www.elmundofinanciero.com

PUJAS Y SUBASTAS

Comprar Warhol "a distancia"

Comprar Warhol 'a distancia'
Ampliar

· Por Jorge Llopis Planas, Perito Tasador Judicial (CEPTAPA) y Critico de Arte (AECA)

jueves 07 de noviembre de 2019, 14:40h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame

La compra de arte por Internet se ha convertido en una realidad, muchas veces compulsiva y arriesgada. En su momento ya fue muy comentado pero finalmente se aceptó. Me refiero a las pujas por teléfono en subastas. En el sector se dice, se cuenta (pero nadie lo confirma) que siempre han existido serias dudas sobre este procedimiento de “comprar a distancia”. ¿Una treta para animar las pujas? ¿Una manera para preservar el anonimato del pujador telefónico? o tal vez ¿Una forma de enmascarar una venta directa? En mi opinión todas ellas son cuestionables y en todos los casos, una falta de transparencia y un agravia hacia los pujadores que asisten personalmente a la subasta.

Jorge Llopis
Jorge Llopis

…No se si el “buenismo” imperante , nos hacen pensar que en las redes e Internet todo lo que se publica o anuncia ha pasado los filtros de veracidad y honestidad…

Y desde hace unos años esto de comprar arte ha llegado a Internet. No hace falta que indique los riesgos que esto implica. ¡Y no se piense únicamente en la cuestión de originalidad, sino en algo mucho peor!. No se si el buenismo imperante, el políticamente correcto, nos hacen pensar que todo lo que se publica o anuncia en Internet ha pasado los filtros de veracidad y honestidad. Cuando esta tendencia de “comprar a distancia” empezó hace años ya solicitaron mi consejo profesional en ocho ocasiones. Con esto quiero decir que por muy disparatada que sea la oferta, vender se vende. Las dudas de los compradores eran siempre las mismas: ¿El precio es correcto? ¿La pieza es auténtica? ¿La pieza es robada?.

La mayoría de las consultas con las que me encontré fueron similares. Por ejemplo: Habían vendido un cuadro firmado S.Rusiñol”, pero en ningún caso se afirmaba que fuese una obra de Santiago Rusiñol, sólo “S.Rusiñol”, por tanto podía ser de Segismundo, Sebastián o Serafín que pintaba a la manera del modernista catalán. Como se ve no había engaño, sino como tal vez y como se excusaba mi admirado marqués de Leguineche ante el inspector de Hacienda en Patrimonio Nacional : “Negligencia quizás, malicia ninguna”

Es importante recordar que comprar un objeto robado se llama receptación y es un delito, igual que robar. La osadía (o ignorancia) del chorizo es estremecedora...

En portales como “Milanuncios” , “Segunda mano“ (hoy Wallapop) y ya no digamos “eBay” o “Etsy” se venden arte y antigüedades, en muchos casos bajo epígrafes tan odiosos y cursis como “Vintage” (¿Qué demonios tiene que ver los vinos con el arte?...) Ahora bien, ¿Sabemos que se vende verdaderamente?¿Quién lo vende?. En este sentido, un amigo de la Guardia Civil me explicó que Internet ha supuesto para ladrones y chorizos una “ventana” de venta directa sin pasar por peristas y mucho más ágil: Comenzaron con piezas y repuestos de moto y coche y luego fueron apareciendo objetos procedentes de segundas viviendas, es decir teóricamente sin valor, pero claro, en más de una ocasión en una segunda vivienda se encuentran las piezas más raras y a veces ilegales (restos arqueológicos, armas no declaradas y otras que directamente no tienen un certificado CITES).

Es importante recordar que comprar un objeto robado se llama receptación y es un delito, igual que robar. La osadía (o ignorancia) del chorizo es alarmante pero la del comprador es sobrecogedora: Hay que tener una ingenuidad rayando con la idiocia para comprar en un portal de segunda mano obra de Goya o Sorolla en Milanuncios, Picassos en Ebay, Pintura flamenca en Wallapop o Warhol en Etsy, por poner unos ejemplos a fecha de hoy y en una consulta rápida. Y hay que ser más crédulos que los troyanos ante el caballo de Ulises para aceptar o creerse la validez de los certificados o razones estrambóticas que se explican para su venta.

En las páginas españolas ya se han ofrecido desde hace años piezas arqueológicas: Anforitas, puntas de flecha, capiteles, guacos…pero este salto cualitativo a ofrecer obras de arte supuestamente originales (con autoria declarada) es cuanto menos perturbador. Está claro que la pregunta que surge es ¿Cómo es posible que las autoridades lo permitan?.

Me temo que como siempre la respuesta es la más simple: El comercio por Internet es legal: Uno vende y otro compra y siempre bajo su responsabilidad. Los productos que se ofrecen inicialmente no suponen ningún riesgo ni son ilegales y por otro lado por parte de la Policía o Guardia Civil no hay personal para controlar semejante avalancha de productos y en multitud de frentes digan lo que digan y finalmente, y sólo si hay una denuncia por parte del usuario se ponen a ello.

Releo de nuevo estas ofertas y a veces me queda la duda y pensar como en el timo de la estampita ¿Quién trata de engañar a quien? ¿Quién se cree más listo?, auque lo más sencillo como siempre es preguntarse :“Si no sabes ¿Pa que te metes, Manolete?…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL MUNDO FINANCIERO

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.