www.elmundofinanciero.com

LA VERDAD POR DELANTE

Enrique Calvet
Enrique Calvet

Una pseudo democracia ingobernable

· Por Enrique Calvet

domingo 08 de septiembre de 2019, 09:23h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
Todo Estado fallido, o parcialmente fallido, tiene el problema de la ingobernabilidad. España no es excepción. Hay varios motivos de desigual importancia, sin duda, para que ello ocurra. Se ha mencionado, por fin razonada y públicamente, el letal desarrollo de nuestro invento autonómico, cuyas consecuencias de ingobernabilidad ya son muy evidentes en la muy “diplomática” “Bruselas”. También la Ley electoral, tan fácilmente racionalizable a la alemana (5% de votos para acceder al Congreso) permite que unas minorías pequeñas, o diminutas, tengan una sobre-representación brutal que les permita chantajear en permanencia a los Gobiernos patrios. En España, además, esas minorías, absurdamente legales, se caracterizan por querer destruir la convivencia, el bien común y la solidaridad.

Eso convierte a la Ley electoral en un disparate antidemocrático para el caso de España, entendida como el conjunto de los españoles. Pero el factor más grave de ingobernabilidad es, a nuestro juicio, la pérdida parcial o total del Estado de Derecho, singularmente en regiones muy mediáticas. Cuando un Gobierno, o varios, no saben sofocar un golpe de Estado permanente, o peor, no quieren, pensar en gobernabilidad es pura poesía.

Pensemos en el momento actual. Llevamos desde ni se sabe cuando sin gobierno estable, ni competente, ni queriendo abordar los temas cruciales. (Recordemos que el ínclito Señor Rajoy llamó algarabía (sic) al golpe de Estado, por ejemplo). Huelga decir que gobernar es hacer reformas y tomar decisiones fundamentales para el medio plazo, ya que poner parches cortoplacistas y encauzar los procesos administrativos o problemas secundarios no es gobernar, es gestionar, para lo que no se necesitan políticos.

La situación de apremio que vive España con un golpe de Estado permanente y permitido, en cualquier democracia sólida y respetuosa de sus leyes hubiera supuesto la llegada de un Gobierno de salvación, o de concentración, nacional, para, como ha dicho el socialdemócrata Renzi “Primero salvemos España (él dijo Italia) y ya nos pelearemos después”. La inexistencia de ese Gobierno de concentración nacional, de hecho resume muy bien las raíces de la ingobernabilidad de España: la aceptación desde lustros del chantaje separatista para satisfacción de poltronas (de todos), el coqueteo con el separatismo de una parte de la llamada izquierda (con un PSC directamente proto separatista), la entrega absoluta de la “izquierda anti sistema “a la destrucción de España. ¿Soluciones? Ley de seguridad nacional ya y Gobierno de concentración nacional ya. Y una vez salvada la democracia, hablamos de izquierda-derecha. Yo seguiré en el centro izquierda…. cuando vuelva uno español de verdad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL MUNDO FINANCIERO

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.