www.elmundofinanciero.com

¿ES AÚN TARDE?

Toda la culpa es de Artur Mas
Ampliar

Toda la culpa es de Artur Mas

· Por César Alcalá

domingo 27 de septiembre de 2020, 09:36h
Si Cataluña está como está y, por derivada, los sufre toda España, es por culpa de un personaje siniestro en la reciente historia de la política. Su nombre Artur Mas i Gavarró. Un personaje que lo tuvo todo y todo se lo cargo como Lluís Companys. Vio frustrada dos veces su ascenso a la presidencia de la Generalitat de Cataluña. El tripartito de PSC-ERC-ICV, lo relegó a la oposición. Pensaba que siendo el heredero de Jordi Pujol lo tenía todo conquistado. Se equivocó. Tuvo que esperar 8 años para conseguir su propósito. Y cuando llegó se cargó los logros de Jordi Pujol y Josep Tarradellas. Esto no era nuevo, Artur Mas siempre ha sido un inepto. Lo colocaron en política para que ya no estropeara más cosas. Una de ellas la empresa familiar de ascensores y montacargas.

En su momento ostentó el cargo de peor presidente de la Generalitat de Cataluña. Hoy en día lo han superado Carles Puigdemont y Quim Torra. Si fue desastroso e incompetente Lluís Companys, el legado que ha dejado Artur Mas está marcado por la fractura social, empobrecimiento económico, inestabilidad institucional y ridículo mundial. Su problema es que se creyó Gandhi, Luter King o Mandela, y en realdad era un personaje gris y mediocre. Artur Mas nunca ha sido independentista. Forma parte de aquella rancia burguesía catalana que hablaba castellano “porque hacia fino”. En casa lo conocen como Arturo. Sus íntimos también. Teniendo en cuenta esto nos tendríamos que preguntar los motivos por los cuales lo destrozó todo.

La maquinaria sobre la corrupción de Convergència Democràtica de Catalunya la puso en marcha Pasqual Maragall cuando afirmó que “ustedes tienen un problema que se llama 3%”. Ahí saltaron todas las alarmas. Empezaron a salir casos de corrupción. Y no eran pocos. Entre ellos el 3%, Adigsa, ITV, Palau, Casinos, Banca Catalana, Fundación Catalunya i Territori, Port Vell, Solà i Matas. En todos ellos no sólo estaban implicados políticos de Convergència, si descubrió que era una red trazada por parte -por no decir toda- la burguesía catalana que siguieron enriqueciéndose con Pujol, como antes lo habían hecho con Franco.

En un momento determinado el astuto Artur Mas decidió hablar con Mariano Rajoy. Todos los casos de corrupción eran conocidos porque el gobierno central se puso siempre de perfil. Se pusieron Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. CiU era el socio necesario para gobernar y les dejaron hacer lo que querían mientras PSOE y PP mandaran en España. Todos, entre sí, se taparon las vergüenzas. Pero llegó Mariano Rajoy y no pasó por el aro. CiU ya no era la referencia -más que nada porque Jordi Pujol se había retirado- y los casos de corrupción no estaba dispuesto a taparlos. Quizás si Artur Mas hubiera sido un poco más inteligente, podía haber salvado los muebles. No lo fue y su soberbia lo llevó a poner en jaque el gobierno de España. Le dijo a Rajoy que si no le daba lo que quería le montaría un follón en Cataluña. Y lo hizo.

No sólo Artur Mas se cargó Unió Democràtica de Catalunya, enterró Convergència, no acertó en ninguna pretensión electoral, creó el PDeCat para esconder las vergüenzas de Convergència, puso al frente de la Generalitat a un talibán llamado Carles Puigdemont, abandonó el PDeCat acorralado por la corrupción. Su currículum vitae lo podemos ampliar con la gestión de gobierno. En 2013 pasó una sola ley al Parlament. En 2014 pasó tres: transparencia, acción exterior y homofobia. Con respecto a los presupuestos no adivinó el resultado de ingreso extraordinarios y no estuvo de acuerdo con las privatizaciones. Aplicó importantes recortes sociales. También redujo el número de docentes. Contrajo el gasto sanitario, cerró quirófanos y finiquitó a 5.560 profesionales del Institut Català de la Salut. Con la llegada en el 2011 de Artur Mas a la presidencia de la Generalitat, el poder adquisitivo de los catalanes se desplomó sobre todo por el retroceso de la liberación comercial. A todo esto debemos añadir que duplicó la deuda de Cataluña. Y si esto no fuera poco, tuvo la idea de plantear el derecho a decidir y que Cataluña quería ser independiente.

Aquellos que lo habían colocado en política -a pesar de que sabían de su incompetencia- le dijeron que no podían ir a la cárcel. Habían hecho mucho por él y ahora les tenía que devolver el favor. Ya no le importaba los 23 puntos que le presento a Mariano Rajoy, para mejorar la financiación de Cataluña. De ahí la frase: “España nos roba”. Ahora su prioridad era otra. La realidad es que España no robada a los catalanes, como decía el slogan. Sólo un grupo de ellos -los de siempre- habían robado a los catalanes. El astuto Artur Mas creyó que si Cataluña se separaba de España se acababa el problema. Siendo un país independiente todo lo ocurrido anteriormente quedaba olvidado. Se hacía borrón y cuenta nueva. Esa era la gran solución.

Al final casi todos los casos de corrupción han sido juzgados. Se ha sentenciado a casi todos los culpables. Se ha descubierto la corrupción de los Pujol -aunque no han sido juzgados ni sentenciados- y de otras familias “de toda la vida”. En definitiva, Cataluña, España y el mundo han conocido la corrupción catalana durante 25 años, en un cortijo que dirigió Jordi Pujol. Mientras esto ocurría, paralelamente consiguió una fractura social y el empobrecimiento económico con la huida de empresas de Cataluña. Todo esto lo provocó gracias a sus mentiras. En 2017 dijo que “los bancos no se irían de Cataluña”. A los pocos días La Caixa trasladó su sede a Valencia. También dijo que los bancos, cuando Cataluña fuera independiente, harían cola para volver. Gracias al procés más de 5.000 empresas han cambiado su sede social a Madrid u otras ciudades. Cuando vio que todo iba de mal en peor afirmo que “Cataluña no estaba preparada para la independencia”. Ya era demasiado tarde.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios