www.elmundofinanciero.com

UNA AMENAZA QUE NO CESA

Segunda ola del virus

Segunda ola del virus
Ampliar

· Por Francisco Pineda Zamorano, experto en Relaciones Internacionales y Cooperación

lunes 24 de agosto de 2020, 10:30h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
Los expertos señalan que para que podamos hablar de una “segunda ola” de pandemia por la Covid-19, deben darse al menos estas dos circunstancias: primero, que los contagios sean comunitarios, es decir, más allá de las relaciones familiares o de trabajo, que pueden ser brotes controlables; segundo, que la cantidad de contagios que se producen diariamente presenten un crecimiento sostenido, lo que quiere decir que se mantenga la línea en constante subida.
Francisco Pineda.
Francisco Pineda.

Mientras en América nos encontramos aún en los momentos críticos de la primera ola, en Europa, especialmente en países como España, Francia e Italia, estamos viendo venir la segunda ola del asesino en serie. Especialmente grave se nos presenta el reinicio del curso escolar, como un elemento clave para saber manejar las opciones de contagio; también la vuelta al trabajo de millones de personas después de unas breves vacaciones, lo que implica el uso de los transportes públicos (metros y trenes de cercanías), como instrumentos de transmisión comunitaria.

Los casos de contagio en España vienen creciendo de forma permanente desde hace un mes. Crecen también, a su vez, los ingresos hospitalarios y en cuidados intensivos. En algunos lugares muy concretos, los servicios de salud hospitalaria ya están avisando de un posible colapso con el ritmo actual para mediados de septiembre. Si a ello le sumamos los casos citados arriba de contagio comunitario, es muy probable que esta segunda ola se presente más temprano que tarde.

Sin entrar en valoraciones económicas sobre una segunda oleada, fruto de la primera ha sido el cierre del 25% de las empresas, sobre todo pequeñas, en España. Un nuevo confinamiento estricto reduciría aún más el crecimiento de empleo y nos situaría muy cercanos al 30%, cifra inasumible para soportar una mínima calidad de vida comunitaria.

La edad media de las personas contagiadas ha bajado a los 40 años y la de fallecidas a 72 años. Sin duda, las personas más jóvenes han coadyuvado a la propagación del virus y los distintos gobiernos tienen que hacer un esfuerzo comunicativo para centrar en ellos la necesidad de prevención. Al ritmo que llevamos, la pandemia se extenderá durante todo 2021 causando efectos letales en la salud de la población y las economías mundiales. Muchos países preparan ya medidas estrictas de confinamiento que garanticen un nuevo control de expansión vírica, mientras otros, como EEUU y Brasil, continúan con su esperpento negacionista condenando a millones a sufrir los embates de la Covid-19.

El efecto circular de expansión en contagios dará como resultado una bajada o estancamiento de los casos en América y una subida de los mismos en Europa, para después volver a repetir la escalada de nuevo en América. Así nos llevaremos hasta que una vacuna realmente eficaz y universal termine con las opciones de contagio. Vacunas que, por cierto, nos van a costar un pico, ya que las farmacéuticas van a aprovechar la necesidad para obtener maravillosos resultados, a sabiendas de que han de vacunarse todos los habitantes del planeta para garantizar la nulidad de nuevos brotes. Una ruina.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios