www.elmundofinanciero.com

INTIMIDAD, HONOR Y JUICIOS JUSTOS

Presunción de culpabilidad

Presunción de culpabilidad

· Por Vicente García Nebot

By Vicente García Nebot
martes 06 de diciembre de 2016, 08:24h
Hace un par de semanas me invitaron desde la Unión de Juristas Independientes de Andalucía a dar una conferencia en Sevilla sobre “LA INCIDENCIA DE LA OPINIÓN PÚBLICA EN LOS PROCESOS JUDICIALES” y ello me permitió hacer unas reflexiones que, en estos días de muertes repentinas, me permitirán trasladarles. La presunción de inocencia, en España, ni existe, ni ha existido nunca, ni existirá. Porque a los españoles lo que nos va es la “Presunción de Culpabilidad”. Que indudablemente tiene muchísimo más morbo para los ciudadanos. En un mundo en el que la inmediatez se ha convertido en una necesidad no podemos esperar que una Justicia lenta y garantista tenga éxito. Las redes sociales, Facebook y twitter, están ávidas de historias sobre las que opinar y, como no, enjuiciar. Y esto es un caldo de cultivo fértil para juicios paralelos sumarísimos, imposición de penas de telediario y de memes justicieros.
Vicente García Nebot
Vicente García Nebot




La sociedad actual necesita la Justicia en Streaming. Es decir, juicios en directo que le permita al ciudadano valorar los argumentos, las pruebas, los gestos desde un Smartphone o su Tablet, y juzgar sumariamente en ese mismo momento.

En España la presunción de culpabilidad es y será una presunción que no admite prueba en contrario y para los siglos de los siglos. Y no ni sentencia judicial que impida que los medios de comunicación puedan sacar provecho. Porque los medios son insaciables. Tanto la prensa llamada seria, como la prensa “Rosa” y los espacios que confunden el humor con la información y la opinión, que crean un coctel suave y dulzón que entra en la opinión pública casi como sin darse cuenta, impedirán que sus fuentes se agoten.

Por eso, da igual que te llames Rita que te llames Fidel, ya estás condenado desde el primer momento en que alguien ve indicios de que se pueda haber delinquido o se tenga algún reproche moral.

Y, junto con el Derecho a la Presunción de Inocencia, olvidémonos del Derecho a un Juicio Justo, del Derecho a la INTIMIDAD, del Derecho al Honor, del Derecho a la Rectificación o del Derecho al Olvido. No sirven para nada.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios