www.elmundofinanciero.com

CATALUÑA MERECE OTRA COSA

¿Cuál debe ser la política económica e inversiones en Cataluña?
Ampliar

¿Cuál debe ser la política económica e inversiones en Cataluña?

· Por César Alcalá

sábado 17 de octubre de 2020, 08:53h
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame

La defensa del mercado y de la empresa privada son los ejes centrales de una política económica eficaz. Todo ello, sin perjuicio, de que exista un sector público, bien gestionado, que potencie las infraestructuras, corrija las desigualdades sociales y garantice la igualdad de oportunidades y los derechos sociales. Catalunya ha sido pionera en el proceso de industrialización español y continúa siendo una de las economías europeas más abiertas a la innovación, el crecimiento sostenible y la transición energética. Hoy la economía catalana pivota sobre los servicios, y en especial medida sobre el turismo. Ni la administración de la Generalitat ni los municipios concernidos, tienen en marcha verdaderas políticas de calidad turística. Urge definir prioridades en este terreno sin permitir que arraigue un prejuicio contra el sector que más empleo genera en Catalunya.

Por otra parte, los sectores industriales más importantes son automoción y sus auxiliares y agroalimentaria además de química-farmacia. Estos sectores están en profundo periodo de cambios y necesitan el apoyo de las administraciones para afrontar esos cambios en condiciones de continuar su actividad y seguir creciendo. Lo mismo ocurre con la sanidad y la enseñanza. Catalunya dispone de alguna de las empresas punteras a nivel mundial en todos los sectores indicados; pero todas necesitan un ambiente político y social que defienda la empresa privada y le de apoyo para proyectarse internacionalmente. La situación geográfica hace que Catalunya sea uno de los principales hubs logísticos del Sur de Europa. Es una ventaja que se ha sabido conservar y acrecentar.

En la actualidad la amplia mayoría de la empresa catalana tiene una dimensión que va de mediana a microempresa, entendiendo esta la que tiene tres o menos trabajadores. Ese es hoy el núcleo central de la economía catalana; pero también de su estabilidad como sociedad. Estas empresas son extremadamente vulnerables a las complejidades regulatorias y a la excesiva presión fiscal. La compleja burocracia requerida para iniciar una actividad es un freno al nacimiento de nuevas empresas y al empleo de jóvenes. Respecto a la política empresarial exterior, se debe aumentar sensiblemente el presupuesto de las oficinas de promoción del comercio catalán y de captación de inversiones en el exterior a cargo de la Generalitat de Catalunya, con la finalidad de potenciar el fomento de la innovación, la internacionalización empresarial y la atracción de inversiones.

Catalunya, con los aeropuertos de Barcelona, Girona y Tarragona, junto con los puertos de Barcelona y Tarragona, unido a una Zona Franca que es una referencia clave en el Sur de Europa, dispone de una formidable capacidad logística en movimientos de mercancías y de pasajeros, cuya interconexión debe ser fomentada y espoleada. El turismo y la exportación se benefician de esas excelentes infraestructuras en cuya máxima operatividad deben figurar las principales inversiones de nuestro presupuesto. Por otro lado, no hay razón objetiva que pueda explicar la desconexión de la red de AVE en el eje Algeciras-Valencia-Barcelona y tampoco existe una razón objetiva que justifique la inexistencia de una doble conexión ferroviaria de pasajeros y mercancías en el eje Barcelona-Madrid-Lisboa y Barcelona-Madrid-Vigo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios