumento elevado y amplio de la volatilidad del mercado financiero, incrementando los costos financieros de los mercados, restringiendo las entradas de capital en los mercados emergentes y perjudicando el crecimiento económico.

William Dudley, vicepresidente del FED, expresó que el banco central estadounidense será cauteloso en cuanto al ritmo del ajuste de la política monetaria, que no solo dependerá de la perspectiva económica sino también de cómo respondan las condiciones del mercado financiero cuando el FED comience a eliminar la política monetaria acomodaticia.

La presidenta del FED, Janet Yellen, manifestó en una conferencia de prensa celebrada en diciembre que el banco considera improbable el inicio del proceso de normalización, al menos durante sus próximas dos reuniones sobre política monetaria, previstas para el 27 y 28 de enero, y el 17 y 18 de marzo, respectivamente.

PRECIOS DEL PETROLEO MAS BAJOS PARA IMPULSAR CRECIMIENTO GLOBAL

La deflación ha sido una amenaza potencial para la economía mundial, y el reciente y brusco descenso de los precios del petróleo podría afectar la inflación global en algunos países.

Pero al igual que escenarios previos en que la caída de los precios del petróleo se reflejaron en la debilitación de la demanda y la disminución de las previsiones de crecimiento, la mayoría de los economistas y reguladores creen que unos precios del petróleo más bajos apoyarán las demandas de los importadores netos de crudo e impulsarán el crecimiento global.

El FMI espera que la reciente caída apreciable de los precios del petróleo, de mantenerse, impulse el crecimiento. Yellen declaró que esto solo supondrá una presión transitoria para la inflación estadounidense, y fomentará la demanda doméstica de igual manera que el recorte de impuestos.

Por su parte, el Banco de Japón minimizó toda preocupación de una posible amenaza para su promesa de promover la inflación en un 2 por ciento, en lugar de dar la bienvenida al resultante impulso para crecer.

David Stockton, miembro de PIIE y exjefe de la división de investigación económica del FED, aseguró que la baja inflación es realmente una preocupación para la mayoría de las economías del mundo.

No obstante, descartó un posible riesgo de deflación el próximo año, pues el impulso positivo de los bajos precios del petróleo elevará gradualmente el nivel del precio aunque mucho más lentamente.

De acuerdo con Moody's, el crecimiento moderado en la demanda del petróleo junto al incremento estable del suministro mantendrán los precios del crudo ampliamente estables alrededor de los recientes niveles bajos en 2015.

Un precio del petróleo más bajo beneficiará a la mayoría de las economías del G-20, que tienden a ser importadoras netas de crudo, pero tendrá un impacto negativo en el crecimiento de los países exportadores netos como Rusia, y en menor medida México.

Además, se cree que los riesgos geopolíticos seguirán suponiendo un desafío para la economía mundial el próximo año. Pero, S&P considera que el impacto de la mayoría de los focos geopolíticos será contenido regionalmente, y solo en la más extraña de las circunstancias pasarán a la escena global para tener un impacto en economías remotas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios