www.elmundofinanciero.com

HISTORIA A LA CARTA

El sanguinario Llúis Companys, en una foto de archivo.
Ampliar
El sanguinario Llúis Companys, en una foto de archivo.

Companys y la nueva memoria histórica

· Por César Alcalá

miércoles 09 de septiembre de 2020, 08:28h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame
Cuando los político cambian de cartera y deciden hacer de historiadores se producen ciertos esperpentos que no son buenos para la memoria histórica. Y es que, desde que el mundo es mundo, se ha querido tergiversar la historia. Se han cambiado hechos para vanagloria a un rey, a un general o un acontecimiento. Forma parte del ser humano. Hacer más grande una cosa para mayor gloria. Lo que no es normal es tergiversar la historia por interés de unos pocos y suprimiendo cosas que sí pasaron. La historia es la que es y no la que nos gustaría que hubiera sido. Y algunos quieren cambiarla porque no les gusta. Sobre todo la izquierda española desde Zapatero. Ya en su momento aprobó una nefasta ley de memoria histórica. Ahora el gobierno de Sánchez aprueba una nueva que no aporta nada y destruye mucho.

Una ley hecha a medida para los socios de Pedro Sánchez. En particular para ERC. Uno de los puntos de este anteproyecto que será aprobado -si no ocurre nada- el próximo 15 de septiembre en consejo de ministros dice “el otorgar carácter radicalmente nulo a todas las condenas y sanciones producidas «por razones políticas, ideológicas, de conciencia o creencia religiosa» durante la Guerra Civil o la dictadura”. Este párrafo incluye a Lluís Companys. El caballo de batalla de los independentistas. Ya la ley de memoria histórica catalana anuló la sentencia de muerte, pero no tenían bastante. Ahora tenía que ser a nivel nacional. El problema es que mienten sobre este personaje.

Los independentista están empecinados en defender que Franco mandó fusilar a Companys porque era presidente de la Generalitat. No se acuerdan de que lehendakari José Antonio Aguirre nunca fue perseguido y falleció en Paris en 1960. Si Companys fue fusilado por se Presidente de la Generalitat, Aguirre tenía que haberlo sido por Lehendakari. Y esto no pasó. Companys fue juzgado en consejo de guerra por haber dado un golpe de estado el 6 de octubre de 1934. Se le podía haber juzgado por los más de 8.000 civiles muertos en la retaguardia catalana, pero sobre el particular nadie tenía las manos limpias.

Con lo cual tenemos un juicio que será anulado. Entonces cuando se escriba la historia, ¿qué deberemos poner? “Lluís Companys fusilado el 15 de octubre de 1940, aunque se anuló su juicio en el año 2020”. Evidentemente esto no le devolverá la vida y tampoco cambiara lo que ocurrió. Este esperpento y las ganas de cambiar lo que ocurrió es una enfermedad. Podemos estar o no más o menos de acuerdo con lo que pasó, pero esto no nos da derecho a cambiar o reescribir lo ocurrido.

Otro de los caballos de batalla de Zapatero y Sánchez es el Valle de los Caídos. Están obsesionados en desenterrar a los muertos y entregar la víctimas a sus familias. Para ello quiere montar un banco de ADN. Lo que desconocen es que, después de tantos años su reto es irrealizable. En primer lugar porque los restos ahí conservados se han deteriorado con el paso de los años y es muy difícil hacerles la prueba. En segundo lugar, muchas familias o no están o no reclamarán. Finalmente muchos familiares ya están de acuerdo con que sus familiares descansen en paz ahí. Pero no. Se tienen que facilitar las exhumaciones de víctimas del franquismo que pertenecen en fosas comunes. No hablan nada de los cientos, por no decir miles, de personas que aún están en fosas comunes y en cunetas asesinados por el Frente Popular De estos no se acuerdan, como era de esperar, en esta segunda entrega de la ley de memoria histórica. Durante la guerra civil sólo mató Franco. Ellos fueron unos santos. Vuelven a ser sectarios, pero no podíamos esperar otra cosa.

La ministra Carmen Calvo aseguró que “el núcleo central de la ley es el reconocimiento de las víctimas, de la dignidad de las mismas”. Evidentemente hablamos de las víctimas de izquierdas represaliadas por Franco. Las otras no existen. También la ministra Calvo señaló que “la democracia española está en condiciones maduras de mirar su pasado con justicia y dignidad y con la homologación que nuestra legislación interna requiere”. Señora Calvo, nunca se mira el pasado con justicia y dignidad. Siempre se hace -y más desde la política- por revancha en el momento que tocan poder. Y esta ley de memoria histórica es otra prueba de este revanchismo histórico que convive en el partido socialista desde la época de Zapatero. De nuevo las dos Españas de Machado se ponen de manifiesto en esta nueva ley.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | Actividad Empresarial | Economía | Empresas | Laboral | Mercados | Emprendedores e ideas | Formación | Sociedad | Quiénes somos | Viajes y hoteles | Comercio Exterior | Nasdaq | Lifestyle y moda | Análisis y Opinión | EMF in English | LIbros recomendados | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal

© El Mundo Financiero :: 2020
Diario Económico y Financiero • Fundado en 1946 • Miembro de la Agrupación de Medios Digitales de la AEEPP Contacto