www.elmundofinanciero.com

Y AHORA, ¿QUÉ?: ESTADO DE UNA SOCIEDAD FRAGMENTADA

Francia, what's next?

Francia, what's next?

· Por Ruth Ferrero Turrión, profesora de Ciencia Política en la UCM y codirectora de geurasia.eu @RFT2

martes 02 de mayo de 2017, 19:10h
Una de las principales lecciones que nos deja la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas es que nada es eterno. Eso parecía hasta ahora el sistema político en vigor en Francia desde el fin de la II Guerra Mundial. El dominio de la esfera política por parte de los grandes partidos gaullista y socialista y la construcción de un fuerte estado social han sido las características diferenciales francesas hasta ahora. Nunca antes se había producido la ausencia del Partido Socialista Francés y del Partido Republicano desde 1958. Pierde la derecha y pierde la izquierda. En cabeza quedan dos outsiders Macron y LePen. La opción más liberal de la política francesa junto con la más antiliberal y nacionalista. Nativismo, populismo, conservadurismo frente a continuismo y neoliberalismo. Quizás las dos propuestas más antagónicas. Un Macron globalizador y europeísta, frente a una LePen proteccionista y antieuropea. Es muy probable que el gran beneficiado de esta potente polarización sea Macron, que crecerá de manera sustantiva gracias al frente republicano de rechazo al lepenismo que ya se activó en 2002. Ambos candidatos al Eliseo se han beneficiado de varios factores que han provocado la tormenta perfecta para ambos. Las fracturas dentro de los partidos tradicionales, con escándalos de corrupción en la derecha y ruptura ideológica en la izquierda del PSF y la falta de unidad de la izquierda para apostar con un líder unitario que pudiera hacer frente a la opción liberal y antiliberal.

Esto junto con una sociedad francesa fragmentada, con tasas de desempleo crecientes desde la reforma laboral llevada a cabo por Macron en 2016, con un crecimiento económico del 0%, un progresivo desmantelamiento del estado social y una sociedad cada vez más desigual es terreno abonado a opciones que pudieran ser o parecer novedosas. El principal peligro al que se expone Francia es a que, ante una Presidencia ultraliberal que acentúe las desigualdades sociales, se deje el terreno abonado para una victoria contundente de la extrema derecha nacional de LePen en el año 2022. Entonces ya sí que no habrá marcha atrás.

Quizás no haya mucho más que decir en relación con las elecciones presidenciales. El voto republicano funcionara a la llamada de los líderes políticos. Toca comenzar la reconstrucción del desastre de cara a las elecciones legislativas del mes de junio de este año. Entonces veremos cómo la principal fuerza de la oposición será el Frente Nacional, seguida del partido republicano. Ambos conformaran la mayoría de la cámara ante la desunión de las fuerzas de izquierda que pueden continuar con su caída libre, y la falta de implantación territorial del En Marché. Esta situación, probablemente, dará lugar a la cohabitación entre Presidencia y Parlamento, algo que limita de manera sustantiva el margen de maniobra del Presidente de la República, ya que el Gobierno dejaría de ser una correa de transmisión de las políticas del Jefe del Estado. Esta situación no es nueva. Ya se dio en 1986, en 1993 y 1997. Para reducir las posibilidades de cohabitación se procedió a acortar el mandato presidencial de siete a cinco años, de tal modo que el ciclo electoral del ejecutivo y el legislativo fuera el mismo. Y así ha sido hasta ahora.

En definitiva, a pesar del suspiro de alivio que han dado tanto la Unión Europea, como los mercados financieros ante la más que probable victoria en segunda ronda del centrista Emmanuelle Macron, es conveniente no perder de vista la evolución política y social francesa de los próximos meses.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios