SITUACIÓN INSÓLITA Y FORZADA

El coronavirus dispara las incineraciones
Ampliar

El coronavirus dispara las incineraciones

· El precio, más económico que un entierro, se erige como la principal causa de su crecimiento en los últimos meses

viernes 09 de octubre de 2020, 16:15h

La pandemia del coronavirus Covid-19 lo ha cambiado todo. O casi todo, quizá existe alguna opción remota. Desde el sistema económico pasando por la educación, las relaciones personales e, incluso, la manera de morir: teniendo en cuenta el alto coste de un entierro, cada vez son más las familias que optan por la incineración del difunto cuando llega el momento. En cierto modo, se puede decir que la crisis sanitaria ha acelerado un proceso que ya se vislumbraba evidente. Ya el año pasado, y según los datos de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef), la incineración supuso la opción elegida por más del 41% de los fallecidos en España, un dato que demuestra la consolidación de un método que resigue un crecimiento gradual: entonces, se estimaba que el porcentaje crecería hasta el 60% en 2025, siendo especialmente relevante en zonas urbanas y en el sur del país. El coronavirus, claro, ha quemado etapas.




Dicho contexto se ha hecho evidente, especialmente, en grandes ciudades. En Zaragoza, por ejemplo. En la capital aragonesa, a mediados de este año, ya se alcanzaron prácticamente las cremaciones de todo el 2019: así, en los ocho primeros meses de este 2020 se han practicado alrededor de 3.000 incineraciones, frente a las 3.300 del 2019. Un aumento, sin duda, muy significativo.


¿El motivo principal de este cambio de método? Coherente: las cremaciones resultan más económicas, un aspecto crucial y más teniendo en cuenta el momento actual, donde se cierne sobre el país una nueva crisis económica derivada, precisamente, de la crisis sanitaria originada por el coronavirus. Solo falta comprobar los datos y estadísticas de las grandes empresas del sector, como Funeraria Madrid, para analizar el auge de esta tendencia.


Reciente aún el fatídico mes de marzo, cuando los crematorios de la capital española estaban operativos las 24 horas del día para hacer frente a la dramática avalancha de muertes diarias, el contexto, aunque afortunadamente ha variado, todavía sigue otorgando un gran protagonismo a las incineraciones. Y especialmente en ciudades como Madrid, donde el valor demográfico es muy relevante y, por lo tanto, las estadísticas de ese tipo siempre aumentan de manera proporcional. Para ello, compañías como Funeraria Madrid, con más de 30 años de experiencia en el sector, se alzan como un valor seguro a la hora de resolver una gestión ya de por sí triste, pero que se debe realizar de manera profesional y apta para todos los bolsillos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios