SUECIA Y LA NUEVA DERECHA

La trifulca

Jimmie Åkesson es el líder del partido Demócratas Suecos.
Ampliar
Jimmie Åkesson es el líder del partido Demócratas Suecos.

· Por Violeta Yangüela ([email protected])

By Violeta Yangüela
martes 18 de septiembre de 2018, 08:51h
Sin duda que Suecia se ha convertido en la noticia de la semana. El resultado de las elecciones en el que los socialdemócratas han tenido el peor número de votos de su historia y con el aumento de cinco puntos y tercer puesto en votación, de los Demócratas Suecos, se enfrentan a las dificultades de formar gobierno. El líder de Demócratas Suecos, Jimie Akesson dice que “en los próximos meses y años ganaremos más influencia en todo lo que pase en Suecia”.

Se trata de un asunto de la división ideológica de derecha e izquierda y sobre todo de una nueva derecha que se ha calificado como populistas, ultraderecha, extrema derecha, derecha radical y xenófoba por su discurso anti inmigración.

Por un lado la izquierda apoya y defiende la inmigración y por el otro, los que apoyan el control de sus “puertas”, el cumplimiento de la ley y la defensa de la soberanía de sus fronteras.

El mapa de los países de gobiernos y de parlamentos influidos por los partidos “xenófobos” sigue en aumento. En las últimas elecciones celebradas en varios países, Alemania, Italia, Francia, Holanda, Dinamarca y la última en Suecia, esa “nueva derecha” ha aumentado el número de votantes y su participación en los parlamentos.

En el 2015 la Unión Europea aprobó, por mayoría de los estados, un programa de reparto obligatorio en cuotas de inmigrantes como una manera de enfrentar el problema de manera conjunta

Hungría con un muro en su frontera con Serbia, Polonia se niega a recibir refugiados, Austria no acepta refugiados y en Italia, su primer ministro Matteo Salvini les dice que “arreglen maletas”.

Parecería que la redistribución por cuotas obligatorias de los inmigrantes no ha tenido éxito.

Con el objetivo de encontrar soluciones duraderas al asunto migratorio y los repartos en los países, se celebra en Viena una reunión de los titulares de Interior de la Unión Europea y se arma la trifulca entre el ministro de Luxemburgo Jean Asselborn y el italiano Matteo Salvini.

Para el ministro de Luxemburgo, Europa tiene necesidad de inmigración debido a causas demográficas. Salvini le responde que “en Luxemburgo quizá tengan eses exigencias pero en Italia lo que tenemos es la exigencia de ayudar a nuestros hijos a tener otros, no de traer esclavos para remplazar a los hijos que no tenemos”.

La respuesta del luxemburgués no tardó en llegar y ha enviado a Salvini a la ¡mierda!

Italia amenaza con no pagar a la Unión Europea su contribución si ni hay una solución y el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker dice que “el patriotismo es virtud, la cerrazón nacionalista es un veneno pernicioso”.

Parecería que varios líderes de la Unión Europea están envenenados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios